Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 1



  Google
Vicaría      de Pastoral
Tu amor
de juventud

En el Apocalipsis del apóstol San Juan hay una palabra que puede ayudarnos a entender cómo ve el Señor a quienes nos llama a colaborar en su obra:

"Yo sé todo lo que haces; conozco tu duro trabajo y tu constancia, y sé que no puedes soportar a los malvados... Has sido constante, y has sufrido mucho por mi causa sin desmayar. Pero tengo una cosa que reprocharte: que dejaste enfriar el primer amor" (Ap 2, 2-4).

El Señor reclama a la Iglesia de Efeso que ha perdido el primer amor y la invita a volver a Él. Así podrá mantener su lugar de metrópoli religiosa.

También hoy, el Señor podría dirigir el mismo "reproche amoroso" a algunos de sus elegidos, en especial a quienes ha confiado ser pastores de una comunidad. Ciertamente reconoce el trabajo desgastante de la parroquia; reconoce la defensa de la grey ante los malvados; reconoce y agradece todas las fatigas y cansancio a favor de los que Él les ha encomendado cuidar y acompañar. Pero hay un pequeño detalle que descubre al hablar a cada uno: "ya no tienes el mismo amor que al principio".

El inicio de toda misión, de toda tarea evangelizadora, debe comenzar volviendo al amor primero. Sólo retornando al fervor del primer encuentro, se es capaz de reavivar esfuerzos que nos ayuden a superar los años que se cargan encima, los fracasos y aún las miserias propias. Para emprender una nueva misión hay que volver al lugar de aquel encuentro que dio la capacidad de dejarlo todo para ir al seguimiento del Señor.

Nos instruye el profeta Jeremías diciendo: "Así dice el Señor: Recuerdo tu amor de juventud, tu cariño de joven esposa, cuando me seguías por el desierto, por una tierra sin cultivar" (Jer 2, 2).

El primer paso de la misión no consiste en salir en búsqueda de la oveja perdida, sino en dejarse reencontrar por el amado.

¡Que el Espíritu Santo suscite en nosotros la disposición de regresar a las manos amorosas del alfarero! (cf. Jer 18, 6).

Del folleto Arquidiócesis de México, formadora de misioneros
Cuaresma de 1998

 

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente

 

 
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance