Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 2



  Google
Vicaría      de Pastoral
La Misión
en la Ciudad de México

Entendamos la palabra

Misión es una palabra que debemos revitalizar. Para no pocos misión sigue siendo algo extranjero, ajeno a nosotros. Así, cuando hablan de misión o misiones piensan en África o en Asia. Algunos pueblos tradicionalmente cristianos tardaron en caer en la cuenta de que también eran países de misión. Este convencimiento ha llevado a la Iglesia a una doble postura: o meterse en un estado permanente de misión o realizar periódicamente misiones.

En este último caso, misión es un periodo determinado en que los agentes de pastoral unen sus fuerzas a fin de proclamar el primer anuncio de salvación a multitudes alejadas África Evangelio. Una vez terminado este periodo, todo mundo regresa a sus actividades de costumbre. Si en un principio este tipo de misión culminaba con celebraciones sacramentales o casar amancebados, celebrar primeras comuniones poco a poco se ha ido enriqueciendo con planteamientos más evangelizadores; así entonces se dijo que la misión tenía un triple momento: la premisión, la misión y la postmisión. Se decía que esta última etapa era la más importante, sin embargo en la práctica el segundo momento, atraía toda la fuerza propagandística y humana. En esta etapa los pregones o prédicas que se proclamaban, generaban un principio de conversión que, al no continuarse como se estipulaba, acababa por debilitarse o desaparecer. Era entonces cuando se pensaba en una nueva misión.

La Santísima Trinidad y la misión

El II Sínodo nos recuerda que el movimiento de la misión tiene como motor el amor sin límites de Dios la caridad , o sea, una libre y gratuita voluntad de dar y de darse lo más posible. La misión comienza con el amor del Padre, y ya que el Padre no podrá detenerse mientras haya hombres y mujeres que amar y que salvar, la misión será continua y permanente.

Así pues, en Dios es donde la misión toma su impulso; sin Él no existiría misión alguna, ni hacia adentro de las divinas personas modelo de toda misión ni hacia afuera.

El "alma de la misión", que es precisamente el amor la caridad , es el Espíritu Santo que "actuaba en el mundo antes incluso de que Cristo fuese glorificado" (AG 4).

El primer enviado y 'encargado de la misión' es el Hijo único de Dios Padre. En el caso del Padre que manda al Hijo y luego en Él a todos lo que le siguen, la misión es esencialmente la Missio Dei misión de Dios.

La misión de Jesús

El horizonte último de la misión de Jesús es el reinado de Dios. El reinado de Dios se hace buena noticia, porque el mismo Dios se ha comprometido a llevarla a cabo: "anunciar de ciudad en ciudad, sobre todo a los más pobres, con frecuencia los más dispuestos, el gozoso anuncio del cumplimiento de las promesas y la alianza propuesta por Dios, tal es la misión para la que Jesús se declara enviado por el Padre (EN 6).

El objetivo de la misión es la salvación integral: Jesús no sólo anuncia, sino que realiza la justicia de Dios, la fidelidad a sus promesas, la liberación.

La misión implica la conversión como fruto y como condición. La escucha atenta de los signos de los tiempos, del tiempo nuevo de salvación que Dios está creando para los pueblos de la tierra, obliga a reorientar la propia existencia según el proyecto de Dios y a reorganizar la propia vida a partir de la nueva era creada por Dios.

Y esta misión se realiza con palabras y hechos: Jesús "Palabra" del Padre y "Hecho" de salvación revela a Dios en su máxima profundidad y revela al hombre en su máxima realización. Jesucristo aviva la esperanza de la posibilidad de un mundo mejor.

Concluyendo diremos que, la misión nuestra es la de Cristo: entregar el Reino al Padre. El Reino ha empezado aquí y ahora, pero está en tensión hacia su plenitud. La comunidad cristiana participa ya de la humanidad nueva, pero su situación no es la de plenitud, sino de peregrinación, de éxodo, de misión, tentada por los ídolos y necesitada continuamente de conversión.

La misión de Jesús origina una Iglesia

El "para Qué" de la comunidad define y constituye su "ser". La Iglesia no existe antes de la misión, sino que nace de esta misión de Cristo (EN 1 S). La misión es la que le permite existir (EN 15,2) en continua relación con la historia (EN 15,3), y con Dios (EN 15,4), enviada continuamente al mundo (EN 15,5), hasta que el Señor de la gloria vuelva al Padre (EN 15,2).

El primer paso no es que la iglesia tenga una misión, sino que la misión de Jesús tiene una Iglesia. No se comprende la misión a partir de la Iglesia, sino más bien a la Iglesia partiendo de la misión. Está llamada a ser testimonio de la llegada del Reino, del anuncio de la humanidad nueva, de concreción de la buena nueva a los pobres.

Consecuentemente, "la Iglesia es misionera por naturaleza", hace de la misión el ser de la comunidad cristiana, si la Iglesia quiere ser efectivamente evangelizadora debe ser fundamentalmente misionera. Que la Iglesia sea "misión" por naturaleza implica la necesidad del anuncio. La comunidad cristiana, por haber nacido en el Espíritu de Jesús (EN 1 S. l), no puede no evangelizar; es para ella una necesidad (EN 14), es su razón de ser.

La Evangelli Nuntiandi asumió definitivamente la palabra "evangelización" prefiriéndola a 'misión'. Afirmar que"La Iglesia es misionera" es lo mismo que decir que"evangelizar es la gracia y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda" (EN 14 Cf. también los nn. 13, 59, 60 y 66).

La misión en la Ciudad de México

La realización concreta del mandato evangelizador de Jesucristo se llama misión o misiones.

Podemos decir que existe una doble vertiente de misión: una hacía adentro por la que se dirige a grupos de fieles que no están lejos del influjo de la Iglesia, "que no han llegado a un pleno desarrollo y madurez de la vida cristiana" (AG 6c, 1 9e): entonces hablamos de ciertos medios apropiados para ellos, como retiros, ejercicios espirituales, grupos o comunidades menores, predicaciones, pregones, catecumenados, sacramentos, etc.

Y la otra vertiente es la misión hacia fuera, es decir, la dirigida hacia aquellos que están lejos del influjo del Evangelio (Ecucim 4380): hacia aquellos que estando bautizados, no les importó ni les importa el contacto con la Iglesia, como podría ser en esta ciudad el caso de ciertas zonas territoriales y sectores humanos, en donde la población es de una cultura y de unas costumbres impregnadas todavía de valores no cristianos, en el que los hogares y personas comprometidas en su fe católica son todavía raros; es el caso por ejemplo del mundo obrero, del mundo magisterial, del mundo de las organizaciones populares y civiles, de los niños y jóvenes de la calle, de la prostitución, de la burocracia, de la zona centro de la ciudad, de ciertas colonias en donde se sienten más fuerte los antivalores, tales como la criminalidad, la pobreza extrema, la exaltación del hedonismo, la carencia de centros de culto, la crueldad humana, o en territorios en donde la enfermedad prolongada del agente clérigo, o el escándalo provocado por algunos de ellos, ha enfriado la fe de los creyentes...

¿Y por qué no intentar evangelizar desde dentro algunos centros generadores de ambientes como serían los medios masivos de comunicación?

La idea ha sido realizar, durante los años 1998 y 1999 primeramente, la misión ad intra —hacia adentro—, hacia las personas que hasta ahora muestran ser fieles a la Iglesia de Cristo, para posteriormente salir, en el año 2000, a la misión ad extra —hacia afuera—: hacia aquellos sectores humanos, ambientes y zonas territoriales que en su mayoría son "bautizados, paganos" y que, a través de un adecuado discernimiento, han sido escogidos como destinatarios de esta Misión 2000.

Los centros de formación cobran, en este caso, suma importancia; asimismo los movimientos y asociaciones laicales, organizadas y parroquiales junto con los grupos cristianos de cualquier tipo. A todos ellos debe infundírseles el espíritu misionero no sólo en teoría sino a través de pequeñas prácticas apostólicas en aquellos lugares, sectores y ambientes que serán misionados en forma intensa y masiva en el año 2000. Como se ve, la misión ad intra y la misión ad extra son permanentes y se enriquecen mutuamente.

  Ten en cuenta que...

Dentro de la ruta misionera es conveniente que antes de la misión intensiva se realice el esfuerzo de convocar nuevos agentes misioneros. Esto supone un trabajo especial que se puede realizar antes del año 2000. Los destinatarios de esta campaña son los fieles que tienen la inquietud de participar en algún servicio apostólico, pero no han encontrado la oportunidad concreta de hacerlo. El camino para estos misioneros parroquiales será participar en el retiro eclesial y capacitarse en alguna de las actividades específicas de la misión intensiva que se iniciará en la cuaresma del año 2000.


Los número 1 y 2 de Caminando Juntos se han distribuido gratuitamente a una gran cantidad de agentes de pastoral en las diferentes Vicarías. A partir del Número 3 pediremos una colaboración de $5.00 (Cinco pesos) por ejemplar. Estamos seguros que contaremos con tu colaboración.
Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance