Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 3



  Google
Vicaría      de Pastoral

Opinión sobre
la V Asamblea

La Asamblea nos pareció extraordinaria. El título de la misma indica la novedad: "Convocados a la Comunión para la Misión 2000".

El marco fueron las palabras de Jesús: "Que todos sean uno para que el mundo crea". Realmente lo experimentamos, de hecho, para nosotros ha sido importante Constatar que se están dando pasos nuevos para la Comunión que debemos construir con los diversos carismas y dones que el Espíritu Santo ha dado a la iglesia.

Nos dio mucho gusto ver que el programa fue pensado para facilitar y promover esta unidad entre todos los presentes, a través de las dinámicas y de la intervenciones.

Hemos visto en la Arquidiócesis una espiral creciente con el programa de la Asamblea. Fue la intervención del representante del Secretariado para los laicos que se mostró muy duro y provocador: sobre todo en un momento en el cual, aún reconociendo los errores, se tendía a la unidad.

Es necesaria una mayor información y conocimiento por parte de los laicos, para entender la fisonomía de los movimientos y agrupaciones laicales tal y como el Santo Padre los reconoce y define, para no confundirlos además con los pequeños grupos parroquiales.

Aprovechamos esta ocasión para expresar nuestro agradecimiento al Señor Cardenal que logró mostrar, en esta asamblea, una Iglesia más Carismática en sintonía con la Institucional.

Vibel López y María Regina Piazza


Glosario  

Conocer el significado de las palabras que utilizamos como agentes evangelizadores es un buen paso para que lleguemos a tener un mismo código de lenguaje en nuestra comunicación pastoral.

Aóstol Enviado para una misión. Todos los discípulos de Cristo hemos sido llamados por Él a participar en la misión salvífica de la Iglesia, es decir, a ser apóstoles.
Vicaría Porción de la Arquidiócesis encomendada a un Vicario Episcopal, que hace presente al Señor Arzobispo para presidir, coordinar, promover y animar los proyectos pastorales y a sus agentes.
Asamblea Diocesana Es una reunión eclesial de agentes que representan los diversos niveles y sectores de la Iglesia. Es convocada y presidida por el Arzobispo. Busca revisar, estimular y dar seguimiento a la pastoral indicada por el II Sínodo Diocesano.


LA PAJA en el ojo ajeno

Impresionante. No es otra la palabra espontánea que me brota al ver las desastres provocados por las lluvias en los diversos Estados del país. Las imágenes televisivas son impactantes y a cualquiera nos parten la conciencia y nos mueven a la solidaridad. Pero rápidamente vuelvo con mi pensamiento a las causas humanas de tanta destrucción. ¿Porqué las autoridades permiten asentamientos humanos en lugares indebidos? ¿Por qué la indiferencia de las comunidades a las campañas de prevención y seguridad? ¿Por qué banalizamos las zonas de riesgo y desafiamos el peligro con la falta de previsión?

Los cuestionamientos podrían seguir, y los desastres ahí están: aliviados con la solidaridad humana.

No dejo de aplaudir la movilización a favor de los damnificados por las lluvias, pero tampoco olvido los damnificados de siempre: los que carecen de una educación oportuna y de calidad, los que se han de conformar con un salado de hambre, los que se ilusionan con el paliativo de campañas electorales, los que alivian su desintegración familiar con el pleito de los ricos telenoveleros, los que viven al margen de programas efectivos de salud, los que no reciben el influjo del evangelio.

Cáritas de la Arquidiócesis de México ha tenido un papel protagónico en la organización de la ayuda a los damnificados y eso se ha de aplaudir por propios y extraños. Dios quiera que luego del aplauso, secundemos los programas de prevención de desastres que el mismo organismo de pastoral arquidiocesano ya ha iniciado. A fin de cuentas el evangelio nos invita a construir la casa sobre la roca.

Si la Misión 2000 llega a cambiar la situación de los damnificados permanentes, estaremos haciendo caso a la parábola evangélica.

Pedro Ortiz

LA VIGA en el propio ojo

Cada domingo voy a misa y me gusta escuchar que la predicación sea sobre la palabra de Dios. Por necesidad tuve que ir a una parroquia que no era la mía y me incomodé cuando el sacerdote empezó su homilía preguntando si creíamos que los perros se van al cielo o no. ¿Qué tenía que ver la pregunta con el texto del evangelio? Supuse que muchos de mis hermanos laicos pensaban algo semejante. Bajé mi mirada y quise salir del templo. El sacerdote esperaba una respuesta que tardó. Por fin pidió que levantaran su mano los de una y otra opinión y me sorprendí con el resultado: ¡fueron más los que dijeron que los perros si van al cielo!

La sorpresa y la frustración me obligaron a quedarme sentado (valga decir que el templo estaba apenas a un cuarto de su capacidad). No supe que era peor: si la pregunta del sacerdote o la respuesta de los laicos. Continuó la predicación y el sacerdote tuvo el cuidado de explicar por qué Dios había enviado a su Hijo al mundo, por qué los seres humanos estamos llamados a gozar de la presencia eterna de Dios, por qué los animales terminan en el tiempo y los hombres están llamados a la eternidad poco a poco el sacerdote nos llevó a la palabra de Cristo que dijo: "Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio el que crea y se convierta se salvará" A decir verdad terminó siendo una predicación que llenó de paz mi corazón.

Pero de todos modos me quedó un mal sabor de boca: ¿de plano los laicos nos tragamos cualquier argumento de cine o televisión para llegar a pensar que los perros van al cielo? ¿Acaso la predicación que hemos recibido no nos ayuda a discernir sobre un tema tan elemental? No es que sea yo un laico con tantos conocimientos teológicos, pero desde el catecismo infantil me enseñaron que hay una diferencia muy grande entre los hombres y los animales, así pues, ¿cómo es posible que quienes vamos a misa los domingos lleguemos a pensar en un cielo para perros?

Saco una conclusión: necesitamos ser evangelizados y humanizados. Sólo así le daremos al hombre y al animal su justo lugar.

Lourdes Rosas

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance