Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a ÍNDICE - CONTENIDO de CAMINANDO JUNTOS 7



  Google
Vicaría      de Pastoral

La pastoral familiar:
una realidad simple y compleja

El Segundo Sínodo de la Arquidiócesis de México fue una luminosa intuición eclesial del más profundo sentido evangélico y misionero para la pastoral en la conformación de la Iglesia local. Como sucede con todo lo luminoso se necesita salir del deslumbramiento para clarificar la idea teológica y práctica de las prioridades. Todavía seguimos asimilando Vaticano II a treinta y seis años de su primer fulgor. No es raro que la aplicación de nuestro Sínodo tenga su propio rango de espera y maduración.

La catalogación de las prioridades sinodales fue el boom de una visión pastoral que condensaba la preocupación del gran descubrimiento de la pluralidad de las culturas presentes en la Ciudad de México. ¿Cómo evangelizar tanta variedad de mentalidades? Simple pero a la vez complejo. A la voz de Alejados, Pobres, Familias y Jóvenes todo mundo ubicó sus preferencias pastorales. Sin embargo, la velocidad del conflicto sigue rebasando la doctrina del generoso volumen del ECUCIM. A ocho años de la emisión de dicho documento todavía no se ven estructuradas las estrategias para abordar cada una de las prioridades de evangelización. Simple pero a la vez complejo...

Seguirá siendo trabajo de todos el proponer y llevar a su realización una corriente de eficacia pastoral. Para evitar el sabor pragmático de la frase anterior se debe recalcar que se trata de una eficacia en el Espíritu, es decir, de una espiritualidad como lo sugiere Ecclesia in America: volver al Sagrario; cada evangelizador es un Sagrario Misionero.

Con esta preocupación de vincularse a la Misión arquidiocesana, el Seminario Conciliar de México se ha visto interpelado por las mismas preocupaciones pastorales, máxime que es un desafío apremiante el que los futuros pastores tengan una formación técnica y espiritual que dé forma concreta a dichas iniciativas evangelizadoras. La formación pastoral práctica de los seminaristas ha retomado este mismo esquema de las cuatro prioridades, aumentando una quinta inherente a su naturaleza; la pastoral vocacional. Niños, jóvenes, grupos apostólicos laicales, pastoral familiar, pastoral urbana son a la vez los rubros de la formación y los objetivos de la misión permanente.

Pero a propósito de la Pastoral Familiar, el Seminario ha hecho un análisis de la experiencia de los últimos cuatro años donde la inserción de los alumnos en las parroquias ha sido un reto ingente. La escasez de planes generales, vicariales o por lo menos decanales ha hecho de esta realidad una fragmentaria experiencia para allegarse a las familias, tanto aquellas evangelizadas como las que no lo están. Simple pero complejo. Quizá el resultado de dicha acción no ha sido del todo estimulante, pero al conocer más de cerca el fenómeno se han descubierto nuevas alternativas para seguir sugiriendo, unificando y compartiendo. Con los alumnos de segundo de teología del Seminario y con los sacerdotes que los han acompañado en esta labor se ha descubierto que se ha comenzado un aprendizaje y una sensibilización importante.

La propuesta que se le brinda al Seminario colaborando en esta revista para compartir los avances en cuanto al desempeño de los seminaristas en la Pastoral familiar es una buena oportunidad para retomar el sentido de prioridad que sigue teniendo. Esta acción ya tiene una cierta forma y formalidad con los sacerdotes que intervienen en la formación de los seminaristas desde hace cuatro años, acción que ha sido apoyada también por los grupos laicales de Pastoral familiar. Queriendo se pueden unir fuerzas y generar un movimiento de animación familiar de acción y espíritu.

La prioridad dentro de la Pastoral Familiar será fomentar un espiritualidad que sea adhesivo de todas estas partes en interacción, fundamentalmente la familia misma. Regresar la fe, la religión, los valores cristianos, la alegría, el bienestar moral, la identidad social, la esperanza de la salvación a la familia por la gracia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo: familia esencial, y acompañados por la intercesión de la Sagrada Familia de Nazareth, feliz y siempre actual modelo de la familia humana.

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance