FORO DE DESTINATARIOS


IR AL ÍNDICE DEL DOCUMENTO DE TRABAJO SOBRE EL FORO DESTINATARIOS PRIORITARIOS

Mayo 2012

El pasado 28 de abril del año en curso se llevó a cabo el Foro de Agentes de Pastoral, fue una experiencia eclesial muy positiva. Me dio mucho gusto constatar que el interés por la evaluación del proceso pastoral de esta Arquidiócesis se manifiesta realmente como una prioridad.

Ahora tenemos que dar un paso más, el siguiente Foro centrado en la revisión de la praxis pastoral post-sinodal de la atención a los destinatarios prioritarios del II Sínodo. En las orientaciones pastorales para este año, señalé:

Efectivamente tenemos una visión amplia de la misión evangelizadora de nuestra Iglesia local y, desde luego, no debemos olvidar a nadie, a ningún sector, a ningún grupo, por más que a los ojos de alguien pudiera parecer insignificante. Sin embargo, necesitamos retomar el criterio de las prioridades, no sólo para que atendamos con preferencia a los grupos humanos señalados con ese criterio, sino, porque, si lo hacemos como estrategia que nos viene de la experiencia pastoral, como lo hizo el Sínodo (cfr. DG 66), esas prioridades nos deben servir como puntos de apoyo o focos de irradiación desde donde afrontemos otros muchos campos de evangelización (47).

Por ello, te convoco para que participes el 26 de mayo, en el Seminario Menor (Casa Huipulco) de las 9:00 a las 15:00 horas, en el FORO de los DESTINATARIOS PRIORITARIOS. En el itinerario de la Misión Permanente hemos visto la necesidad de reconocer que no hemos trabajado con el compromiso esperado; con sencillez revisar en qué nos hemos detenido y hacia dónde tenemos que proyectar nuestra acción pastoral.

Que la Fiesta de Pentecostés sea una fuente de luz e impulso evangelizador para que los trabajos en este Foro nos lleven a proclamar con renovado entusiasmo a todas la gentes de la Ciudad de México el anuncio de Cristo, Señor y Salvador del mundo.

El Documento de preparación para el Foro te ayudará a disponerte en comunión con todos los participantes y, al mismo tiempo te servirá para provocar momentos de reflexión en tu Parroquia, Decanato, Vicaría, Comisión o Movimiento.

Tu hermano y servidor
+ NOBERTO CARDENAL RIVERA CARRERA


ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO
VICARÍA DE PASTORAL
FORO DESTINATARIOS

JUSTIFICACIÓN

La asamblea sinodal, iluminada sin duda por el Espíritu Santo que siempre asiste a la Iglesia, en un discernimiento evangélico de nuestra realidad social y eclesial descubrió como los más grandes desafíos a la misión evangelizadora los campos de las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes y, los señaló como destinatarios prioritarios del compromiso pastoral en esta Ciudad (ECUCIM, 1337).

OBJETIVO GENERAL

Analizar y evaluar la praxis pastoral post-sinodal en relación a los destinatarios interlocutores, a fin de que podamos descubrir fuerzas, oportunidades, debilidades y amenazas que nos ayuden a darle un nuevo impulso evangelizador al proceso pastoral Arquidiocesano.

ANTECEDENTES

El 9 de Marzo de 1983 en Puerto Príncipe, Haití, el Santo Padre Juan Pablo II lanzó la iniciativa de celebrar los 500 años de la evangelización de América Latina con una Nueva Evangelización: "Nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión", proyecto impulsado y apoyado en el espíritu del Concilio Vaticano II y sus efectos. Es a la luz de este contexto que el Sr. Cardenal Ernesto Corripio Ahumada, Arzobispo de México, convocó para la realización del II Sínodo Diocesano, a fin de realizar un esfuerzo conjunto para revitalizar la vida cristiana de nuestra Arquidiócesis, bajo el gran reto de emprender una Nueva Evangelización de la cultura hacia los albores del tercer milenio cristiano y responder a los grandes desafíos que la Ciudad de México le planteaba a la nueva evangelización, siempre conscientes de que el Evangelio esta destinado a toda cultura (ECUCIM 760-764).

Es así que el II Sínodo, celebrado en el año de 1992, afirmó que la misión evangelizadora de la Arquidiócesis debe de tener siempre en cuenta todos los sectores, todos los grupos sin distinción, pero, para un mejor trabajo pastoral, propuso cuatro ejes temáticos, a saber:

Los destinatarios de la Nueva Evangelización
Los medios de la Nueva Evangelización
Agentes de la Nueva Evangelización
La organización Pastoral para la Nueva Evangelización

De la reflexión realizada en el II Sínodo se dijo que aunque se proponen grandes campos en la tarea evangelizadora, los decanatos deben de identificar cuáles son los campos específicos en los que conviene y es oportuno trabajar pastoralmente, apoyándose en las comisiones correspondientes, pues sólo así lograremos una pastoral orgánica que interrelacione los programas y las acciones en los diferentes niveles de formación pastoral.

LOS DESTINATARIOS
DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

"El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido en cierto modo con el hombre; trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, amó con corazón de hombre; nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado" (ECUCIM 1326).

A partir de esto podemos decir que el camino de la Iglesia es el "hombre", y éste es, por tanto, el camino de la Evangelización. Es por ello que Dios, en su infinito amor de Padre, ha querido marcar este camino, y Él mismo —por su Hijo— lo ha pasado; por medio de su humanidad, el Hijo encarnado se ha comunicado con todos los hombres a quienes invita y hace capaces de comunicarse con Él; por ello, para la Iglesia el primer camino es el hombre (ECUCIM 1327-1328).

La Iglesia, consciente de que su misión es predicar la bondad de Dios y hacerlo presente ante todos los hombres; se ve a sí misma como instrumento de salvación para todos ellos. Es por ello que durante los tres años previos a la realización del II Sínodo nuestra Iglesia Arquidiocesana buscó conocer mejor a éste “hombre destinatario” de la Nueva Evangelización acercándose a él para comprenderlo, para sentir como él, para querer como él, para tener las mismas aspiraciones y esperanzas y para padecer lo mismo que él, lo que ha supuesto una nueva actitud misionera (1329-1331).

"De esta forma, se descubrió que la actitud de la Iglesia debe ser la de examinar con sinceridad y sencillez las deficiencias de las que se acusa a sus miembros y estructuras; escuchar con atención las expectativas que los hombres tienen respecto a ella y así, mediante una renovación al interior de sí misma, prestar al mundo el servicio para el cual fue convocada por Cristo y animada por el Espíritu, pues la misión de la Iglesia no es huir del mundo (Jn 17, 15) ni condenar al mundo (Id. 3, 17), sino estar presente en el mundo y prestarle el servicio de la unidad buscando el acercamiento de los hombres, respetando siempre la pluralidad de caminos que ellos van encontrando para llegar a la verdad (ECUCIM 1336).

Y Para hacer más efectivo el programa fundamental de la Iglesia —dar a conocer a Jesucristo y su Evangelio a todos los hombres— se vio necesario privilegiar algunos campos prioritarios de la acción pastoral en la actualidad, por lo que, bajo la luz del Espíritu Santo, se destacaron como los más grandes desafíos a la misión evangelizadora los campos de las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes y, los señaló como destinatarios prioritarios del compromiso pastoral en esta Ciudad y como la prioridad de trabajo; pues son, en el fondo, cuatro aspectos relevantes de una sola cuestión de fondo: la evangelización de la cultura en la Ciudad ... (Cf. ECUCIM 1337 y 1339).

Las razones por las que fueron elegidos estos campos prioritarios es que se fueron evidenciando y clarificando a través de la subsiguiente reflexión sinodal: se aludió a dos criterios principales: el ejemplo de Jesús que, sin excluir a nadie, ciertamente privilegia a los Pobres y a los Alejados, aquellos que manifiestan mayor necesidad de las buenas noticias del Reino de Dios; el segundo criterio se refiere a la experiencia pastoral de la Iglesia que considera a la Familia y a los Jóvenes como realidades básicas y fundamentales de la vida humana y que, en las circunstancias actuales de la Ciudad, manifiestan un preocupante derrumbe de valores humano-cristianos y reclaman, con particular urgencia, una Nueva Evangelización (ECUCIM 1338).

De esta forma y en congruencia con la problemática pastoral analizada en el II Sínodo respecto a los destinatarios prioritarios, el Sr. Cardenal Ernesto Corripio quiso enfatizar la necesidad de un pluralismo en las formas de atender la exigencia y afirmó que no se podía olvidar en un solo momento: la Evangelización de los ambientes, pues aunque el tema central del Sínodo es el de la Evangelización de la Cultura, la perspectiva de trabajar por ambientes se implican necesariamente." (ECUCIM 4927-4928). Y dijo: "En cuanto a los destinatarios, me parece oportuno remarcar el enfoque referido a la llamada Pastoral Diferenciada o de medios ambientes específicos. Señalo la importancia —entre otros— del medio obrero, del ambiente estudiantil y universitario y, del mundo del trabajo en general; también del medio intelectual y de los artistas" (ECUCIM 4929).

LA PASTORAL AMBIENTAL
ECUCIM (4919-4939)

Siguiendo el camino de Jesús, la acción pastoral de la Iglesia debe buscar constantemente insertarse en la vida, a imitación del Hijo de Dios que se encarnó y tomó la condición humana. El Papa Paulo VI iluminado por esta luz y movido por la profunda crisis del mundo de hoy, sacude la fuerza de la conciencia cristiana, al afirmar que "la ruptura entre Evangelio y cultura es, sin duda alguna, el drama de nuestro tiempo. De ahí que se deben hacer todos los esfuerzos con vistas a una generosa evangelización de la cultura o, más exactamente de las culturas. Porque "la Iglesia evangeliza cuando, por la fuerza del mensaje que proclama, trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en que están comprometidos y sus ambientes concretos" (EN 18).

Ante dicho reto, la Iglesia de la Arquidiócesis de México, que peregrina en la Ciudad del mismo nombre, la descubre como un "mosaico" de ambientes, culturas o grupos humanos con sus costumbres, tradiciones, formas de vivir propias; con sus riquezas y valores, con sus carencias y antivalores. Es por ello que la acción Evangelizadora en la Ciudad de México exige de la Iglesia Arquidiocesana una verdadera pastoral urbana, encarnada y diferenciada en la pluralidad de culturas, a fin de que la Buena Nueva llegue a los diversos ambientes culturales y en ellos forje hombres nuevos (4925; cfr. DG 26).

Es por esta razón que la acción pastoral de la Iglesia necesita entregar el mensaje de salvación y promover el Reino de manera adecuada a los diversos ambientes culturales que, con sus valores y antivalores humanos favorecen u obstaculizan la realización del Proyecto del amor de Dios para el hombre, por lo que necesita evangelizar inculturando el Evangelio en los distintos ambientes de la existencia humana, para transformarlos según el plan de Dios, manifestado y comunicado en Jesucristo.

Con base en estos criterios y perspectivas pastorales del Sínodo, la Asamblea trabajó en 13 Grupos eclesiales, en torno a varios ambientes de nuestra Ciudad, que se consideraron de una importancia primaria, sea por su extensión y profundas carencias de auténticos valores humano-cristianos, sea por la fuerza y amplitud de su influencia en toda nuestra sociedad o en grandes sectores de nuestro pueblo:

a) Ambiente Familiar: Popular, medio y alto.
b) Ambiente Educativo: Escuela, Maestros, Padres de Familia.
c) Ambiente de Medios de Comunicación Social.
d) Ambiente de Grupos Sociales en crisis o conflicto: Alcohólicos,
Drogadictos, Neuróticos.
e) Ambiente General de Juventud.
f) Ambiente Hospitalario.
g) Ambiente Militar:

Veinte años después, en la pasada asamblea sinodal se reconoce que no se ha trabajado con un gran compromiso y los resultados no han sido los esperados y, por ello, es necesario retomar las 4 prioridades sinodales para impulsarlas.

Debido a lo anterior es que desde la celebración de la pasada Asamblea Arquidiocesana y de forma más explícita en las orientaciones pastorales del 2012, el Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera, nos ha dicho que a 20 años de haberse celebrado el II Sínodo es momento de evaluar el caminar que él mismo nos ha marcado:

PERO, ¿POR QUÉ EVALUAR?

El espíritu de evaluar tiene el fin de REVISAR y RE-PROYECTAR nuestra pastoral. La evaluación nos requiere tener una actitud de aprendizaje, de sencillez y sinceridad para descubrir los valores y los reclamos pastorales del mundo en que vivimos y que en particular para nosotros es la voz de la ciudad de México.

La evaluación nos ayudará a revisar y a afrontar con esperanza la misión de proponer el Evangelio a todos los ambientes. Así, la voz de la Ciudad será un instrumento providencial con el que debemos aprender a escuchar la voz de Dios.

Además, la consulta nos permite entrar en un proceso de evaluación pastoral que nos llevará a descubrir qué tanto hemos puesto en práctica los ordenamientos del II Sínodo en nuestro caminar postsinodal.

Por otro lado, y con respecto a los destinatarios del Evangelio, el trabajo realizado por el II Sínodo se propuso como prioridad la atención a las Los Alejados del influjo Evangelizador de la Iglesia, Los pobres y marginados, La familia en sus diversas realidades y los jóvenes.


DOCUMENTO DE TRABAJO FORO DESTINATARIOS PRIORITARIOS en PDF


Ir a página anterior

ÍNDICE | AGENTES | DESTINATARIOSMEDIOS | ESTRUCTURAS

Ir a página siguiente