Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 4



  Google
Vicaría      de Pastoral

Dios camina con nosotros
en la Ciudad


A pesar de las prisas cotidianas o de los ambientes adversos,
Dios camina en la Ciudad

Parecería que no

Y bastaría con recorrer cualquier calle, dependencia oficial o simplemente acceder a uno de los variados medios de comunicación para constatar una casi ausencia de Dios. Es cierto que en nuestro paisaje urbano frecuentemente nos topamos con un templo, una ermita, un altar a Jesucristo o a la Virgen María, más ordinariamente. Pero en el ambiente urbano no se respira la presencia de Dios. Sólo alguna referencia de lugares o imágenes que aluden a Dios. Creo que como sociedad hemos cometido un crimen tremendo al circunscribir lo religioso al ámbito público y exterior. ¿No será que nos conformamos con llevar una cruz al cuello o con pertenecer a un movimiento eclesial, o con manifestar a los otros que somos católicos y se nos olvida construir un ambiente de fe? ¿No llega a suceder que nuestra práctica religiosa se Queda únicamente en el templo? Probablemente Dios camina con nosotros en la Ciudad, pero llega el domingo y se Queda sentado al interior del edificio parroquial.

Afirmamos que sí

Quedarnos con la perspectiva anterior descalifica de antemano a quienes creemos en la Encarnación de Jesucristo. Sabemos que este misterio de nuestra fe hace referencia no sólo al acontecimiento que hace 2000 años sucedió en la historia. Jesús, el Verbo Eterno de Dios, se encarna en la acción, en el testimonio de quienes lo aceptamos por la fe como nuestro Salvador. Dios camina con nosotros en la Ciudad y si acaso no lo descubrimos es porque seguimos esperando una manifestación apocalíptica o porque tenemos la incapacidad para descubrir el milagro diario que realizan cuantos en el nombre de Dios trabajan y se alegran y viven y sufren en esta Ciudad. El Verbo de Dios se sigue encarnando en lo cotidiano, en la sencillez de nuestra carne citadina, en lo pobre de nuestro barro urbano.

Abre tus ojos a la luz

En el itinerario de la Misión 2000 llega el momento de la etapa intensiva. Y al caso han aparecido doce pregones (en formato de folleto) que anuncian a Dios y su plan de salvación pero a partir de las situaciones ordinarias de la vida en la Ciudad. Aquí hay una riqueza especial, pues no se anuncia a un "dios desconocido", sino a quien ha enviado a su Hijo para salvar a nuestra gran urbe. Son pregones encarnados que buscan llegar a la sensibilidad religiosa, social y cultura¡ de quienes vivimos en el Distrito Federal. No hay que perder de vista que son una herramienta evangelizadora más que la solución a la improvisación de nuestras reuniones con los laicos. Son, kerigmáticamente, un destello de la luz de Jesucristo y nos pueden conducir a Él, sin duda. Son, metodológicamente, doce pasos para acceder al conocimiento y vivencia del plan de salvación.

En vasijas de barro

Se dice que lo mejor es enemigo de lo bueno. Si tuviéramos el tesoro del Evangelio en cofres blindados, casi nadie podría disfrutarlo. Se está ofreciendo el mensaje de Jesucristo en el barro de los instrumentos que estamos elaborando en nuestra Arquidiócesis, y si bien no son los mejores (hay que decirlo con honesta humildad), resultan buenos para nuestra circunstancia en cuanto es aquí, en nuestra amada porción de la Iglesia, en donde estamos encarnando el Evangelio.

Permíteme describir un poco más la calidad de la vasija en que hemos contenido los doce pregones: además del saludo y enlace, se remite a los aspectos de la vida urbana, a la Palabra de Dios que ilumina y provoca una respuesta en el creyente; más adelante se complementa con una oración y/o canto alusivo a la dinámica propuesta. Y por si se puede profundizar, hay una lectura complementaria al tema de cada pregón. Pero no todo Queda ahí. Además se han publicado folletos para los asistentes correspondientes a cada pregón, de manera que puedan seguir la temática sin que se distraigan con las instrucciones metodológicas.

Con música se oye mejor

Claro que sí. Y en cada uno de los pregones se han incluido cantos que siempre son un apoyo evangelizador. Hay que decir que se pensó en cantos populares que no sean conocidos absolutamente por todos los agentes misioneros. Para que no queden ahí escritos, se ha publicado un cassette que contiene los dieciséis cantos de los pregones, con interpretaciones sencillas sin que esto reste calidad. Haciéndolo de esta manera hemos logrado un precio accesible y una herramienta útil.

Ahí están. Los doce pregones en conjunto para el agente misionero, los folletos de cada pregón para los misionados y el cassette con los cantos para todos, son un camino muy concreto para la etapa de la misión intensiva.


Cristo es luz para nuestra urbe. En Él creemos,
a Él anunciamos. Él dirige nuestros pasos

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance