Visitar Sitio Web de la Arquidiócesis de México

Comisiones Vicaría de Pastoral

Mapa del Sitio

Ir al contenido del Itinerario de la Misión continental


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México. IR A DOCUMENTOS DE LA MISIÓN


4

LA CONVERSIÓN PASTORAL


Entrar en el dinamismo de una misión permanente, con estas u otras etapas, supone un proceso pedagógico con un itinerario pastoral en que podamos formar el corazón del discípulo misionero en todos nosotros: bautizados, confirmados y ordenados para el ministerio sacerdotal así como aquellos y aquellas que han recibido una especial consagración. Desde el punto de vista de nuestro discipulado misionero exige una conversión pastoral, es decir, la audacia de hacer más evangélica, discipular y participativa, la manera como pensamos y realizamos la pastoral.

La conversión personal despierta la capacidad de someterlo todo al servicio de la instauración del Reino de vida. Obispos, presbíteros, diáconos permanentes, consagrados y consagradas, laicos y laicas, estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral, que implica escuchar con atención y discernir “lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta12.

4.1. RASGOS DE UNA CONVERSIÓN PASTORAL

En una auténtica conversión pastoral

…se hace siempre más importante y urgente radicar y hacer madurar en todo el cuerpo ecle­sial la certeza que Cristo, el Dios de rostro humano, es nuestro verdadero y único salvador (DA 22). Cada bautizado, en efecto, es portador de dones que debe desarrollar en unidad y complementariedad con los de los otros, a fin de formar el único Cuerpo de Cristo, entregado para la vida del mundo (DA 162). En el Pueblo de Dios, la comunión y la misión están profundamente unidas entre sí… La comunión es misionera y la misión es para la comunión (DA 163).

A partir de estos presupuestos, algunos rasgos importantes de una conversión pastoral son los siguientes:

  • en primer lugar, reconocer que la diócesis es la unidad pastoral para realizar la misión, por lo tanto hay una conversión hacia la Iglesia Particular y en la misma Iglesia Particular —conversión eclesial— para que la pastoral sea orgánica, inclusiva y participativa;

  • en este camino de pastoral orgánica deben participar todos los bautizados y bautizadas, como discípulas y discípulos misioneros: no sólo los sacerdotes ni sólo las parroquias, como es común que suceda13. En torno al Obispo deben tener lugar los consagrados, los ministros ordenados, todos los laicos, todas las pastorales, los movimientos, los colegios e instituciones diocesanas.

         Ninguna comunidad debe excusarse de entrar decididamente, con todas sus      fuerzas, en los procesos constantes de renovación misionera, y de abandonar     las estructuras caducas que ya no favorezcan la transmisión de la fe14;

  • esta conversión pastoral y eclesial debe reflejarse en todos los planes pastorales como

         una respuesta consciente y eficaz para atender las exigencias del mundo de      hoy, con indicaciones programáticas concretas, objetivos y métodos de trabajo,      de formación y valorización de los agentes y la búsqueda de los medios      necesarios, que permiten que el anuncio de Cristo llegue a las personas, modele      las comunidades e incida profundamente mediante el testimonio de los valores      evangélicos en la sociedad y en la cultura15;

  • tanto en la gestación de estos planes como en su realización deben participar con voz y voto todas las expresiones de vida apostólica y espi­ritual que hay en la diócesis, especialmente el laicado masculino y femenino, respetando los ámbitos de decisión correspondientes. Esto debiese ser normal en la Iglesia del Señor pues, además, promueve la corresponsabilidad. Son planes pastorales de toda la Iglesia y de todos en la Iglesia, abiertos a discernir “lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias16.

  • La pastoral se hace de cara a la historia, tratando de responder a sus desafíos y procurando tocar el corazón de las personas y el corazón de las culturas17. Es paradigmática la actitud pastoral de las primeras comunidades que, desde su debilidad y pobreza, sufriendo persecución y muerte, supieron encontrar caminos para evangelizar e incidir en las culturas de su tiempo18. Esta fideli­dad y audacia apostólicas implica necesariamen­te para nosotros reformas espirituales, pastorales y también institucionales19.

  • Llevar a cabo esta hermosa tarea, nos exige vivir “la espiritualidad de la comunión” en los térmi­nos tan ricos y precisos expresados por el Papa Juan Pablo II20 en Novo Millennio Ineunte.

         De allí nace la actitud de apertura, de diálogo y disponibilidad para promover la      corresponsabilidad y participación efec­tiva de todos los fieles en la vida de las      comunidades cristianas. Hoy, más que nunca, el testimonio de comunión eclesial      y la santidad son una urgencia pas­toral. La programación pastoral ha de      inspirarse en el mandamiento nuevo del amor21.

  • Esta nueva manera de hacer pastoral debe tener en cuenta la pastoral ad gentes, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, para saber dialogar con los no creyentes que hay en nuestras Iglesias Particulares y para formar misioneros, laicos y consagrados, que puedan ir a anunciar el Evangelio en otras tierras.

  • En síntesis: la conversión pastoral de nuestras comunidades exige que se pase de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera. Así será posible que

    “el único programa del Evangelio siga introduciéndose en la historia de cada comunidad eclesial” (NMI 12) con nuevo ardor misionero, haciendo que la Igle­sia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera22.

4.2. ACCIONES QUE SE PROPONEN PARA FORTALECER LA CONVERSIÓN PASTORAL

Aparecida afirma que Esta firme decisión misionera debe impregnar todas las estructuras eclesiales y todos los planes pastorales de diócesis, parroquias, comunidades religiosas, movimientos y de cualquier institución de la Iglesia (DA 365). Esto requiere …una evangeli­zación mucho más misionera, en diálogo con todos los cristianos y al servicio de todos los hombres (DA 13); e implica escuchar con atención y discernir lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias (Ap 2,29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta (DA 366).

Por eso, se hace necesario optar por un proceso de renovación para construir una Iglesia misionera; y dar prioridad a la actitud de escucha, de diálogo y acogida.

Para promover que los agentes de pastoral opten cons­cientemente por la misión permanente, sugerimos:

  • Revisar los planes, programas y metas pastorales, nacionales y diocesanos a la luz de este espíritu de renovación pastoral en vista de la misión permanente. Revisar críticamente estos planes, programas y metas de la doble perspectiva:

    • ¿Acercan ellos a un encuentro personal con Jesucristo? ¿Cómo?

    • ¿Llevan ellos a salir personal y comunitariamente de uno/nosotros mismos hacia otros? ¿Cómo?

  • Para estructurar un proceso que tenga continui­dad, establecer una planeación a mediano y largo plazo. El proceso de evangelización tiene dos características: es circular, porque sus momentos se repiten, impulsándose y alimentándose uno al otro; y es una espiral que avanza haciéndose cada vez más amplia y profunda.

  • Iniciar un proceso de revisión del proceder de los organismos diocesanos en su trabajo conjunto, buscando simplificar la estructura y hacer más directos y participativos sus procedimientos de servicio subsidiario.

Para cultivar el sentido universal de la misión de la Igle­sia y su apertura al mundo, sugerimos:

  • Provocar un intercambio entre diócesis e, incluso, entre países, para compartir el proceso de misión permanente, el programa de formación y los subsidios que están utilizando, cultivando un ambiente eclesial de Iglesia universal.

  • Darle un especial impulso a la maduración de las instancias de consulta en la estructura y orga­nización eclesial para favorecer un ambiente de escucha y diálogo.

  • Estar atentos y receptivos a la voz del Espíritu que se deja oír a través de las situaciones humanas y sociales de nuestros pueblos, promoviendo encuentros con líderes y organizaciones sociales que buscan el bien común, para que la acción misionera se geste llena de cercanía y sencillez hacia todos.

4.3. ACCIONES QUE SE PROPONEN PARA PROMOVER UN PROCESO ECLESIAL QUE INVOLUCRE A TODOS

  • Profundizar la espiritualidad de comunión y par­ticipación en todas las comunidades.

  • Convocar sistemáticamente a los diversos caris­mas presentes en la Iglesia.

  • Organizar encuentros y retiros donde se reflexio­ne la espiritualidad de comunión y participación y sus consecuencias en la vida de las comunida­des y en la práctica pastoral.

  • Tener como estrategia pastoral la integración y organización de equipos eclesiales, donde estén presentes los distintos carismas. Convocarlos especialmente para que participen en la planeación del itinerario de la misión.

Conversión Pastoral


Ir a la página anterior  
Ir al ÍNDICE-CONTENIDO de la III Conferencia de la CELAM: SANTO DOMINGO
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance