ASAMBLEAS

 

IV ASAMBLEA DIOCESANA

"CONVERTIRNOS PARA LA MISIÓN"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ASAMBLEA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUEVES

 

Celebración de apertura

Introducción

* Recordar qué es la Asamblea y,

* El objetivo de la IV Asamblea Diocesana

Conexión con el proceso evangelizador de la Iglesia Universal y Local

Síntesis de la evaluación de las Asambleas Vicariales para el nivel diocesano

Complementación: signos de la realidad urbana en la Ciudad de México

Trabajo en Grupos

Oración final por grupos

 

VIERNES

 

Conclusiones del día anterior

Celebración de la Palabra

Trabajo en Grupos

Conclusión de la Celebración

Presentación del Objetivo de la Misión y entrega del Proyecto del Plan

Canto final

 

SÁBADO

 

Oración inicial

Significado del Objetivo

Presentación del Proyecto del Plan General y de las Etapas de la Misión

Presentación del Plan 1999

Trabajo en Grupos

Presentación de la calendarización prevista de noviembre '98 en adelante

Evaluación

Eucaristía

SÁBADO 24

 

ORACIÓN DE LA MAÑANA

 

San Antonio María Claret

 

Oremos con María

 

INVOCACIÓN INICIAL

 

Ministro: Dios mío, ven en mi auxilio.

 

Todos: Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

Canto

 

Santa María de la esperanza,

manten el ritmo de nuestra espera,

manten el ritmo de nuestra espera.

 

1. Nos diste al esperado de los tiempos,

mil veces prometido en los profetas.

Y nosotros de nuevo deseamos,

que vuelva a repetirnos sus promesas.

 

2. Brillaste como aurora del gran día,

plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.

Y nosotros esperamos con su vuelta,

queremos la llegada de su Reino.

 

3. Esperaste cuando todos vacilaban,

el triunfo de Jesús sobre la muerte.

Y nosotros esperamos que su vida

anime nuestro mundo para siempre.

 

4. Viviste con la cruz de la esperanza,

tensando en el amor la larga espera;

y nosotros buscamos con los hombres

el nuevo amanecer de nuestra tierra.

 

LECTURA BREVE Hechos 2, 1. 14

 

Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

 

Se dejan unos momentos de silencio

 

A MANERA DE RESPONSORIO

ORACIÓN POR MÉXICO

 

Todos recitan:

 

Madre nuestra de Guadalupe:

Señora y Niña nuestra,

Madre del verdadero Dios por quien se vive,

la perfecta Virgen, la amable.

Madre de nuestro Salvador Jesucristo.

 

Coro 1:

Intercede ante el Señor,

para que desaparezcan de México

la corrupción y la violencia

y en su lugar renazcan el amor y la justicia.

 

Coro 2:

Que las virtudes de Juan Diego

modelen el carácter nacional.

 

Coro 1

Que en lugar del rencor y de la envidia,

florezcan el perdón y la generosidad,

que en vez del egoísmo y la pereza

surjan la fraternidad y la laboriosidad;

que la beligerancia se transforme en paz;

que la ambición se convierta en magnanimidad

y la indiferencia en solidaridad.

 

Todos recitan:

 

Te rogamos, madre nuestra,

que conserves la integridad de esta patria tuya,

hogar de todos los mexicanos,

en donde te proclamamos para siempre,

nuestra madre y protectora.

Amén.

 

Norberto Cardenal Rivera Carrera

Arzobispo Primado de México

Rosanio viviente de 1996

 

ORACIÓN

 

Concédenos, Señor, la valiosa intercesión de la Virgen María, cuya gloriosa memoria hoy celebramos, y danos parte en los dones de tu amor por la intercesión de aquella a la que hiciste llena de gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

 

Todos: Amén.

 

 

 

OBJETIVO GENERAL DE LA MISIÓN

 

En cumplimiento de la Misión que el Señor Jesús ha encomendado a esta Iglesia Particular en la ciudad de México, y con motivo del Jubileo de la Encarnación,

 

 

Realizar una evangelización intensiva

con un renovado espíritu y organización misioneros,

teniendo en cuenta

las prioridades del II Sínodo Diocesano

y la continuidad de sus programas pastorales,

 

=> Para que ses difundida y vivida la fe en los campos en que ahora está ausente,

 

=> para que se revitalice la vocación apostólica de los Agentes

 

=> y el espíritu de servicio de las instancias pastorales,

 

de tal manera, que fortalecido el proceso pastoral,

de dimensión misionera, mayor organicidad,

y sentido catecumenal

—de anuncio, formación el la fe y compromiso—,

éste se convierta en la forma habitual de

nuestra práctica pastoral.

 

 

 

PROYECTO PARA LA MISIÓN 2000

 

1. OBJETIVO GENERAL DE LA MISIÓN

 

En cumplimiento de la Misión que el Señor Jesús ha encomendado a esta Iglesia Particular en la ciudad de México, y con motivo del Jubileo de la Encarnación,

 

 

Realizar una evangelización intensiva

con un renovado espíritu y organización misioneros,

teniendo en cuenta

las prioridades del II Sínodo Diocesano

y la continuidad de sus programas pastorales,

 

=> Para que ses difundida y vivida la fe en los campos en que ahora está ausente,

 

=> para que se revitalice la vocación apostólica de los Agentes

 

=> y el espíritu de servicio de las instancias pastorales,

 

de tal manera, que fortalecido el proceso pastoral,

de dimensión misionera, mayor organicidad,

y sentido catecumenal

—de anuncio, formación el la fe y compromiso—,

éste se convierta en la forma habitual de

nuestra práctica pastoral.

 

2. IDEAS FUERZA PARA LA MISIÓN

 

A. La Misión, un don de Dios

 

1. El amor de Dios es la fuente de la salvación. "Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (ITim 2, 4).

 

El camino de salvación consiste en creer y acoger el amor del Padre, que se da y se manifiesta en Jesús, mediante el Espíritu.

El Plan de Dios es "hacer que todo tenga a Cristo por cabeza" (Ef 1,10).

 

2. "El impulso misionero es siempre signo de vitalidad; su disminución es signo de crisis de fe" (RM 2).

 

Cuando el Espíritu encuentra los corazones dispuestos, suscita inquietud y decisión para renovar la vocación apostólica recibida en el Bautismo. De esta manera, el Amor del Padre, que nunca se cansa, nos pone en el camino de conversión.

 

3. La pregunta amorosa del Padre es para cada uno y para todo el 'cuerpo eclesial': ¿con cuánto amor estamos respondiendo al llamado de su Hijo Jesús?

 

El primer paso de la misión no consiste en salir a la búsqueda de la oveja perdida, sino en dejarse reencontrar por el Amor del Padre: vivir la conversión permanente.

 

4. Nuestra vocación cristiana consiste fundamentalmente en seguir a Jesús y en estar dispuestos a ser enviados. Así, la reflexión de nuestro Sínodo Diocesano resulta providencial, porque nos da la oportunidad de profundizar el sentido y la alegría de nuestra vida de fe.

 

"La fe se fortalece dándola":

¿Qué experiencia tengo de este hecho

en mí o en otros?

 

B. Jesús, Salvador de todos

 

5. Jesús es el Salvador, esperanza para toda la humanidad.

 

"Él vino a revelar el rostro de Dios y alcanzar,

por la cruz y resurrección,

la salvación para todos los hombres" (RM 11)

El ejemplo de Jesús marca el camino a seguir al misionero: "tomó condición de siervo, se anonadó hasta la muerte y una muerte de cruz" (cf. Flp 2, 7-8).

 

6. La pastoral misionera es encarnación, cercanía verdadera con quien espera el mensaje de esperanza. Esto requiere despojarse de todo lo que nos impida entrar en comunión con el Señor, presente en aquellos que están marginados.

 

7. La pastoral misionera es diálogo y apertura. El Espíritu está trabajando siempre y sin fronteras. Necesitamos estar a la escucha, atentos de las semillas del Reino que va sembrando en los hombres y mujeres de buena voluntad que luchan por los valores del Evangelio, aun sin conocerlo explícitamente.

 

Nadie está tan alejado que no pueda ser alcanzado por la misericordia de Dios.

 

8. El II Sínodo de nuestra Arquidiócesis ha marcado prioridades, porque su reflexión visualizó a los pobres, los alejados, los jóvenes y la familia como los sectores más necesitados de la presencia de Jesús.

 

El Plan de Salvación del Padre no excluye a nadie,

¿mis criterios coinciden con los de Dios?

En mi Comunidad, ¿existe actitud de acogida para todos?

 

C. La Misión, ¿quién la realiza?

 

9. Por ser parte del ser de la Iglesia, "ningún creyente, ninguna institución Eclesial puede eludir anunciar a Cristo a todos los pueblos" (RM 3).

 

Hemos de testimoniar la fe y la vida cristiana

como servicio a los hermanos y respuesta debida a Dios.

 

10. Para ser apóstol, el primer paso es la conversión. Este cambio profundo llena de humildad el corazón, permitiendo la conciencia de ser instrumento, pues Dios es el que actúa la salvación.

 

11. El criterio para la misión es la fe. Por eso el Señor se fija y llama al sencillo. La eficacia del Evangelio no depende de grandes acciones. Lo que trasforma al mundo es lo pequeño, lo oculto hecho con fe y entrega. "El que ama desea darse a sí mismo" (DM 7).

 

12. En la Arquidiócesis son los Laicos a los que se está convocando prioritariamente. En consecuencia de este llamado, nuestro ambiente eclesial debe cambiar en su apertura, aprecio y apoyo hacia todos los Laicos. Su espiritualidad, formación y acción deben tener una identidad propia para que puedan enriquecer de forma especial el ambiente diocesano.

 

13. El reto es vivir la corresponsabilidad para que los dones y carismas se complementen. Este aspecto no es sólo cuestión de organización, es más bien de conversión. Conciencia de que el otro es mejor y que lo necesito. Convicción de que la Iglesia es un cuerpo en el que hasta los miembros más insignificantes son necesarios.

 

El Espíritu transformó radicalmente a los Apóstoles

y los guió por los caminos de la misión,

¿qué tranformación debemos vivir

para ser misioneros en nuestra Ciudad?

 

PLAN GENERAL DE PASTORAL

DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

(Click para ir a él)

 

D. ¿Cómo hacer la Misión hoy en la Ciudad?

 

14. El medio privilegiado de la misión es el Testimonio. Especialmente en nuestra Ciudad, donde un gran porcentaje de personas permanece indiferente y alejado de la fe. El anuncio de la misericordia es el único capaz de abrir puertas.

 

15. La Formación de los Agentes Laicos que necesita un constante acompañamiento. La capacitación específica es también urgente. En nuestro medio, apoyar la formación de Laicos es posibilitar la misión.

 

16. La formación de los laicos y su impulso en la evangelización, para ser más sólido necesita del verdadero sentido de comunidad con los demás miembros de la Iglesia: Vida Consagrada y Ministerio Ordenado.

 

17. El proceso en la catequesis está alimentándose del espíritu de las primeras comunidades cristianas, favoreciendo que el catecúmeno experimente desde su iniciación la relación fe—vida en un ambiente de comunidad. Para renovar este espíritu de primer encuentro con el Señor, hoy la práctica pastoral nos propone con insistencia los métodos de reiniciación cristiana.

 

18. El anuncio, la celebración y las obras deberían tener carácter testimonial.

 

Y puesto que la caridad es la fuente y criterio de la Misión, que todos los programas, acciones y temarios estén impregnados del testimonio.

 

El testimonio es la primera forma de evangelizadón,

¿cómo lograr que no estén desligadas fe y vida?

 

3. CRITERIOS

 

Anunciar la Gran Msión como motivo de gran alegría, pues mediante esta práctica evagelizadora nos unimos a la celebración festiva universal por los 2000 años del nacimiento de Jesús entre nosotros.

 

Anunciar el kerigma en períodos intensivos a lo largo de todo el año 2000.

 

Programar el primer anuncio tanto para participaciones masivas, grupales y visitas domiciliarias, así como para sectores y ambientes.

 

Realizar el anuncio de forma diferenciada a los destinatarios.

 

Encauzar el fruto de la Misión intensiva hacia un proceso catequético permanente, por medio de la Reiniciación Cristiana y las Comunidades Menores.

4. ETAPAS

 

1998-99 — ETAPA PREVIA:

 

=> Noviembre: entrega de propuestas en vista de completar el proyecto de la       Misión.

 

=> Nov-Feb: programación en las Vicarías, Comunidades Religiosas y Organizaciones      Laicales.

 

1999 — ETAPA DE PREPARACIÓN — AÑO DEL PADRE — CARIDAD:

 

=> Preparación de los Agentes:

 

Haciendo énfasis en la conversión.

Reiniciación Cristiana con Laicos comprometidos.

=> Proceso de reflexión con Religiosos, Religiosas y Organizadones Laicales,       buscando una integración en el trabajo de la Misión.

 

=> Fortalecimiento de las estructuras de caridad a nivel Parroquia, Decanato y       Diócesis.

 

=> Organización de la capacitación para el anuncio kerigmático.

 

2000 — ETAPA DE REALIZACIÓN:

 

=> Anuncio del kerigma en sectores y ambientes alejados.

 

=> Reiniciación Cristiana a no practicantes.

 

 

 

 

5. MISIÓN 2000

PROGRAMA DE 1999

 

I. SENTIDO

 

El Proyecto del Plan Pastoral de la Misión se estructura en tres años: 1999, 2000 y 2001, que se consideran respectivamente las etapas de preparación, realización y proyección.

 

Esto quiere decir que lo específicamente intensivo, o sea, ciertas acciones extraordinarias y significativas de este Plan, se programarán para el año 2000, que se espera sean realizadas de tal manera que no sólo tengan un logro importante en los destinatarios, sino que también transformen el modo ordinario de llevar a cabo la pastoral de la Arquidiócesis. En este sentido se habla de una etapa de proyección.

 

En las Asambleas Diocesanas anteriores y en otras muchas ocasiones de reflexión, de forma contundente hemos caído en la cuenta de que el avance de nuestra pastoral está totalmente condicionado a la respuesta y compromiso de los Agentes.

 

A veces se habla particularmente de los Agentes Laicos, como clave de la acción pastoral en la actualidad. Sin negar este hecho, también debemos afirmar que ellos mismos no podrán desempeñarse adecuadamente en su tarea evangelizadora, si no es en comunión y colaboración franca con los miembros de la vida consagrada y, sobre todo, si no cuentan con el ejemplo y el apoyo de los Sacerdotes.

 

Por esto la preparación de la Misión del año 1999, se centra en atender el cambio y el fortalecimiento de los Agentes de Pastoral en su conjunto.

 

Por otra parte, según el triduo de preparación al Jubileo de la Encarnación que el Papa ha querido, 1999 está dedicado a reflexionar en la Persona del Padre, y es el año de la Caridad.

 

Directamente en relación con esto, el Señor Cardenal Norberto Rivera nos dice en el documento "Hacia el Plan ..." número 33: "1999 tiene un propósito evangelizador: vivir la caridad"". ""La Comunidad Cristiana es la gran protagonista de la Caridad" ... "El medio privilegiado de la evangelización en las familias, de los jóvenes, de los que están lejos y de los pobres es precisamente el testimonio caritativo, el cual se anuncia sobre todo con los hechos".

 

En este contexto, el lema que se ha propuesto para este año es: LOS AGENTES DE PASTORAL ANUNCIAN, ACTÚAN Y CELEBRAN LA CARIDAD.

 

Después de estas consideraciones, podemos señalar para este año el siguiente objetivo:

Formar a los Agentes de Pastoral de la Arquidiócesis, de tal manera que:

 

Se renueve en ellos la conversión que, por la vivencia de la caridad, los lleve a una mayor coherencia entre fe y vida.

Los capacite para acciones concretas por las que puedan eficazmente anunciar a Jesucristo.

Y sean estimulados para convocar a nuevos Agentes.

II. CRITERIOS

 

La formación y capacitación se realizarán de manera diferenciada para:

- Sacerdotes.

- Religiosas, Religiosos.

- Organismos Laicales.

- Agentes de Pastoral Territorial.

- Agentes de Pastoral Sectorial.

La Conversión tendrá expresiones y caminos concretos:

- Conversión a la Misión.

- Conversión a la Iglesia Local (comunión).

- Conversión al Laicado.

- Otras.

Convocación de nuevos agentes:

- Que cada bautizado se convierta en un Agente por su participación activa en la     evangelización.

- Nuevos Agentes (multiplicación) para las acciones habituales. Nuevos Agentes para    nuevos ambientes, con estilos nuevos.

 

 

 

Acontecimientos próximos

 

1998

Noviembre

 

Difusión de la IV Asamblea Diocesana.

 

La Comisión Organizadora, en corresponsabilidad con los Delegados de Pastoral y los participantes, difundirán los resultados de la IV Asamblea Diocesana.

 

Noviembre-Febrero

 

Planeación de la Misión en las Vicarías.

 

Retomar el Plan de la Misión a nivel de Vicaría para concretarlo en planes propios.

 

3-4 noviembre

 

Reunión de Programación de los Secretariados y Comisiones.

 

El Sr. Arzobispo y el Consejo Episcopal se reunirán con los responsables de Secretariados y Comisiones para programar las acciones específicas que estas instancias realizarán en el año '99, en la perspectiva del Plan de la Misión.

 

29 noviembre (Adviento)

 

Preparación de la Visita del Papa.

 

* Catequesis sobre el Ministerio Papal.

* Entrega de Material y convocación al Proceso de Reiniciación Cristiana    como una forma y etapa de preparación para los Agentes de la    Misión.

 

1999

9 de Enero

 

Peregrinación de la Arquidiócesis a la Villa.

 

Entrega y encomienda de los programas que concretizan la Misión.

 

1-17 de Enero

 

Semana Nacional de preparación a la visita del Papa.

 

22-26 de enero

 

Visita del papa.

 

 

 

TRABAJO EN GRUPOS

Sábado

 

PARA EL TRABAJO POR VICARÍAS Y SECTORES

 

 

Preparación

Realización

Proyección

Agentes: actitudes y habilidades

1

4

7

Acciones pastorales urgentes

2

5

8

Estructuras que hay que aprovechar o crear

en Decanatos, Vicarías, Diócesis, Organizaciones, Movimientos, Comisiones, etc.

3

6

9

 

 

 

Acontecimientos próximos

 

1998

Noviembre

 

Difusión de la IV Asamblea Diocesana.

 

La Comisión Organizadora, en corresponsabilidad con los Delegados de Pastoral y los participantes, difundirán los resultados de la IV Asamblea Diocesana.

 

Noviembre-Febrero

 

Planeación de la Misión en las Vicarías.

 

Retomar el Plan de la Misión a nivel de Vicaría para concretarlo en planes propios.

 

3-4 noviembre

 

Reunión de Programación de los Secretariados y Comisiones.

 

El Sr. Arzobispo y el Consejo Episcopal se reunirán con los responsables de Secretariados y Comisiones para programar las acciones específicas que estas instancias realizarán en el año '99, en la perspectiva del Plan de la Misión.

 

29 noviembre (Adviento)

 

Preparación de la Visita del Papa.

 

* Catequesis sobre el Ministerio Papal.

* Entrega de Material y convocación al Proceso de Reiniciación Cristiana    como una forma y etapa de preparación para los Agentes de la    Misión.

 

1999

9 de Enero

 

Peregrinación de la Arquidiócesis a la Villa.

 

Entrega y encomienda de los programas que concretizan la Misión.

 

1-17 de Enero

 

Semana Nacional de preparación a la visita del Papa.

 

22-26 de enero

 

Visita del papa.

 

 

EVALUACIÓN

 

SÍNTESIS DE LAS HOJAS DE EVALUACIÓN

 

De un total de 293 hojas de evaluación, 143 fueron contestadas por laicos, 61 por presbíteros, 15 por religiosos y 38 por religiosas. 36 hojas no especificaban a cuál de las categorías anteriores pertenecían. Estas últimas fueron incluidas en la síntesis de Laicos.

 

Laicos: 61.092%

Presbíteros: 20.819%

Religiosos: 5.119 %

Religiosas: 12.969%

 

Los porcentajes que se presentan a continuación se obtuvieron de acuerdo al número total de personas, por grupo, que dieron su opinión sobre cada uno de los diferentes argumentos.

 

PRESBÍTEROS

 

 

 

 

 

 

SUGERENCIAS

 

  • Que se concreticen las preguntas.
  • Mayor tiempo para el intercambio en grupo.
  • Que se publique todo lo que se dijo e hizo para que se dé a conocer a todo el pueblo de Dios.
  • Que la preparación se haga con más tiempo.
  • Revisar días y horas de la próxima asamblea.
  • Que nos lleguen pronto las resoluciones o planes que decidan.
  • Se debe portar el gafete durante la asamblea.
  • Más estrictos con las personas designadas por las Vicarías.
  • Dar seguimiento con información y acción entre una y otra etapa de la preparación para la misión.
  • Que el material se mande con anticipación.

 

¿LLEGASTE A UNA DECISIÓN CONCRETA PARA TU TRABAJO? ¿CUÁL?

 

  • Promover la integración de toda la pastoral.
  • Seguir mi trabajo con los laicos, motivando.
  • Seguir impulsando en mi parroquia, falta trabajo con los alejados.
  • Motivar y mentalizar a los Sacerdotes en la gran misión.
  • Fortalecer la convicción de la necesidad de trabajo vocacional.
  • Concientizar a otros para lograr mayor y mejores resultados en el trabajo de la Arquidiócesis que se prepara a la Misión 2000.
  • Continuar.
  • Motivar.
  • Clarificar.
  • Promover.

 

 

RELIGIOSOS

 

 

 

 

SUGERENCIAS

 

  • Tiempo para compartir.
  • Dividir la Arquidiócesis.

 

¿LLEGASTE A UNA DECISIÓN CONCRETA PARA TU TRABAJO? ¿CUÁL?

 

  • Ser más realistas.
  • Seguir trabajando.
  • Estar atento al plan pastoral.
  • Participación activa en la misión 2000.
  • Integrar nuestra tarea en la Arquidiócesis cada día.
  • Estar más atentos a la voz de Dios en mis hermanos, amar a Cristo y a la Iglesia.
  • Reactivar mi fe.

 

 

RELIGIOSAS

 

 

 

 

SUGERENCIAS

 

  • Mejor información.
  • Que llegue el material a tiempo.
  • Que haya más comunicación.
  • Que se tome más en cuenta a las religiosas.
  • Que nos envíen las conclusiones del trabajo.
  • Trabajar primero por Vicarías con sacerdotes y religiosas.

 

¿LLEGASTE A UNA DECISIÓN CONCRETA PARA TU TRABAJO? ¿CUÁL?

 

  • Trabajar en mi comunidad.
  • Poner orden, entusiasmo y voluntad para participar en la misión 2000.
  • Estar dispuesta a colaborar en este plan pastoral dentro de la Arquidiócesis.
  • Motivar a participar en anunciar a Jesucristo Nuestro Señor.
  • Ser portadora de la experiencia vivida.
  • La difusión de la gran misión.
  • La conversión personal.
  • Promover agentes evangelizadores.
  • Conversión y disponibilidad.
  • Acoger y motivar a los laicos.

 

 

 

LAICOS

 

 

 

 

SUGERENCIAS

 

  • Seguir en comunión para ver el caminar de este proyecto.
  • Que haya más participación de laicos.
  • Que se elabore el trabajo con más tiempo y llegue con mayor anticipación.
  • Que se lleven estos programas a más hermanos.
  • Que sea más dinámica.
  • Envío previo de materiales (con más tiempo) y más abundante.
  • Material más rico.
  • Mayor información.
  • Que las asambleas tengan continuidad.
  • Que haya continuidad a lo acordado y que sea aplicable a la realidad.
  • Más días la próxima asamblea.
  • Que se motive para continuar con este tipo de eventos.
  • Que no se eche en saco roto lo aprendido en la asamblea.
  • Vivir intensamente el amor, salvación y señorío de Jesús.
  • Una planeación más adecuada, menos controlada.
  • Que sólo asista un laico por decanato.
  • Dar opiniones breves y concretas.
  • Asamblea entre semana, no sábados.
  • Más días la próxima asamblea.
  • Mayor participación de los laicos.
  • Lenguaje más sencillo.
  • Que la comisión proponga directrices más apegadas a las realidades parroquiales.
  • Extender un poco más el tiempo de trabajo.
  • Grupos más reducidos.
  • Invitación a más jóvenes.
  • Difusión de lo que nuestra Arquidiócesis hace en medios de comunicación.
  • Fafta lo principal: el anuncio del kerigma, base de mi cristianismo.
  • Que los coordinadores de los grupos se preparen antes.
  • Que haya una actitud más abierta de sacerdotes y obispos.
  • Que lleguen pronto las conclusionesl, así como los planes.
  • Después de comer, hacer algo diferente.
  • Tener mayor control de las personas que asisten, ya que algunas no están registradas.
  • Falta algo específico relativo a la pastoral familiar que es la prioridad número 1 del Sínodo.
  • Que se otorguen becas en escuelas, institutos y universidades para mejor formación.
  • Que se cumpla con las inquietudes y conclusiones a las que llegaron.
  • Que se avise con tiempo para prepararse.
  • Que se invite a personas laicas con cierta madurez religiosa y en buena relación con los párrocos.

 

¿LLEGASTE A UNA DECISIÓN CONCRETA PARA TU TRABAJO? ¿CUÁL?

 

  • Que se busque mayor comunicación.
  • Vivir esa comunicación continua y de unidad con Cristo y mi comunidad.
  • Como laico crece más mi compromiso con Cristo, promover además su evangelización.
  • Mantener comunicación constante.
  • Es necesario ser más humildes y más realistas.
  • Mayor atención a los sacerdotes para que puedan ser pilotos que irradien su personalidad, ya que no se les estimula, reconoce ni ayuda lo suficiente.
  • Continuar entusiasmando y convocando más laicos.
  • Darme completamente a Jesús para su trabajo o plan de salvación de mis hermanos
  • alejados, dormidos en su fe.
  • Que con entusiasmo y decisión se pueda lograr todo y no olvidarnos que Jesús y María deben ser siempre nuestro camino.
  • La asamblea fue un punto de motivación para seguir trabajando en esta nueva
  • evangelización.
  • Seguir colaborando en mi tarea como miembro de la Iglesia.
  • Mejorar día con día mi conversión para realizar una mejor y mayor difusión del plan de amor de Dios.
  • Ser más entregado al trabajo y evangelización.
  • Crecer más en mi fe.
  • Tener mayor preparación.
  • Seguir en esta tarea y lucha diaria de llegar y vivir esa conversión y el kerigma a los que tengo a mi alrededor.
  • Trabajar más para la gran misión.
  • Trabajar y hacer trabajar a mis hermanos en el apostolado para que la Misión 2000 sea realmente un medio permanente de conversión del mundo.
  • Seguir a Dios y dar ejemplo a los demás con el testimonio.
  • Estar al día de la realidad.
  • Confianza en Dios porque es su obra y Él la terminará.
  • Que la teoría me lleve a la práctica.
  • Seguir trabajando con entusiasmo y espíritu renovado en mi apostolado.
  • Seguir en la misión que Dios me dio.
  • Mejorar mi testimonio familiar y participar en la vida parroquial.
  • Falta unión de jóvenes.
  • Dar un auténtico testimonio de fe y ante todo de caridad.
  • Ser más sensible a la voz de Dios en las aportaciones de los demás.
  • Seguir asistiendo frecuentemente a las pláticas de la Iglesia.
  • El impulsar más cada día para trabajar en perfecta comunión con mis hermanos.
  • Tenemos que trabajar con más valentía y audacia en la formación del Reino.

 

 

 

EUCARISTÍA

 

Por la Santa Iglesia

MR 725

 

RITOS INICIALES

 

ENTRADA

 

De pié

 

Canto

 

1. Mientras recorres la vida

tú nunca solo estás;

contigo por el camino,

santa María va.

 

Ven con nosotros al caminar,

santa María, ven (2)

 

2. Aunque te digan algunos

que nada puede cambiar,

lucha por un mundo nuevo,

lucha por la verdad.

 

3. Si por el mundo los hombres

sin conocerse van,

no niegues nunca tu mano

al que contigo está.

 

4. Aunque parezcan tus pasos

inútil caminar,

tú vas haciendo camino

otros lo seguirán.

 

Saludo

 

Ministro: El Señor, que os llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa, esté con todos vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

RITO DE LA BENDICIÓN

Y ASPERSIÓN DEL AGUA

 

Comentarista: Al iniciar nuestra celebración invoquemos a Dios, nuestro Padre, que nos eligió adoptándonos como sus hijos y nos llama a la vocación profética de instaurar el Reino de su Hijo amado. Pidámosle que bendiga esta agua para que reavive en nosotros la gracia del Bautismo, por el cual fuimos adoptados, constituidos en templos del Espíritu y, nos incorporó a su familia, para anunciar a las gentes las maravillas Del que nos llamó de las tinieblas a su admirable luz.

 

Ministro: Oremos.

 

Después de una breve oración en silencio, el sacerdote prosigue, diciendo:

 

Oh Dios, Creador de todas las cosas, que por el agua y el Espíritu diste forma y figura al hombre y al Universo.

 

Todos: Bendice y purifica a tu Iglesia.

 

Oh Cristo, que de tu costado abierto en la cruz, hiciste manar los sacramentos de salvación.

 

Todos: Bendice y purifica a tu Iglesia.

 

Oh Espíritu Santo, que del seno bautismal de la Iglesia nos haces renacer como nuevas creaturas.

 

Todos: Bendice y purifica a tu Iglesia.

 

Ministro: Dios todopoderoso, que por medio de los sacramentos de la fe renuevas las maravillas de la creación y de la redención, ben + dice esta agua y concede que todos los renacidos por el Bautismo sean mensajeros y testimonios de la Pascua, que se renueva incesantemente en tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

Sigue la bendición y la aspersión, mientras se canta. Al terminar, el sacerdote vuelve a la sede y hace la oración con la que concluye este acto:

 

Ministro: Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía,

nos haga dignos de participar del banquete de su Reino.

 

Todos: Amén.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios nuestro, que con admirable providencia dispusiste que el Reino de Cristo se extendiera por todo el mundo y que todos los hombres participaran de la redención, haz que tu Iglesia, sacramento universal de salvación, manifieste y realice entre los hombres el misterio de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Comentarista: Sentados.

 

Monición

 

Lectura Profética del Antiguo Testamento

Dios habla a su pueblo a través de la Ley y los profetas.

 

Lectura del libro del Eclesiástico 35, 15-17. 20-22

 

El Señor es un juez que no se deja impresionar por apariencias. No menosprecia a nadie por ser pobre y escucha las súplicas del oprimido. No desoye los gritos angustiosos del huérfano ni las quejas insistentes de la viuda. Quien sirve a Dios con todo su corazón es oído y su plegaria llega hasta el cielo. La oración del humilde atraviesa las nubes, y mientras él no obtiene lo que pide, permanece sin descanso y no desiste, hasta que el Altísimo lo atiende y el justo juez le hace justicia. Palabra de Dios.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

Salmo 33

Respondemos a Dios meditando su revelación.

 

R. El Señor no está lejos de sus fíeles.

 

1. Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo. Yo me siento orgulloso del Señor, que se alegre su pueblo al escucharlo.

 

2. En contra del malvado está el Señor, para borrar de la tierra su recuerdo. Escucha, en cambio, al hombre justo y lo libra de todas sus congojas.

 

1. El Señor no está lejos de sus fieles y levanta a las almas abatidas. Salva el Señor la vida de sus siervos. No morirán quienes en Él esperan.

 

Lectura Apostólica del Nuevo Testamento

 

Monición a la lectura

 

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 4, 6-8.16-18

 

Querido hermano: para mí ha llegado la hora del sacrificio y se acerca el momento de mi partida. He luchado bien en el combate, he corrido hasta la meta, he perseverado en la fe. Ahora sólo espero la corona merecida, con la que el Señor, justo juez, me premiará en aquel día. Y no solamente a mí, sino a todos aquellos que esperan con amor su glorioso advenimiento. La primera vez que me defendí ante el tribunal, nadie me ayudó. Todos me abandonaron. Que no se les tome en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerza para que, por mi medio, se proclamara claramente el mensaje de salvación y lo oyeran todos los paganos. Y fui librado de las fauces del león. El Señor me seguirá librando de todos los peligros y me llevará a salvo a su Reino celestial. A Él la gloria por los siglos de los siglos. Amén. Palabra de Dios.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

Aclamación

 

Monición al Evangelio.

 

De pie

 

Aleluya, aleluya,

aleluya, aleluya (2)

 

Busca primero el Reino de Dios

y su justicia divina,

y por añadidura lo demás se te dará.

Aleluya, aleluya.

 

Aleluya, aleluya,

aleluya, aleluya (2)

 

EVANGELIO

 

Ministro: El Señor esté con vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

 

En aquel tiempo, con la fuerza del Espíritu, Jesús volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región. Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se !e dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año del gracia del Señor. Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír". Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios. Palabra del Señor.

 

Todos: Gloria y honor a ti, Señor Jesús.

 

Homilía

 

El Sacerdote, tomando el lugar de Cristo, aplica y explica el mensaje de la Palabra al Pueblo de Dios.

 

PRECES

 

Ministro: Invoquemos a Dios Padre, que ungió a su Hijo con el Espíritu Santo para que evangelizara a los pobres, vendara los corazones desgarrados y consolara a los afligidos. Digamos confiados:

 

Comentarista: Renuévanos, Señor, con el poder de tu Espíritu.

 

1. Dios de los padres, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, concede, a la Iglesia de tu Hijo, ser fiel a todo lo que Él nos ha enseñado y difundirlo entre toda la humanidad.

 

2. Tú que enviaste a Jesucristo para evangelizar a los pobres, proclamar a los cautivos la libertad y anunciar el tiempo de gracia, dilata tu Iglesia, de modo que toda cultura, lengua y nación se incorporen a ella.

 

3. Tú que llamas a todos los hombres a salir de la tiniebla para entrar en tu luz maravillosa, concédenos iluminar nuestra historia, la de nuestro mundo, nuestra nación y Ciudad de México, con la luz de tu verdad.

 

4. Tú que has otorgado a tu Hijo el nombre que está sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra, haz que todos nos sometamos a la ley de su Evangelio y se doblen ante Él las rodillas de los que ostentan la sabiduría y el poder.

 

5. Danos un corazón recto y sincero para escuchar tu Palabra y haz que produzca en nosotros y en el mundo, obras que eleven la dignidad de todos los seres humanos.

 

ORACIÓN DE BENDICIÓN

 

Te bendecimos y te alabamos, oh Dios, porque, según el designio inefable de tu misericordia, enviaste a tu Hijo al mundo, para librar a los hombres, con la efusión de su sangre, de la cautividad del pecado, y llenarlos con los dones del Espíritu Santo. Él, después de haber vencido a la muerte, antes de subir a ti, Padre, envió a los apóstoles como dispensadores de su amor y su poder, para que anunciaran al mundo entero el Evangelio de la vida y purificaran a los creyentes con el baño del bautismo salvador. Te pedimos, ahora, Señor, que dirijas tu mirada sobre estos servidores tuyos, que quieren colaborar con el ministerio que has confiado a tus apóstoles y sus sucesores, como mensajeros de salvación y de paz. Con el poder de tu brazo, guía, Señor, sus pasos, fortalécelos con el poder de tu gracia, para que el cansancio no los venza. Que sus palabras sean un eco de las palabras de Cristo para que sus oyentes presten oído al Evangelio. Dígnate, Padre, infundir en sus corazones el poder de tu Espíritu Santo para que, hechos todos para todos, atraigan muchos hacia ti, que te alaben sin cesar en la santa Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

 

Presentación de los dones

 

Durante el diálogo del ofertorio permanecemos sentados (IGMR 21 y 53)

 

Ministro: Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

 

Todos: El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

De pie

 

Acepta, Padre misericordioso, las ofrendas de esta comunidad cristiana y por el poder de este sacrificio que estamos ofreciendo, haz que la multitud de los creyentes, viva cada vez más de acuerdo con su dignidad de estirpe elegida, sacerdocio real, de nación consagrada y de pueblo redimido por ti. Por Jesucristo, Nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA

 

PREFACIO

Reconocimiento de la obra maravillosa de Dios en favor de la humanidad. Prefacio dominical VIII, MR 326.

 

Sacerdote: El Señor esté con vosotros.

 

Todos: Y con tu espíritu.

 

Sacerdote: Levantemos el corazón.

 

Todos: Lo tenemos levantado hacia el Señor.

 

Sacerdote: Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

 

Todos: Es justo y necesario.

 

Continúa el Sacerdote

 

HIMNO DEL TRISAGIO

 

Santo, Santo, Santo es el Señor...

 

ORACIÓN EUCARÍSTICA

Corresponde al sacerdote

 

RITO DE LA COMUNIÓN

 

Oración del Señor y embolismo.

 

Rito de la paz.

 

Rito de la fracción del pan.

Se canta la invocación del Cordero de Dios.

 

Monición

 

Sentados

 

COMUNIÓN

 

Canto

 

1. Sois la semilla que ha de crecer,

sois la estrella que ha de brillar.

Sois levadura, sois grano de sal,

antorcha que debe alumbrar.

 

Sois la mañana que vuelve a nacer,

sois la espiga que empieza a granar.

Sois aguijón y caricia a la vez,

testigos que voy a enviar.

 

Id amigos por el mundo anunciando el amor;

mensajeros de la vida, de la paz y el perdón.

Sed, amigos, los testigos de mi resurrección:

Id llevando mi presencia, con vosotros estoy.

 

2. Sois una llama que ha de encender,

resplandores de fe y caridad.

Sois los pastores que han de guiar

al mundo por sendas de paz.

 

Sois los amigos que quise escoger,

sois palabra que intento gritar.

Sois reino nuevo que empieza a engendrar

justicia, amor y verdad.

 

Id amigos por el mundo...

 

3. Sois fuego y sabia que vine a traer,

sois la ola que agita la mar.

La levadura pequeña de ayer

que fermenta la masa del pan.

 

Una ciudad no se puede esconder,

ni los montes pueden ocultar,

en vuestras obras que buscan el bien

los hombres al Padre verán.

 

Id amigos por el mundo...

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

De pie

 

Dios nuestro, que con tus sacramentos alimentas y fortaleces a tu Iglesia, concede a quienes hemos participado del Cuerpo y de la Sangre de tu Hijo, vivir su doctrina de amor y ser así fermento de vida e instrumento de salvación en medio de la comunidad humana. Por Jesucristo, Nuestro Señor.

 

Todos: Amén.

 

RITO DE CONCLUSIÓN

 

Antes del saludo y bendición se presenta lo que haya que comunicar a la asamblea.

 

SALUDO Y BENDICIÓN

 

Dios, que en Cristo ha manifestado su verdad y su amor, os haga mensajeros del Evangelio y testigos de su amor en el mundo.

 

Todos: Amén.

 

Jesús, el Señor, que prometió a su Iglesia que estaría con ella hasta el fin del mundo, dirija vuestros pasos y confirme vuestras palabras.

 

Todos: Amén.

 

El Espíritu del Señor esté sobre vosotros, para que, recorriendo los caminos del mundo, podáis anunciar el Evangelio a los pobres y sanar a los corazones desgarrados.

 

Todos: Amén.

 

Si preside el Obispo se concluye con la siguiente formula:

 

V. Sea bendito el nombre del Señor.

 

R. Ahora y por todos los siglos.

 

V. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

 

R. Que hizo el cielo y la tierra.

 

V. La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

 

Todos: Amén.

 

Despedida

 

Anunciad a todos la alegría del Señor resucitado. Podéis ir en paz.

 

Todos: Demos gracias a Dios.

 

 

 

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA

POSTASAMBLEA

APORTACIONES