Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 9


  Google
Vicaría      de Pastoral

El deseo y
              la realidad

Pbro. Eduardo Lozano
IV Vicaría

Es lo más normal, y también atractivo, que cuando voy a un restaurante me traen la carta y reviso el menú: ensalada del chef, sopa de ajo, filete de pescado a la veracruzana... de postre un flan napolitano y un café. Este esquema se repite en otros ambientes y con la misma finalidad: que tengamos buen provecho. El vendedor nos dice que esa prenda de vestir se nos ve de maravilla y con sus palabras soba nuestros deseos. El prestador de servicios nos dice que nos habrá una oportunidad semejante y nos despierta el gusto por aprovechar la ocasión. El político nos dice que ahora sí vamos a ser escuchados, que vamos a dejas atrás las corruptelas y juegos sucios, y votamos por él.

Nuestros deseos ahí están, en juego y casi siempre perdemos porque la realidad viene a ser menor que la expectativa. Ni la sopa de ajo fue la gran maravilla, ni la ropa aquella fue de todo nuestro agrado, los servicios exclusivisimos se abaratan el cabo de unos pocos días y la promesa del político termina en el segundo piso (del periférico o del edificio público) y no en el impulso a la educación y al fomento de valores.

La realidad es concreta, el deseo es fugaz. La realidad nos angustia, el deseo nos permite escapar aunque sólo sea por un momento. La realidad nos enfrenta a nuestras miserias, el deseo nos hace creer que somos to-do-po-de-ro-sos. La realidad tiene el sabor amargo de todos los días, el deseo nos embriaga con el azúcar glass del ensueño. La realidad nos mete en la historia, el deseo en la fantasía. Para enfrentar la realidad es necesario tener una capacidad de autoconocimiento, de análisis serio de las circunstancias, de diagnóstico formal de causas y efectos. No podemos mejorar la realidad si tomamos como único criterio lo que vimos en la tele o lo que nos dijo "Quiénfuerefué". Peor todavía, no llegaremos a la realidad si nos quedamos en nuestro corto parecer excluyendo la verdad que los demás nos pueden aportar.

En nuestra Arquidiócesis queremos tener menos buenos deseos y más bellas realidades. Y lo vamos logrando paulatinamente. Tenemos bellas realidades cuando hacemos de nuestras parroquias un lugar de encuentro, donde solidaria y fraternalmente nos disponemos a ayudar a los más necesitados, sea con despensas, con educación, con servicio social a ancianos e indigentes, con promoción juvenil y educación en la fe. El deseo es que no hubiera tantas necesidades; la realidad es que las estamos atendiendo, aunque pobremente, pero con una fuerte motivación: nuestra fe nos lleva a ser y a actuar como hermanos.

Nuestra fe es realidad, no se queda en deseo. Durante este año nos estaremos metiendo, para consolidar el proceso misionero, en la realidad de familias y alejados, de jóvenes y pobres. Lo haremos para hacer eficaces los tantos y tantos deseos de paz y prosperidad que nos hicimos al comenzar el 2002. Sobra decir que te necesitamos en tu parroquia, en tu movimiento laical, en tu escuela y en tu trabajo. Tu persona, tus capacidades, tu tiempo, son un recurso que nos llevará a dejar las densas nubes de deseos dulzones para aterrizar en la realidad que, aunque difícil, se convierte en adelanto del Reino de Dios que Jesucristo vino a anunciar. En estos días ya vivimos el Miércoles de Ceniza: «recuerda que eres polvo y al polvo volverás». Ahí está la realidad. No te quedes mirando un menú de deseos carnavaleros sin llenarte el estómago de realidades nutritivas.

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance