Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 2



  Google
Vicaría      de Pastoral

Algo extraño...
                                       pero te lo contaré

Te voy a contar algo muy extraño que me sucedió los pasados días 2, 3 y 4 de septiembre. Ya sabes... por aquello de la huelga en la UNAM estaba en casa nada más tirado a la flojera. Entonces mi mamá empezó a hablarme en términos que no entendía. Me decía:

—¡Vamos a la Asamblea Vicarial!, nos vamos a reunir todos los sacerdotes y los EMD's.

Tuve tiempo de pensar: ¿Los qué?, pero no dije nada, sencillamente me levanté y como no tenía nada mejor qué hacer, la seguí hasta la iglesia de La Piedad.

Había mucha gente. Parecía que todos se conocían. Hablaban sobre algo llamado Misión 2000, sobre sus visiteos y problemas. Fue cuando me enteré que estábamos en la sede de la Va. Vicaría de Pastoral, "nuestra Vicaría" ¡Quién sabe qué será eso!, pero en el D. F. hay ocho y que la de aquí tiene tres decanatos, esto es la unión de más o menos diez parroquias.

La reunión comenzó e iniciamos la oración dirigida por una religiosa y un hombre de barbita, que después supe era el gran jefe, el Vicario Episcopal, posteriormente pasamos a la parte de atrás del salón y unas chaparritas simpaticonas nos pusieron a jugar con un estambre: lo iban aventando y quien lo recibía decía su nombre y la Parroquia de donde venía. En ese lugar descubrí a unos padrecitos que no aparecían padrecitos. Eran varios. Por fin comenzó todos y se puso al frente uno de esos padres que no parecían padres: nos comentó el origen de la Misión 2000, comentó sobre algo llamado el Vaticano II, después Evangelíí Nuntiandí y el documento de Santo Domingo, en el que por primera vez nos llamó el Papa a la Nueva Evangelización, nos preguntó en qué era nueva y contestó la gente a coro: "En su ardor, en sus métodos y en su expresión". Yo me sentía un ignorante en ese lugar.

Finalmente comenzó a echarse un rollazo sobre todo el documento Eclessia in America, ese que trajo el Papa ahora en enero. Nos comentó que dicho documento invita a toda la Iglesia en nuestro continente a cambiar sus actitudes ante la realidad que estamos viviendo. A renovarse, parece que está interesante y hasta me dieron ganas de leerlo. Por fin cuando terminó se nos invitó un café y galletas, me cayeron muy bien porque no había desayunado nada. Después nos separaron en siete grupos, a cada uno se nos dio una cita bíblica y se nos pidió que a partir del texto comentáramos ¿cómo transmitir hoy el kerigma? ¡Madre Santa, otra vez esos términos extraños! ¿Qué quiere decir kerigma? No me atrevía a preguntar, pero poco a poco en la plática me di cuenta que significaba proclamar con alegría el Amor de Dios hacia nosotros. Las respuestas fueron de lo más variado, pero en todas se coincidió, dentro del plenario, en que debíamos hacerlo con valentía partiendo de la propia experiencia de Dios. Llegó el momento de salir y se nos invitó a que regresáramos al día siguiente.

Llegó el viernes, y con él otro día extraño llegamos e hicimos oración, posteriormente, un juego interesante en que se nos dio un papel que decía: "Dios te ama y nos mandó a su Hijo Jesús para salvarnos" El kerigma. Bien, el chiste es que tú tenías que ir, acercándote a otra persona, para decirle el mensaje del papelito y posteriormente preguntarle su nombre. Se hizo un relajo sabroso. Conocí como a cuarenta personas, fui de los que más gente conoció.

Entonces llegó el padrecito, nos mandó a sentar y uno que sí parecía padrecito pero que no lo era comenzó a darnos el tema, nos presentaron a su esposa. Era un señor común y corriente que nos habló sobre el objetivo de la Misión, nos citó a mucha gente de la que yo nunca había oído hablar, pero parecían ser importantes pues todos se maravillaban. Bien, en resumen nos dijo que a partir de¡ kerigma hay que buscar la transformación del tejido social: influir en la promoción humana y en el desarrollo de la cultura cristiana. Después de esta brillante exposición desayunamos café y galletas, en silencio. Nos sentíamos cuestionados y así nos mandaron a trabajar por decanatos tres grupos, para analizar algo sencillo: ¿En qué lugar nos encontramos en el proceso de la Misión 2000 como parroquia y decanato? En ese momento permanecí callado, avergonzado de mi indiferencia ante la comunidad. Mi mamá hablaba de muchos grupos parroquiales los cuales yo desconocía por completo, no me había interesado por ellos, ni por nadie. Finalmente, para mi fortuna acabó ese momento y nos fuimos al plenario, en el cual se coincidía que existían avances, pues se había trabajado en la consolidación de los Equipos Misioneros Parroquiales y en la unidad de los grupos parroquiales, así como en el fortalecimiento de los EMD's. Se nos invitó a volver a una reunión final al día siguiente.

Llegó el sábado, último día de la Asamblea. Nos reunimos y descubrí que había más gente que en los días anteriores. Se me comentó que ahora había representantes de los Consejos de Pastoral Parroquial y gente de los Equipos Misioneros Parroquiales. La reunión empezó, como siempre, con una oración en la que incluyeron un audiovisual sobre Jesucristo. Posteriormente jugamos. Ahora había menos sacerdotes, me explicaron que se les había invitado desde enero pero que debido a que ese día era sábado, el trabajo en las parroquias no les permitía asistir. Vino el tema del día: La Espiritualidad Misionera, lo expuso otro padrecito que no parecía padrecito, sin embargo muchos de los que participaban no eran padrecitos, aunque sí lo parecían. Se nos comentó que partiendo del Amor de Dios y de una profunda vivencia de fe nos convertíamos en sus transmisores con toda nuestra vida, que era necesario utilizar todos los elementos que nos ayudaran a descubrirlo y sobre todo a anunciarlo. Se habló sobre las prácticas de religiosidad popular y de la presencia materna de la Virgen María. Una vez que terminamos se nos separó por grupos con una pregunta interesante: ¿Qué esperas de los sacerdotes, las religiosas y los laicos en la Misión 2000? Nos separaron a los laicos de los sacerdotes y como sólo había dos religiosas las integraron con nosotros, los laicos. Las respuestas se centraron en conversión, estudio, oración y participación más activas.

"¿Qué estaba haciendo yo?" me preguntaba "¿Qué espera la Iglesia de mí en la Misión 2000?" Después de este momento nos fuimos a comer, yo no había llevado nada, pero se puso todo en común. Vi poca comida pero alcanzó para todos y hasta sobró. Al terminar nos pusimos a jugar, cosas de niños, pensé al principio, pero al rato ya estaba muerto de risa, jugando como chiquito entre señoras mayores y algunos jóvenes. Al regresar al salón nos reunimos una vez más por decanatos.

Comentamos "en familia" sobre lo que habíamos contestado por la mañana y se nos pidió llegar a compromisos concretos, de entre los cuales podría destacar: oración, mayor participación, involucrar a más personas conocidas como «agentes». Se pensó en el cómo involucrar a las religiosas. Se concluyó que sus colegios podrían ser verdaderos centros de formación misionera y, por último, que a los sacerdotes se les podría pedir mayor comprensión y acompañamiento en las actividades de la Misión. Se hizo el plenario. Un padrecito, que un rato después me comentaron que era el segundo de abordo, el Pro Vicario , nos pidió que trabajáramos por la verdadera comunión, que la persona de fe ante todo es un ser de comunión. Finalmente el Vicario Episcopal nos dijo que las piernas del misionero eran la conversión constante y la formación, todo conjuntado por la oración y la meditación. La Asamblea Vicarial terminó con una Misa muy hermosa y participativa.

Te cuento todo esto porque en ocasiones la Iglesia organiza cosas y aun cuando el padre nos comente algo en la misa o en otro momento, muchas veces no nos interesa. Espero que ahora que conoces algo de la Misión 2000 te pongas a trabajar, busques la conversión, que consiste, según me explicaron, en ir superando todas aquellas cosas de la personalidad que impiden el acercamiento con Jesucristo, lo cual sólo se logra en un proceso de toda la vida, al que debe sumarse una búsqueda constante de Dios Padre que permita la conversión y fructifique con el testimonio de su amor en la labor misionera.

En estos tres días que pasaron he visto, con mis propios ojos, y experimentado, desde lo más profundo de mi ser, a una Iglesia que no se limita a rezos y regaños moralistas, sino a una Iglesia de personas comprometidas que quieren transformar al mundo con la fuerza del Amor de Dios, con toda la fuerza del Evangelio.

Para mí esta experiencia fue algo enriquecedor. Descubrí que el trabajo que yo pueda hacer por la Iglesia en mi propio medio nadie lo podrá hacer; que Dios me ama no porque yo sea el mejor o muy bueno, sino sencillamente porque así lo decidió y quiere que se lo grite al mundo.

¡Súbete al tren! Es la expresión que está usando la Iglesia para invitarnos a participar en el gran proyecto de la Misión 2000.

¡Súbete al tren e invita a otros a hacerlo!

Manuel, un hermano
que se acaba de subir al tren

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance