Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a ÍNDICE - CONTENIDO de CAMINANDO JUNTOS 7



  Google
Vicaría      de Pastoral

CAMBIOS...

Pbro. Eduardo Lozano Juárez

Nacimos nómadas: caminando en busca del alimento, huyendo de fieras y calamidades, tal vez con la ilusión de encontrar siempre algo mejor. Con Caín empezamos a ser "errantes peregrinos en busca de un destino..." como dice aquél cántico. Con Noé nos subimos al arca y en Abraham Dios nos sacó de la casa paterna para darnos una tierra. Ya empezábamos a ser sedentarios cuando bajamos con Jacob a Egipto. No obstante la esclavitud, ahí vivimos cómodos y los sentimientos se hicieron nudo cuando tuvimos que salir al desierto. Se nos prometió una tierra que manaba leche y miel, y esto nos alentaba. Pero al sentir el calor de las dunas nos dio coraje haber salido de la tierra del faraón. ¡Qué ilusión! Pensamos que habitar la tierra prometida iba a ser fácil. Creo que, en el fondo, el cambio no nos gustó. Así de rápido dejamos de ser nómadas y nos apapachó el sedentarismo. En Grecia nos organizamos para vivir en la ciudad. Se quedaba atrás todo lo que olía a salvaje y gitano. Fue bello tener leyes con los romanos y disfrutar de las ventajas de la «pax» que establecieron. Con la Ciudad Eterna aprendimos a no movernos más. ¿Será por eso que ahora no nos gustan tanto los cambios? Que cambie el adolescente, que cambie el indeciso, que cambie lo que no sirve, que cambie tanto cambio.

No. ¡Espera! El cambio también es síntoma de vivacidad, de renovación, de juventud. Cambia la estación y la moda y el gobierno. Cambia de menú, de opinión y (¿por qué no?) de pareja. Cambia de horario, cambia de chamba, cambia de cumbia y que siga la fiesta. ¡Que viva el cambio! Siempre los ha habido y hemos de acostumbrarnos a ellos. ¿Qué sería de una historia siempre igual? ¿Qué de vivir y comer sin la invención que nos hierve en las venas y que se nota en la ciencia, en la técnica, en la política, en mi casa y en todos lados? Cambiemos y cambiemos que mañana moriremos. Pero que el cambio sea en la yunta de mi compadre. Si me van a cambiar el reglamento, las placas o al párroco... ¿ya lo pensaron bien? No se olviden que necesitamos estabilidad, que los cambios agitan el pensamiento y vulneran los ánimos. ¿Van a cambiar el mapa de la Arquidiócesis? ¡No! ¿Qué tal si quedo fuera? ¡Ah, pero solamente será en los límites internos! Bueno... pues no hay problema. Pero que no me cambien de decanato, pues con los demás laicos de aquí me he entendido muy bien.

Cambiar es parte de la vida, lo queramos o no. Por eso entre nuestra raíz nómada y aquella sedentaria, entre un siempre estable y un actual frenético, entre el hábito y la novedad, lo mejor es que haya un equilibrio. Ni el cambio por cambiar, como lo proponen algunos políticos que conozco bien, ni quedarnos como estamos porque siempre ha sido así. Cambiemos del mejor modo: para crecer. Y por ahí hemos de asimilar los cambios que ya tenemos a la puerta en nuestra Arquidiócesis de México. Ni son los primeros, ni son los únicos y sí que pueden ser los mejores en la medida en que cambiemos la actitud quisquillosa, intrigante, politiquera que tanto nos gusta a laicos y clérigos cuando de vida eclesial se trata. En nuestra Iglesia arquidiocesana se dan constantemente cambios y sabemos, ordinariamente, asimilarlos. No falta, claro, que algunos parroquianos nos enojemos porque al señor cura se le ocurrió cambiar el horario, o que algunos sacerdotes nos molestemos porque en el Seminario ya no se tiene lo de hace veinte años, o que algunos miembros de este grupo apostólico nos incomode que se nos pida algo fuera de nuestros esquemas. Pero los cambios se dan y hemos de aprender a manejarlos. Cambiemos para crecer, crezcamos con el cambio. Recibamos las nuevas indicaciones a nivel arquidiocesano, parroquial, decanal o a cualquier nivel. No nos olvidemos de nuestras raíces nómadas.


Jesucristo
es el único
que no cambia










Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance