VISITAR SITIO WEB de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio

PRINCIPAL

Ir al CONTENIDO del Documento: BENEDICTO XVI ~ MENSAJERO DE ESPERANZA

BENEDICTO XVI ~ MENSAJERO DE ESPERANZA ~ VIAJE APOSTÓLICO 2012 en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México



V. BENEDICTO XVI: LA FAMILIA

Frecuentemente Benedicto XVI se refiere a la familia con términos —que ya son parte del magisterio de la Iglesia—, como "la estupenda novedad", "santuario de la vida" que la acoge y promueve deesde su concepción hasta su término natural, "patrimonio y bien común de la humanidad", "la célula vital y pilar de la sociedad", "íntima comunidad de vida y amor", "ámbito privilegiado donde cada persona aprende a dar y recibir amor", "iglesia doméstica".

Concepciones equivocadas

Señala las concepciones equívocas sobre Dios, sobre el hombre, sobre la libertad y sobre el amor humano, las "situaciones adversas provocadas por elsecularismo y el relativismo ético, por los diversos flujos migratorios internos y externos, por la pobreza, por la inestabilidad social y por legislaciones civiles contrarias al matrimonio que, al favorecer los anticonceptivos y el aborto, amenazan el futuro de los pueblos" (Discurso inaugural en Aparecida , 13 de mayo de 2007), todo lo cual incide gravemente en la familia, cuya estabilidad está hoy en peligro. "Vivimos en un mundo en el que la familia, y también la vida misma, se ven constantemente amenazadas y, a veces, destrozadas" (Jornada Mundial de la Paz, 1° de enero de 2012). "Las políticas que suponen un ataque a la familia amenazan la dignidad humana y el porvenir mismo de la humanidad" (Discurso al Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede , 9 de enero de 2012). Por eso reafirma una convicción: "el futuro de la humanidad se fragua en la familia" (Familiaris consortio, 86); "la apertura a la vida es signo de apertgura al futuro" (Homilía en la santa Misa en Zagreb, Croacia , 5 de junio de 2011; Discurso al Cuerpo diplomático ante la Santa Sede , 9 de enero de 2012). Al indicar en Aparecida (13 de mayo de 2007) algunos campos prioritarios "para llevar a cabo la renovación de la Iglesia", señala en primer lugar a la familia, "uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos... escuela de fe, palestra de valores humanos y cívicos, hogar en el que la vida humana nace y se acoge generosa y responsablemente"; por eso nos convoca a "una pastoral familiar intensa y vigorosa", acompañada de "políticas familiares auténticas que respondan a los derechos de la familia como sujeto social imprescindible".

Verdadera identidad de la familia

"El Símbolo [de los obispos sobre la Palabra de Dios] ha sentido también la necesidad de subrayar la relación entre Palabra de Dios, matrimonio y familia cristiana. En efecto, 'con el anuncio de la Palabra de Dios, la Iglesia revela a la familia cristiana su verdadera identidad, lo que es y debe ser según el plan del Señor' (Familiaris consortio, 49). Por tanto, nunca se pierda de vista que la Palabra de Dios está en el origen del matrimonio (cf. Gn 2,24) y que Jesús mismo ha querido incluir el matrimonio entre las instituciones de su Reino (cf. Mt 19, 4-8), elevando a sacramento lo que originariamente está inscrito en la naturaleza humana... Por eso, el Sínodo desea que cada casa tenga su Biblia y la custodie de modo decoroso, de manera que se la pueda leer y utilizar para la oración. Los sacerdotes, diáconos o laicos bien preparados pueden proporcionar la ayuda necesaria para ello. El Sínodo ha encomendado también la formación de pequeñas comunidades de familias, en las que se cultive la oración y la meditación en común de pasajes adecuados de la Escritura. Los esposos han de recordar, además, que 'la Palabra de Dios es una ayuda valiosa también en las dificultades de la vida conyugal y familiar" (Verbum Domini, 85).

Repetidas veces Benedicto XVI ha mencionado que la familia está fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer, cuyo "sí" expresado mutuamente y ante Dios, se prolongue en la aceptación de sus hijos; éstos, a su vez, den su "sí" a quienes les han dado la vida (cf. Encuentro festivo y testimonial en el V Encuentro Mundial de las Familias en Valencia, España, 8 de julio de 2006). El Papa alienta "a las familias numerosas que, viviendo a veces en medio de contrariedades e incomprensiones, dan un ejemplo de generosidad y confianza en Dios" (Mensaje transmitido por televisión en la Misa de clausura del VI Encuentro Mundial de las F amilias en México, 18 de enero de 2009). A su vez, que las familias no estén solas, sino que se apoyen unas a otras, que colaboren los padrinos y madrinas de los diversos sacramentos. Es importante el acompañamiento de las parroquias, las diversas asociaciones eclesiales, especialmente las dedicadas a la pastoral familiar.

La trasmisión de la fe

"Transmitir la fe a los hijos, con la ayuda de otras personas e instituciones como la parroquia, la escuela o las asociaciones católicas, es una responsabilidad que los padres no pueden olvidar, descuidar o delegar totalmente. 'La familia cristiana es llamada iglesia doméstica, porque manifiesta y realiza la naturaleza comunitaria y familiar de la Iglesia en cuanto familia de Dios.Cada miembro, según su propio papel, ejerce el sacerdocio bautismal, contribuyendo a hacer de la familia una comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y cristianas y, lugar del primer anuncio de la fe a los hijos" (Compendio del Catecismo de la Iglesia católica, 350).

Y además: 'Los padres, partícipes de la paternidad divina, son los primeros responsables de la educación de sus hijos y los primeros anunciadores de la fe. Tienen el deber de amar y de respetar a sus hijos como personas y como hijos de Dios... En especial, tienen la misión de educarlos en la fe cristiana' (Ib., 460)...

"... Junto con la transmisión de la fe y del amor del Señor, una de las tareas más grandes de la familia es la de formar personas libres y responsables. Por ello los padres han de ir devolviendo a sus hijos la libertad, de la cual durante algún tiempo son tutores. Si estos ven que sus padres —y en general los adultos que les rodean— viven la vida con alegría y
entusiasmo, incluso a pesar de las dificultades, crecerá en ellos más fácilmente ese gozo profundo de vivir que les ayudará a superar con acierto los posibles obstáculos y contrariedades que conlleva la vida humana. Además, cuando la familia no se cierra en sí misma, los hijos van aprendiendo que toda persona es digna de ser amada, y que hay una fraternidad fundamental universal entre todos los seres humanos". (Encuentro festivo y testimonial en Valencia, España, 8 de julio de 2006).

"En México, donde se manifiesta tantas veces el 'genio' de la mujer, que asegura una fina sensibilidad por el ser humano (cf. Mulieris dignitatem, 30) en la familia, en las comunidades eclesiales, en la asistencia social y en otros campos de la vida ciudadana, se da a veces la paradoja de una exaltación teórica y una depreciación práctica o discriminatoria de la misma. Por eso, tomando ejemplo de la delicadeza y respeto que Jesús mostró hacia ellas, sigue siendo un desafío de nuestro tiempo cambiar de mentalidad, para que sean tratadas con plena dignidad en todos los ambientes y se proteja también su insustituible misión de ser madres y primeras educadoras de los hijos" (Discurso al cuarto grupo de obispos mexicanos en visita ad limina apostolorum, Roma, 29 de septiembre de 2005).

La familia es la primera e insustituible educadora de la paz

En nuestra patria, marcada gravemente por la violencia, el crimen organizado y la impunidad, anhelamos fervientemente la paz. Recordemos lo que Benedicto XVI ha dicho en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1° de enero de 2008; "En una vida familiar 'sana' se experimentan algunos elementos esenciales de la paz: la justicia y el amor entre hermanos y hermanas, la función de la autoridad manifestada por los padres, el servicio afectuoso a los miembros más débiles, porque son pequeños, ancianos o están enfermos, la ayuda mutua en las necesidades de la vida, la disponibilidad para acoger al otro y, si fuera necesario, para perdonarlo. Por eso, la familia es la primera e insustituible educadora de la paz.

No ha de sorprender, pues, que se considere particularmente intolerable la violencia cometida dentro de la familia... La familia es también fundamento de la sociedad porque permite tener experiencias determinantes de paz. Por consiguiente, la comunidad humana no puede prescindir del servicio que presta la familia... El lenguaje familiar es un lenguaje de paz... En la inflación de lenguajes, la sociedad no puede perder la referencia a esa 'gramática' que todo niño aprende de los gestos y miradas de mamá y papá, antes incluso que de sus palabras.

"... Quien obstaculiza la institución familiar, aunque sea inconscientemente, hace que la paz de toda la comunidad, nacional e internacional, sea frágil, porque debilita lo que, de hecho, es la principal "agencia" de paz.

"... Para la paz familiar se necesita, por una parte, la apertura a un patrimonio trascendente de valores, pero al mismo tiempo no deja de tener su importancia un sabio cuidado tanto de los bienes materiales como de las relaciones personales...

"... Una familia vive en paz cuando todos sus miembros se ajustan a una norma común: esto es lo que impide el individualismo egoísta y lo que mantiene unidos a todos, favoreciendo su coexistencia armoniosa y la laboriosidad orgánica". (Jornada Mundial de la Paz, 1º de enero de 2008).

"Exhorten con el ejemplo de su vida a los hijos a que pongan la esperanza ante todo en Dios, el único del que mana justicia y paz auténtica" (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1º de enero de 2012).

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance