VISITAR SITIO WEB de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Que en Cristo Nuestra Paz, México tenga vida digna en PDF

En Cristo nuestra Paz - IR A CONTENIDO


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México

Que en Cristo Nuestra Paz, México tenga vida digna. CEM


3. CIUDADANIA PARA LA PAZ

209. La respuesta a los desafíos de la inseguridad y la violencia no puede ser sólo responsabilidad de la autoridad pública, sino también de los ciudadanos que asumen su responsabilidad social y que, de manera individual o asociados, asumen sus compromisos y obligaciones para con los miembros de la sociedad a la que pertenecen constituyendo lo que llamamos la sociedad civil responsable. Ésta se hace visible en las organizaciones sociales que participan activamente para encontrar solución a problemas que afectan a todos y tiene en sus manos la oportunidad para participar creativamente en la construcción de una sociedad segura y sin violencia. «Estos grupos están tomando conciencia del poder que tienen entre manos y de la posibilidad de generar cambios importantes para el logro de políticas públicas más justas"162.

210. La sociedad civil actúa normalmente en el campo público en función del bien común, no busca el lucro personal, ni el poder político o la adhesión a algún partido163. Actualmente se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana y aquí se tiene el punto de encuentro entre sociedad civil y comunidad política: ésta se constituye para servir a la sociedad civil164 y tiende al bien común cuando actúa en favor de la creación de un ambiente humano en el que se ofrezca a los ciudadanos la posibilidad del ejercicio real de los derechos humanos y del cumplimiento de los respectivos deberes, desarrollando la doble acción de defenderlos y promoverlos165.

211. Llamamos «sociedad civil responsable» a los ciudadanos que, de manera individual o asociada, establecen relaciones que dan vida al tejido social y base a una verdadera comunidad de personas. Es importante subrayar la nota que alude a la responsabilidad, pues en la sociedad civil pueden existir grupos organizados y legítimamente constituidos para defender sólo sus idearios o intereses, sin apropiarse las exigencias del bien común. En cambio, en la «sociedad civil responsable» las cosas no funcionan por imperativos externos a ella, no participa, ni se organiza en función del poder político, administrativo o económico, sino por propia iniciativa, por autodisciplina y por sentido del interés general; es decir, por responsabilidad cívica y ciudadana que le lleva a ser vigilante y propositiva frente a las instituciones del Estado.

212. La «sociedad civil responsable» no surge por generación espontánea; es necesario formarla, desarrollando en ella tres capacidades: el conocimiento de la realidad, la responsabilidad social y el sentido y compromiso con la justicia social. Es necesario formar a los laicos de nuestras comunidades, mediante la Doctrina Social de la Iglesia y las ciencias sociales y políticas para que tengan incidencia significativa166 en los ámbitos: social, cultural y político, e incluso en la conciencia de la misma comunidad eclesial.

3.1 Incidencia social

213. Para fortalecer la capacidad de incidencia social de la sociedad civil responsable nos comprometemos a:

a) Profundizar el tema de la sociedad responsable, enfatizando el tema de la responsabilidad entre actores de la sociedad.

b) Animar el diseño e implementación de un proyecto de diálogo para llegar a acuerdos nacionales, en los cuales nadie sea excluido. Sin acuerdos en distintos órdenes de la vida social caemos en una yuxtaposición de proyectos de grupos, de bandas rivales que no tienen un horizonte más amplio que el de sus propios intereses.

c) Promover la cultura del diálogo como forma privilegiada de contribuir con aportes desde las propias convicciones en la construcción de lo público.

d) Apoyar a las comunidades para que ellas mismas hagan sus proyectos de desarrollo y desarrollen habilidades para la gestión; es decir, acompañarlas para que ejerzan plenamente su ciudadanía.

e) Apoyar mediante la animación, acompañamiento y formación la organización comunitaria para que las comunidades participen en la construcción del bien común y sean capaces de dialogar con quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones y obtener nuevos marcos normativos o legislativos o para tener acceso a la rendición de cuentas.

f) Promover la planificación del desarrollo comunitario y local en forma participativa; de esta manera se abren espacios en favor de quienes no pueden exponer sus propuestas.

g) Compartir las reflexiones de esta exhortación pastoral con organizaciones
de la sociedad civil.

3.2 Incidencia política

214. Para fortalecer la capacidad de incidencia política de la sociedad civil responsable nos comprometemos a:

a) Impulsar de manera permanente la educación de la ciudadanía y del sentido de pertenencia al Estado, aprovechando momentos coyunturales propicios y promoviendo este horizonte de formación en las instituciones educativas.

b) Apoyar la participación de la sociedad civil responsable en la reorientación y rehabilitación ética de la política167.

c) Contribuir al fortalecimiento de las instituciones y de los mecanismos legítimos y democráticos con los que cuenta la sociedad para canalizar y articular la participación de la comunidad política. Gracias al protagonismo de la sociedad civil responsable se fortalece la democracia participativa y se abren espacios de participación política168.

d) Apoyar la constitución de grupos, asociaciones, redes, que participen en la definición de políticas públicas y en el ejercicio del gobierno, pues la justicia social supone condiciones de vida en las que todos puedan ver respetados sus derechos y tener oportunidades para el cumplimiento de sus deberes169.

e) Animar a las comunidades a participar en la toma de las decisiones que afectan a su vida comunitaria y a la de la nación, interviniendo en los procesos locales, regionales, nacionales; analizando sus proyectos y propuestas; identificar los niveles de toma de decisiones y los responsables políticos, para dialogar y gestionar proyectos en forma democrática, por medio de estrategias de comunicación y participación.

f) Proponer que se promuevan, mediante la participación y la corresponsabilidad ciudadana, "las reformas necesarias a la arquitectura institucional del Estado de derecho"170 de manera que los derechos económicos, sociales, culturales, además de los civiles y políticos, los ambientales, culturales y de libertad religiosa, tengan garantía constitucional y sean exigibles y justiciables por la sociedad civil. Necesitamos un Estado con mayor eficacia institucional, que asuma la gestión de lo público para el uso social y comunitario y que promueva la participación de la sociedad en la gestión social. Esto exige replantear el papel que tiene el Estado en la construcción del bien común.

3.3 Incidencia cultural

215. Para fortalecer la capacidad de incidencia cultural de la sociedad civil responsable nos comprometemos a:

a) Animar la renovación del sistema de relaciones en la sociedad humana, bajo la guía de la verdad, la justicia, la caridad y la libertad. En esta tarea se espera el liderazgo moral de los cristianos especialmente comprometidos y situados en puestos de responsabilidad política y social, los cuales a su vez pueden ofrecer un mensaje de esperanza para otros muchos171.

b) Construir, con las confederaciones de escuelas particulares y con los institutos de vida consagrada dedicados a la educación, los espacios de formación para la construcción de la paz y la justicia.

c) Impulsar la formación cívica y ética que motive a todos a no renunciar al derecho-deber de contribuir con su participación al bien común y a asumir la propia responsabilidad en la construcción de una sociedad justa.

3.4 Incidencia para la construcción de la paz

216. Para fortalecer la capacidad de incidencia en la construcción de la paz de la sociedad civil responsable nos comprometemos a:

a) Animar a la sociedad civil responsable a abordar los conflictos sociales desde una opción ética y de un compromiso por la paz. Los organismos de la sociedad se benefician de las instancias morales que se hacen presentes en su propio seno y proponen valores éticos a partir del valor de la dignidad del ser humano y de los derechos humanos.

b) Impulsar medidas para prevenir la violencia considerada como un mal endémico que requiere medidas preventivas. La prevención supone prestar especial atención a la familia y a los centros educativos, a la adolescencia y a la juventud, propiciando las condiciones para la satisfacción de necesidades básicas y para el trabajo y educando para la convivencia y la resolución pacífica de conflictos.

c) Implementar medidas curativas a los efectos de la violencia, particularmente en el cuidado y atención de las víctimas de la violencia, acompañándolas en el proceso cristiano del duelo o del perdón para que en ellas no anide el odio y el resentimiento que mueven a la venganza, porque «no hay justicia sin perdón"172.

d) Acompañar, a través de la pastoral penitenciaria a quienes purgan condenas en las cárceles. A quienes yerran siempre hay que ofrecerles la oportunidad de redimirse, tratándoles como seres humanos. Necesitamos un
sistema penitenciario fundado en la perspectiva de los derechos y deberes humanos.

e) Contribuir a la convivencia y a la reconciliación social divulgando los valores de la Doctrina Social de la Iglesia.

f) Animar a la sociedad responsable a participar, a través de sus organizaciones, vigilando y verificando que las autoridades respondan de manera integral al desafío de la violencia ocasionada por la delincuencia organizada, atendiendo a las causas sociales, económicas, políticas y culturales. Sin la participación activa de la sociedad, los gobiernos no tienen la capacidad suficiente para abatir la violencia causada por los criminales que se organizan para hacer daño a la comunidad.

g) Invitar a los expertos en economía a que ayuden a la sociedad civil responsable a reflexionar si es posible y cómo se puede intervenir el circuito financiero del crimen organizado, pues en opinión de muchos, mientras sus actividades sigan siendo negocio, los grupos delincuenciales enfrentarán todo tipo de riesgos para asegurar su utilidad ilícita.

h) Promover junto con los organismos de la sociedad civil responsable la transparencia en el destino que se da a los bienes confiscados al crimen organizado. Proponemos destinarlos al beneficio colectivo, entregándolos a la sociedad civil organizada con probado sentido de responsabilidad social, para que sirvan directamente a la reparación del daño que hacen a la sociedad los negocios ilícitos y la violencia que implican.

i) Pedir a las universidades y centros de reflexión de inspiración cristiana el servicio de profundizar el tema de la violencia en México, sus escenarios para el futuro y las perspectivas regionales, para ayudar a la sociedad civil a verse ella misma en su acción y compromiso.

j) Promover la articulación y cooperación de organismos y actores, basados en la fe, que buscan la paz en distintos niveles: local, regional y nacional, a través de los organismos diocesanos, provinciales o de la CEM.

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance