VISITAR SITIO WEB de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir al ÍNDICE-CONTENIDO DE: DEL ENCUENTRO CON JESUCRISTO A LA SOLIDARIDAD CON TODOS

Ir al Sitio Web de la Conferencia del Episcopado Merxicano


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México. IR A DOCUMENTOS DE LA MISIÓN

Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos. CEM

Conferencia del Episcopado Mexicano

Carta Pastoral

"DEL ENCUENTRO CON JESUCRISTO
A LA SOLIDARIDAD CON TODOS"

El encuentro con Jesucristo,
camino de conversión, comunión,
solidaridad y misión en México
en el umbral del tercer milenio

PRESENTACIÓN

En el marco de las celebraciones del Gran Jubileo de la Encarnación y como una necesaria proyección de la Exhortación Apostólica Ecclesia in America, los Obispos de México hemos querido elaborar un documento orientador para nuestro pueblo en este momento en que todos atravesamos el umbral del tercer milenio.

Ante los desafíos que enfrenta la Nación y la Iglesia, los Obispos de la Iglesia católica en México sentimos la necesidad de decir, desde la misión espiritual y moral que nos es propia, nuestra palabra de Pastores a todos nuestros hermanos y hermanas mexicanos.

Sentimos el apremio pastoral de hablar para dar razón de nuestra fe y esperanza, ofrecer certezas en un tiempo de confusiones y enriquecer la reflexión y acción de los hombres y mujeres de buena voluntad. Queremos servir a México con la fuerza de Cristo, apoyados en nuestra colegialidad episcopal y en la comunión con el Papa Juan Pablo II, Sucesor de Pedro.

Lo hacemos en consonancia con el objetivo de nuestro Proyecto pastoral 1996-2000 titulado Jesucristo, Vida y Esperanza de México. En él nos marcamos como objetivo para este período: proclamar a Jesucristo, Vida y Esperanza de México, comprometiéndonos a trabajar en el espíritu de la Nueva Evangelización y del Jubileo del Año 2000 por una Iglesia más evangelizada y misionera, una sociedad mexicana más justa y solidaria y una cultura de la vida y de la esperanza.

El título de la Carta Pastoral Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos, junto con el subtítulo que lo acompaña: El Encuentro con Jesucristo, camino de conversión, comunión, solidaridad y misión en México en el Umbral del tercer Milenio, expresan la idea central de nuestra reflexión.

Estamos convencidos y tenemos la firme esperanza de que el encuentro con Jesucristo vivo, presente entre nosotros, en la historia y en la Iglesia, será un camino permanente para obrar nuestra conversión, para afianzar la comunión eclesial y propiciar la solidaridad y la misión en todos los bautizados, para contribuir a la transformación de nuestra Nación.

La finalidad de esta Carta Pastoral consiste en que, revisando nuestra historia, la vida eclesial y la situación del país en sus principales desafíos, podamos ofrecer nuestra aportación para encontrar caminos nuevos y crecer en un clima de reconciliación, de justicia y de paz.

Queremos participar en reforzar la identidad y la unidad de nuestra Nación, resaltando lo que nos une como mexicanos y descubriendo los referentes comunes que nos permitan delinear el país que todos queremos.

El presente documento parte de una amplia consulta a sectores y grupos representativos tanto de la comunidad eclesial como de la sociedad civil y de una larga reflexión y diálogo entre nosotros los Obispos.

Ahora lo entregamos a todo el pueblo de México como un mensaje de aliento y de esperanza y como un signo de amor y compromiso hacia nuestra Patria. Lo hacemos a los pies de Santa María de Guadalupe, a quien lo encomendamos para que tenga fruto. Lo publicamos en la Solemnidad de la Anunciación, cuando celebramos el anuncio de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo, como un augurio de salvación y vida nueva para nuestro País.

México, D.F. a 25 de marzo del 2000, Solemnidad de la Anunciación del Señor.

+ Mons. Luis Morales Reyes
Arzobispo de San Luis Potosí

Presidente de la CEM

+ Mons. Abelardo Alvarado A.
Obispo Auxiliar de México

Secretario General de la CEM


INTRODUCCIÓN

"El Espíritu del Señor está sobre mí,
porque me ha ungido.
Me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena
Nueva, a proclamar la liberación a los cautivos
y la vista a los ciegos, para dar libertad
a los oprimidos y proclamar un año de
gracia del Señor."

Lc 4,18-19

Hermanos presbíteros y diáconos
Hermanas y hermanos consagrados
Hermanas y hermanos fieles laicos
Hermanas y hermanos mexicanos

1. Los saludamos con el gozo jubilar del aniversario de la celebración del acontecimiento central de la historia: la encarnación del Hijo de Dios en el seno de la Virgen María, "luz para todos los pueblos" (Lc 2,32), deseando que la Buena Nueva del Reino alegre sus corazones y que la paz que sólo El nos puede dar los fortalezca hasta el día definitivo de su gloriosa manifestación.

2. El año 2000 ha despertado numerosas inquietudes y nuevas esperanzas de cambio y crecimiento material y espiritual en todo el mundo. Para nosotros los católicos y para muchos otros hermanos cristianos, el Gran Jubileo de la Encarnación del Hijo de Dios, convocado por el Papa Juan Pablo II, nos introduce en un tiempo propicio de gracia, de conversión, de reconciliación y de paz.

3. Los obispos de la Iglesia católica que peregrina en tierras mexicanas, sentimos la necesidad de decirles una palabra de pastores, revisando nuestra historia y vida eclesial y aportando, desde la misión espiritual y moral que nos es propia, los valores que deberán sostener el llamado que nos ha hecho el Sucesor de Pedro a emprender la nueva evangelización con nuevo ardor, con nuevos métodos y con nueva expresión, y a colaborar en la construcción de la civilización del amor en nuestra Patria y en todo el Continente.

4. Queremos dar gracias a Dios por el don de la fe que está presente desde el origen de nuestra Nación y asumir con particular empeño las enseñanzas del Santo Padre en la Exhortación Apostólica Postsinodal Ecclesia in America, de manera que el encuentro con Jesucristo vivo, presente particularmente en su Palabra, en la celebración Litúrgica y en todos, - especialmente en los hermanos más pobres -, se convierta en un camino permanente a la conversión, para reafirmar la comunión eclesial y para propiciar la solidaridad y la misión, de manera que podamos responder a los desafíos actuales que enfrentan la Nación y la Iglesia en México.

5. Por eso siguiendo este camino deseamos pronunciar nuestra palabra, después de haber encontrado y escuchado con atención y respeto a representantes de nuestra comunidad eclesial -presbíteros, consagrados y consagradas y fieles laicos-, así como a algunos grupos y personas cualificadas representantes de organizaciones e instituciones de diversas creencias y tendencias a lo largo y ancho del país.

6. En ellos hemos descubierto numerosas inquietudes por la situación actual del país, así como propuestas y sugerencias que reflejan con particular agudeza los desafíos que presenta la variada y rica realidad eclesial y nacional. A todos ellos agradecemos su colaboración generosa y sus valiosas aportaciones.

7. Es ahora nuestro deseo compartir con ustedes, hermanas y hermanos, los frutos de esta rica experiencia, iluminada siempre con la Palabra de Dios y profundizada y esclarecida por el Magisterio de la Iglesia. Queremos ofrecerles con sencillez el servicio de nuestro ministerio episcopal como servidores de la verdad; como signos y constructores de la unidad y reconciliación de la Iglesia y de la comunidad humana; y como defensores y promotores de la dignidad trascendente de la persona humana, desde que es concebida hasta su encuentro definitivo con el Señor.

8. Los contenidos de este documento pretenden ir más allá de una iluminación coyuntural y buscan comprender e iluminar los problemas y desafíos que consideramos más profundos e importantes tanto a nivel eclesial como nacional. Ello explica su extensión, estructura y lenguaje y, sobre todo, algunos conceptos que, a primera vista, podrían parecer difíciles de comprender. Por ello buscaremos otras formas de presentación que hagan posible una lectura más accesible. Los expondremos en las siguientes partes:

I. El encuentro con Jesucristo en los orígenes, conformación y futuro de nuestra Nación.

II. Del encuentro con Jesucristo a la conversión, la comunión eclesial y el diálogo y servicio evangélico al mundo.

III. Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad como respuesta a los desafíos de nuestra Nación.

9. En el umbral del tercer milenio de la encarnación del Hijo de Dios, que se abre como tiempo de gracia Jubilar, queremos levantar nuestra mirada agradecida hacia la Santa Trinidad, origen del camino de fe y su término último, cuando al final nuestros ojos contemplarán eternamente el rostro de Dios, fijando nuestra atención reverente en el sacramento de la Eucaristía: Sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad en el que se contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, principio y origen de nuestra comunión eclesial.

10. Hacemos un llamado a todos a renovar nuestro encuentro con Dios, si ya lo conocemos; a buscarlo con todo el corazón, si nos sentimos alejados de Él o si lo conocemos confusamente; a encontrarnos con los demás, especialmente con los más pobres, como hermanas y hermanos; y a relacionarnos de una nueva manera con la creación, como don y como tarea a cultivar, a través de caminos de perdón y de reconciliación.

11. Hacemos este llamado con la plena certeza que nos da la esperanza cristiana de que el decurso y el final de los tiempos están en las manos del Padre, que sólo Él conoce (Cf. Mc 13,32), y que participaremos de la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte, si lo seguimos y damos testimonio de Él en todas partes y hacemos el bien a los hermanos necesitados (Cf. Mt 25). Confiadamente y sin temor les decimos que "la entrada en el nuevo milenio alienta a la comunidad cristiana a extender su mirada de fe hacia nuevos horizontes en el anuncio del Reino de Dios".

Ir al ÍNDICE-CONTENIDO  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance