FORO DE
ESTRUCTURAS


ORACIÓN INICIAL


Canto Inicial

Mi alma espera en el Señor (del Salmo129)

1. Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos a la voz de mi súplica.

Mi alma espera en el Señor,
mi alma espera en su Palabra;
mi alma aguarda al Señor,
porque en Él está la Salvación.

2. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de Ti procede el perdón,
y así infundes respeto.

3. Mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora.

4. Porque del Señor viene la misericordia
y la redención copiosa;
y él redimirá a Israel
de todos sus delitos.

Invocación inicial

V. Dios mío, ven en mi auxilio.

R. Señor, date prisa en socorrerme.
    Gloria al Padre. Como era. Amén.

Monición introductoria

Conforme a la petición del Señor Cardenal de revisar a fondo nuestro caminar postsinodal, estamos aquí reunidos para analizar nuestra praxis pastoral, y conocer la opinión de la población sobre la acción evangelizadora de la Iglesia.

Hoy queremos cristalizar en este foro la evaluación de las estructuras que sostienen la acción pastoral de nuestra diócesis.

Según el Documento de Aparecida, el criterio fundamental para evaluar una estructura pastoral es si favorece la transmisión de la fe. Algunas estructuras deben ser abandonadas, y otras deben entrar decididamente a experimentar un proceso de renovación misionera.

Con este criterio en mente, se ha querido enfocar la evaluación de este foro sobre algunas estructuras fundamentales de nuestra iglesia Diocesana: la Parroquia, el Decanato y la Vicaría territorial.

Dispongamos nuestro corazón a esta renovación interior. Pidamos al Señor su luz para enriquecer nuestro caminar pastoral diocesano. Nos sentamos para escuchar la palabra de Dios.

Lectura breve (Cor 12, 27-31ª)

Pues bien, ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él. En la Iglesia, Dios ha puesto en primer lugar a los apóstoles; en segundo lugar, a los profetas; en tercer lugar, a los maestros; luego, a los que hacen milagros, a los que tienen el don de curar a los enfermos, a los que ayudan, a los que administran, a los que tienen el don de lenguas y el de interpretarlas. ¿Acaso son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos milagros? ¿Tienen todos el don de curar? ¿Tienen todos el don de lenguas y todos las interpretan? En todo caso, aspiren a los dones más excelentes.

Después de un momento de silencio, continúa el cántico.

Cántico responsorial

¡Un solo Señor, una sola fe,
un solo bautismo,
un solo Dios y Padre!

1. Llamados a guardar
la unidad del Espíritu,
por el vínculo de la paz,
¡Cantamos y proclamamos!

2. Llamados a formar
un solo cuerpo
en un mismo Espíritu,
¡Cantamos y proclamamos!:

3. Llamados a compartir
una misma esperanza
en Cristo,
¡Cantamos y proclamamos!

Reflexión en silencio

A continuación, se guarda un momento de silencio sagrado, intercalado con algunos textos para meditar.

1. Según el magisterio postsinodal, la Parroquia debe ser:

  • espacio donde se concreta el proyecto evangelizador
  • comunidad de comunidades
  • forjadora de apóstoles
  • plataforma pastoral para salir al encuentro de los alejados

2. Según el magisterio postsinodal, el Decanato debe ser:

  • unidad básica de coordinación y de ejecución de los programas arquidiocesanos
  • debe animar, fomentar y coordinar la actividad pastoral en las parroquias
  • debe aportar mayor e! cacia a la acción pastoral
  • promotora de la pastoral de conjunto

3. Según el magisterio postsinodal, la Vicaría debe ser

  • presencia episcopal más cercana al pueblo
  • comunidad particular que exige una acción pastoral más especializada

Oración del Señor

Fieles a la recomendación del Salvador, y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

Padre Nuestro …

Conclusión

V. Dios eterno y todopoderoso a quien con! adamente podemos llamar ya Padre nuestro, haz crecer en nuestros corazones el espíritu de hijos adoptivos tuyos, para que podamos gozar, después de esta vida, de la herencia que nos has prometido. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

V. El Señor esté con ustedes.

R. Y con tu espíritu.

V. La bendición de Dios todopoderoso, Padre,+ Hijo + y Espíritu + Santo descienda sobre ustedes.

R. Amén.

Canto final

El Señor es mi luz (del Salmo 26)

El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es la defensa de mi vida.
Si el Señor es mi luz, ¿a quién temeré?
¿Quién me hará temblar?

1. Una cosa pido al Señor:
habitar por siempre en su casa,
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo santo.

2. No me escondas tu rostro, Señor,
buscaré todo el día tu rostro.
Si mi padre y mi madre me abandonan,
el Señor me recogerá.

3. Oh Señor, enséñame el camino,
guíame por la senda verdadera.
Gozaré de la dulzura del Señor
en la tierra de la vida.


ORACIONES PARA EL FORO DE ESTRUCTURAS


ÍNDICE | AGENTES | DESTINATARIOSMEDIOS | ESTRUCTURAS | APORTACIONES ENCUESTA EN LÍNEA

FOTOGRAFÍAS