Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 6



  Google
Vicaría      de Pastoral

EDITORIAL

Una de las características de los seres vivos es el cambio.
Quien está muerto, así se queda: muerto.
El ambiente y el tiempo que nos ha tocado vivir
se ha distinguido por numerosos, rápidos y sucesivos cambios.
Podríamos decir que estamos muy vivos, porque estamos cambiando.
Cambios políticos, cambios globalizantes,
cambios de siglo y milenio, cambios de actitud,
cambios de imagen corporativa, cambios en relaciones personales,
sociales o internacionales, cambios y cambios...
Cuando los cambios vienen marcados
por la profundidad de un ideal o una razón,
fácilmente pueden dejar atrás
la fascinación de la rapidez o lo caótico de su número.
Cuando el cambio se queda en lo superficial es sólo pasajero.
Cuando el cambio se hace desde una base
se conserva la identidad; ese cambio es crecimiento.
La Iglesia también cambia en planes, métodos y estrategias,
pero está llamada a seguir permaneciendo firme
en Jesucristo, su Roca fundamental.
Desde Él, todo cambio es enriquecedor. Y así lo buscamos.
En este número de Caminando Juntos
queremos ofrecerte la homilía que el Señor Arzobispo pronunció
en el marco de la promoción de la cultura de la vida.
Para seguir vivos, para seguir creciendo,
hemos de valorar la vida, defenderla, proclamarla.
También te ofrecemos la reflexión de jóvenes
que han sido protagonistas en la etapa intensiva de la Misión 2000.
Ellos son la esperanza que nos motiva a mejorar.
Además te presentamos dos artículos
sobre el presbítero y su tarea en la Evangelización.
Ciertamente te ayudarán a entender a aquél
que constantemente llama al Pueblo de Dios a un cambio,
a una conversión, a una metanoia.
Y como plato fuerte te entregamos parte de los trabajos
de la VI Asamblea Diocesana.
Ellos son testimonio contante
del crecimiento que nuestra Iglesia Arquidiocesana está viviendo
al asumir el espíritu misionero
como una forma habitual para el trabajo pastoral.


FRATERNIDAD

 

 

Para los cristianos

la fraternidad no tiene límite

s ni grupos cerrados;

en este contexto

se ha de expresar la misión esencial de la Iglesia

como una misión que se expresa en solidaridad,

la cual "no es un sentimiento superficial

por los males de tantas personas cercanas o lejanas;

al contrario, es la determinación firme y perseverante

de empeñarse por el bien común;

es decir, por el bien de todos y cada uno,

para que todos seamos responsables de todos" (SRS 38).

Evangelización Intensiva, n. 24

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance