FORO DE DESTINATARIOS


Oración Inicial


Ambientación

Buenos días. El II Sínodo Diocesano vino a darnos una orientación pastoral a la que debemos recurrir constantemente para mantener el rumbo de la opción misionera. Es ahí donde se aclaran las prioridades pastorales que nos plantea una sociedad en constante evolución, caracterizada por la secularización y el proceso de descristianización.

Nuestro proyecto pastoral ha encontrado en la expresión Misión permanente, el desafío de una renovación a fondo, que es sembrar la semilla de una Iglesia discípula misionera. Y fortalecidos por el Espíritu Santo, hagamos de este momento eclesial parte de la esperanza de impulsar la Misión.

En la capacidad de reflexión hemos avanzado significativamente, pero hay que reconocer que en la convicción y la acción nos hace falta mucho. De ahí, la necesidad de cultivar la cultura de la evaluación, razón por la cual nos encontramos en esta mañana, para dar un paso más en el ejercicio de evaluar el caminar pastoral arquidiocesano. (Orientectones 2011, nn. 10-12).

De pie, por favor y cantamos

Sr. Cardenal: En el nombre del Padre + y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Sr. Cardenal: El reto sigue vigente: continuar construyendo las bases que nos lleven a convertirnos en una Iglesia misionera. Por eso, hago una invitación a todos para que, sin temores, asumiendo una actitud de humildad, nos dejemos conducir por el Espíritu, superando resistencias. No olvidemos que Él es el gran protagonista de la misión y nosotros sólo somos colaboradores. Dios es el que edifica (Cfr. ICor 3, 9).

L 1: Señor, Dios, que prometiste derramar el Espíritu de los últimos tiempos, míranos reunidos en compañía de Santa María de Guadalupe, la mujer del corazón lleno de confianza, en espera ardiente de su venida. Abre nuestros corazones a su acción para que fructifiquen en nosotros sus siete dones. Permite que nos transformen en familia nueva guiada por la ley del Espíritu.

Todos (canto)

Ven Espíritu Divino
manda tu luz desde el cielo
Padre amoroso del pobre
dame tus dones esplendidos
Luz que penetra las almas
fuente del mayor consuelo.
Amén.

L 2: Ven, Espíritu Santo, quedan altos muros que han de ser derribados; aún no sabemos hablar lenguas que todos entiendan. Hay demasiadas violencias y envidias que nos enfrentan y dividen. Y demasiadas mentiras que nos congelan en el hielo de la desconfianza.

Todos (canto)

Ven dulce huésped del alma
descanso de nuestro esfuerzo
Trigo en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego
Gozo que enjuga las lagrimas
y reconforta, en los duelos.
Amén.

L 1: Ven, Espíritu Santo, porque no vivimos como hermanos. No conocemos, a veces, ni el nombre del que tenemos a nuestro lado; seguimos soñando ser "torres" que nos hagan superiores y maltratamos y pisoteamos con palabras y silencios.

Todos (canto)

Ven tras el fondo del alma,
Divina Luz y enriquécenos
mira el vacío del hombre,
si Tú le faltas por dentro
mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.
Amén.

L 2: Ven Espíritu Santo para enseñarnos a orar juntos y saber decir bien "Jesús"; para enseñarnos a proclamar su testimonio con la Palabra, con la vida y con el dolor y, para grabar en nosotros su imagen provocadora y atractiva. Haznos arder en tu fuego para ser testigos creíbles y audaces del Evangelio.

Todos (canto)

Riega, la tierra, en sequía,
sana, el corazón enfermo
lava, las manchas
infunde calor de vida en el hielo
doma, el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero. Amén.

L 1: Ven Espíritu Santo: se nuestro mejor perfume, nuestra alegría secreta, nuestra fuente inagotable de luz, nuestro sol y nuestra hoguera, nuestro aliento y nuestro viento, nuestro huésped y consejero. Ven, Espíritu Santo, amigo, Ven, Espíritu Santo.

Todos: Espíritu Santo, Tú nos cambias por dentro y nos ayudas a vencer las dificultades. Espíritu Santo, Tú nos ayudas a entender mejor las palabras de Jesús y nos haces parecernos a Él. Espíritu Santo, Tú nos ayudas a hablar de Jesús, a pedir para que pronto le conozcan en todo el mundo. TU ESTÁS CON NOSOTROS. ¡GRACIAS!

Sr. Cardenal: Para ponernos en ese sendero evangélico de apertura al hombre de hoy, es indispensable aceptar que necesitamos de la conversión pastoral. El camino es confrontar nuestro proceder con las actitudes de Jesús para reconocer aquellas posturas que manifiestan más nuestro pensamiento y estilo de vida que las del discípulo que sigue el ejemplo de su Maestro.

Escuchando a Jesús, se aclaran los criterios de la conversión a la que debemos avocarnos. Porque aunque hablamos de 'conversión pastoral', en realidad estamos hablando de nuestra propia conversión, pues el actuar pastoral es sólo reflejo de lo que llevamos dentro, de nuestras convicciones, dones y, también, de nuestras carencias y fragilidades.

LA PALABRA DE DIOS

Del Evangelio según San Juan (17, 1-13)

(Tomar el texto directamente de la Biblia ~ Sentados—Silencio - Meditación personal)

REFLEXIÓN
(Orientaciones 2012, 45-50)

L 3: De los cuatro temas generales con los que se estructuró la consulta y la reflexión del Sínodo, los agentes, los medios, las estructuras y los destinatarios-interlocutores, éste último es indudablemente el central, ya que se refiere directamente al objetivo principal del Sínodo mismo: la evangelización de las culturas en la Ciudad de México.

L 4: En las asambleas sinodales se tuvo clara conciencia de que todos los habitantes de la Ciudad son destinatarios del Evangelio y, dentro de este gran marco, todos los bautizados siguen ocupando un lugar importante; además, en el contexto del Sínodo se eligieron los cuatro sectores de destinatarios prioritarios que bien conocemos.

L 3: En la reciente asamblea diocesana hubo algunas observaciones en el sentido de que los sacerdotes también debemos ser considerados como un sector prioritario de atención pastoral. Efectivamente tenemos una visión amplia de la misión evangelizadora de nuestra Iglesia local y, desde luego, no debemos olvidar a nadie, a ningún sector, a ningún grupo, por más que a los ojos de alguien pudiera parecer insignificante.

L 4: Sin embargo, necesitamos retomar el criterio de las prioridades, no sólo para que atendamos con preferencia a los grupos humanos señalados con ese criterio, sino, porque, si lo hacemos como estrategia que nos viene de la experiencia pastoral, como lo hizo el Sínodo (cfr. DG 66), esas prioridades nos deben servir como puntos de apoyo o focos de irradiación desde donde afrontemos otros muchos campos de evangelización.

L 3: Desde la preparación a la anterior asamblea y durante la asamblea misma, hemos tenido que reconocer que no se ha trabajado con el compromiso y los resultados esperados en los cuatro aspectos de la prioridad sinodal y por ello debemos retomarlos, ahora a la luz y con el impulso de la evaluación que estamos iniciando.

L 4: Para avanzar en nuestro camino quiero remarcar dos vertientes que surgen claramente de lo reflexionado en la asamblea recién celebrada: la primera se refiere a la pastoral en los ambientes, "como una exigencia de la pastoral urbana, encarnada en la pluralidad de culturas, para que el Evangelio sea sal y levadura en el mundo.

L 3: La segunda vertiente es la atención pastoral a las generaciones jóvenes. En las anteriores orientaciones pastorales ya había anunciado la misión juvenil para el próximo año, ahora ratifico ese propósito porque me doy cuenta de que las voces siguen resonando en esa dirección.

L 4: Es una oportunidad no sólo para retomar con más fuerza una de las prioridades del Sínodo, sino para que, repito, desde ese enfoque se puedan abordar las necesidades pastorales que surgen en las culturas de hoy.

Silencio—Meditación Personal

ORACIÓN FINAL

Sr. Cardenal: Señor, Dios creador y Padre providente, sabemos que eres bueno —Cristo nos lo dijo y nosotros lo hemos experimentado—; sabemos también que escuchas a tus hijos. En tus manos y en tu corazón ponemos todo el trabajo pastoral que se realiza en esta Iglesia arquidiocesana. Te pedimos que tu Hijo lo redima, que le dé sentido y, que tu Espíritu lo santifique y lo haga fecundo para bien de todas las comunidades. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Bendición.

Canto Final


ÍNDICE | AGENTES | DESTINATARIOSMEDIOS | ESTRUCTURAS