Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a ÍNDICE - CONTENIDO de CAMINANDO JUNTOS 7



  Google
Vicaría      de Pastoral

La Santería

La secta de moda...

Pbro. Sergio G. Román


Made In Africa



Para remediar la mortandad de indios que no resistían el pesado trabajo impuesto por los voraces colonizadores en tiempos del dominio europeo sobre los pueblos americanos, piadosamente se les ocurrió traer negros de África, mucho más resistentes, para trabajar en las minas y plantaciones.

La población negra en América vino a alterar fuertemente el modo de vivir de una sociedad ya de por sí pluralista. A la raza blanca de los colonizadores y a la raza indígena de los colonizados se añadió ahora la raza negra de los esclavos.

Podemos decir que México supo de tal modo absorber y dar unidad a estas tres razas tan distintas, que casi no se nota la influencia africana en nuestro país no se siente ese ambiente de discriminación tan marcado en otros países americanos.

En México, allá por el Estado de Veracruz, hay un pueblo que se llama "Yanga" y que ostenta con orgullo su titulo de ser el primer municipio libre de América. Se formó con los esclavos negros que lograban escapar de sus amos y se refugiaban en la inhóspita región de las costas de Veracruz, Guerrero y Oaxaca. Es nuestro Afro-México.

Aún en tiempos de la Colonia no se notaba tanto la discriminación ya que algunos negros ocuparon cargos importantes en la sociedad. Tal es el caso de Juan Correa: el papá fue médico cirujano del actual Hospital de Jesús donde tiene un pequeño monumento y el hijo es uno de nuestros mejores pintores que se caracterizó por pintar angelitos negros y que firmaba con orgullo "Juan Correa, negro libre". Él asistía a misa a la actual Capilla de la Inspiración en la Plaza de Santo Domingo, que fungía como capilla de los negros, y tenía un palacio en la Calle de las Águilas, actual calle de Cuba. En la Sacristía de la Catedral de México podemos admirar una de sus mejores obras pictóricas. Los negros de México no saben que son negros; tan solo mexicanos, un poco más morenos, pero a fin de cuentas, mexicanos. Ellos comparten con nosotros la misma religión y el mismo amor a la patria.


Los Afroamericanos


No pasó lo mismo en otros países de América en los que la segregación fue más intensa y la evangelización menos cuidada.

El celo cristiano de los colonizadores se apresuró a vestir a los desnudos negros, a darles un nombre pronunciable, a cristianizarlos y a enseñarles a medio hablar el idioma de los amos. Todo esto ¡a la fuerza!

Los negros, por su parte, y con todo derecho, formaron una especie de resistencia clandestina y mientras aparentaban ser consecuentes con los amos blancos, cultivaban su africanidad marcada de una profunda religiosidad muy ligada a la magia y a la naturaleza.

Tenemos muchos elementos de la santería al alcance de la mano

Aceptaron las imágenes de nueva religión impuesta, pero, sagazmente, le dieron a esas imágenes el significado de sus antiguos dioses paganos. Aquí no podemos hablar ni de sincretismo ni de inculturación. Simplemente fue un disfraz puesto sobre su antigua religión. En Brasil subsiste la "Macumba". En Haití el Vudú. En Jamaica, Santo Domingo y Cuba la "Santería".

La Santería llegó a Florida y a los Estados Unidos con los refugiados cubanos y con los inmigrantes jamaiquinos. A México nos llegó de Cuba.


Turismo Barato


Sale más barato ir a Cuba que a Cancún con la ventaja de que Cancún es tierra extraña, demasiado U.S.A. para los mexicanos sencillos y Cuba es totalmente latina.

Siempre ha existido una fraternidad entre el pueblo cubano y nuestro pueblo. Hemos compartido fe, historia, cultura y arte. Todavía compartimos gustos musicales. Cuba se ha abierto, por necesidad, al turismo. Un turismo barato y atractivo.

Los mexicanos de ambiente humilde, que no tienen cuenta en los bancos ni empleo fijo, que no tienen posibilidades de obtener una visa para el país del Norte porque no califican, se van a Cuba en donde son recibidos con los brazos abiertos y ganados por la simpatía de los cubanos. Muchos regresan de Cuba casados. Muchos regresan con una nueva religión: la Santería.



Moda


Si nos detenemos frente a cualquier puesto de periódico vamos a encontrar numerosos revistas esotéricas que hacen propaganda a la Santería.

Los santeros no hacen proselitismo abierto, su proceso de crecimiento es lento. Atraen por amistad, por curiosidad. Tienen la ventaja de que no atacan una de las creencias más arraigadas de los católicos: su amor a las imágenes, a los santos y a la Virgen. Un católico mal informado puede estar perteneciendo de lleno a la secta y seguir asistiendo a misa y comulgando porque no lo ve mal.

Es atractivo el culto de la Santería. Se reúnen una vez por semana todos vestidos de blanco, presentan sus "intenciones" y sus ofrendas, cantan y bailan con música tropical en la que predominan las percusiones, sacrifican un gallo, deshacen maleficios, hacen "trabajos", dan amuletos poderosos, toman bebidas alcohólicas que los desinhibe y anima y, finalmente, comparten sus alimentos.

Una noche de agradable reunión al son de las canciones de Celia Cruz, y una experiencia de abierta camaradería de la que estamos tan necesitados los habitantes de esta Ciudad que propicia la soledad, ¿qué tiene de malo?


El Disfraz


La Virgen de la Caridad del Cobre, el Niño Jesús, Santa Bárbara y otras muchas imágenes, no son imágenes de Jesús y de sus santos; para ellos son la representación de sus dioses africanos.

Ellos son politeístas, es decir, creen en muchos dioses, y no conocen al Dios verdadero.

Pertenecer a la Santería es caer en la idolatría y en el paganismo, además de caer en la hechicería y en la magia negra. Lo negro de esta magia no es por ser africana sino porque invoca a los espíritus y los invitan a actuar en ellos. Tiene mucho la Santería de Espiritismo.


Medicina Preventiva


La presencia de la Santería en nuestra Patria debe movernos a los pastores a prevenir la enfermedad. No hay más: Evangelizar.

Pero también debemos tratar de dar a nuestros fieles aquello que buscan con tanto anhelo en esta secta y en otras por el estilo: un ambiente fraternal y una espiritualidad que los ayude a encontrarse con Dios.

Mientras los católicos no brindemos a los fieles una comunidad real, fraterna, abierta, nuestros bautizados seguirán cayendo en las sectas de moda en donde son bien recibidos y aceptados individualmente. Allí son personas; con nosotros siguen siendo masa.

Mientras los católicos no demos a los que tiene hambre de Dios una espiritualidad que los capacite para tener una vida interior, nuestros bautizados seguirán buscando las emociones fuertes de los pentecostales y de las sectas que van más a los sentidos que a la inteligencia; en un pueblo que tiene pereza de pensar y que ha llegado a la conclusión de que el criterio de sus actos es simple:"me gusta o no me gusta".

  • Urge una comunidad real, humana, viva, cálida.
  • Urge una espiritualidad sencilla pero profunda.

Si no administramos esa medicina a nuestros pacientes se van a enfermar de Santería, Metafísica, Satanismo, Espiritualismo, y de todos los «ismos» que faltan por venir.
Más vale prevenir que lamentar.

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance