Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 10



  Google
Vicaría      de Pastoral

Espiritualidad
del laico

Pbro. Arturo M. Barranco
Pastoral Misionera

La actuación eficaz de los laicos exige una profunda y seria preparación en orden a favorecer la maduración apostólica, el ejercicio de la libertad cristiana y el florecimiento de los carismas. El laico necesita, igualmente, de vida interior y espíritu de responsabilidad. Esto supone, pues, una formación espiritual adecuada, y tanto más, cuando el ambiente cultural frecuentemente se orienta en sentido contrario a los valores cristianos.

Hablamos de una espiritualidad basada en la oración personal y comunitaria, en la lectura de la Biblia y en la vida sacramental, capaz de sostener a los laicos en su acción en el mundo; una espiritualidad que abarque a la familia, la educación, el trabajo, la ciencia, la cultura, la política y los compromisos sociales y civiles. Ahí es donde hace falta la presencia de los laicos para testimoniar el Evangelio y transformar la sociedad.

La espiritualidad de los laicos es, ante todo, caminar por las calles de la vida junto a Cristo, con la fuerza del Espíritu Santo, al encuentro del Padre, construyendo su reino. Los laicos de hoy han de ser como aquellos de Emaús: personas en camino, desalentadas, sí, pero que han encontrado a un desconocido que les acompaña y hace arder su corazón mientras les habla de las Escrituras.

El laico es el cristiano llamado a ser santo y apóstol en las estructuras humanas a modo de fermento, es decir, "en el corazón del mundo" (EN 70). "A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de obtener el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios... Viven en el mundo... Allí están llamados por Dios, para que, desempeñando su propia profesión, guiados por el espíritu evangélico, contribuyen a la santificación del mundo desde dentro, a modo de fermento" (LG 31).

Con estos matices de espiritualidad y de apostolado, el laico camina por el sendero de la fe, la esperanza y la caridad, para ser transparencia del Evangelio en medio del mundo. Son tres sus características básicas:

1. Secularidad. El laico debe insertarse en el mundo, es decir, en los asuntos temporales.

2. Fermento evangélico: De ellos se espera que impregnen de Evangelio el mundo, actuando desde dentro de las mismas realidades temporales.

3. Siendo miembro peculiar del Pueblo de Dios: siempre en la "comunión y misión" de la Iglesia, participando responsablemente de su misma naturaleza en todos sus niveles proféticos, sacerdotales y reales.

En esta línea, el laico llega a los diversos niveles de la vida integrándose al quehacer de otras vocaciones. El laico debe hacerse presente:

a. en la vida social, política y económica, nacional e internacional; también cuando se trata de "opciones" o campos opinables, para colaborar en la construcción de la justicia y de la paz (GS 40-43, 63, 82; EN 70; SRS 41);

b. en la familia, como protagonista y formando parte responsable de la vida del hogar y de la educación de los hijos (LG 11, 31, 35; AA 11; GS 47-52; EN 70-71; FC 49-64, 86);

c. en el mundo del trabajo con todas sus implicaciones de derechos fundamentales, asociaciones y reivindicaciones, etc. (GS 33-39, 67-72; LG 24-27; AA 13; EN 70);

d. en el campo de la juventud, educación y cultura, con plena responsabilidad y como protagonista del Evangelio (GS 53-62; EN 19-20, 72).

e. en los medios de comunicación social con plena responsabilidad y con disponibilidad generosa (EN 45);

f. En la migraciones o "movilidad humana" según las propias posibilidades (AA 10, 14).

Se trata de líneas de espiritualidad que podríamos sintetizar como:

1. Encarnación con el anuncio y testimonio.
2. Cercanía evangélica a las situaciones humanas.
3. Formando parte integrante y responsable de la Iglesia.

La disponibilidad misionera de los laicos y su capacidad de inserción evangélica en las cosas temporales dependerá esencialmente de su encuentro con Cristo y de su sintonía de comunión y misión de la Iglesia. "Cada laico debe ser ante el mundo un testigo de la resurrección y de la vida del Señor Jesús y una señal del Dios vivo" (LG 38).

Finalmente, el laico debe saber que no es protagonista único e irremplazable: es sólo mediación o sacramento de Jesús, el Cristo, y voz de los sin voz. Tal vez, por eso, sea necesario vivir la mística del Padre nuestro pero leído al revés:

Hijo mío, que estás en el mundo,
eres mi gloria y en ti está mi reino.
Tú eres mi voluntad y querer.
Te sostengo y mantengo cada día.
Te perdono siempre para que sepas hacerlo
Y puedas perdonar a los demás.
No temas: yo te libraré de todo mal.
Y de tus dudas y tentaciones.

 
El primer capítulo de Christifideles Laici sintetiza admirablemente lo que es la Espiritualidad del laico:
 
  1.
La espiritualidad laical no es algo negativo, ni prestado, ni funcional, ni aislado del contexto eclesiológico.
 
  2.
Dicha espiritualidad se fundamenta en la espiritualidad cristiana, enmarcada de tres coordenadas o dimensiones: antropológica (desde la índole secular), eclesiológica y cristológica.
 
  3.
Deriva de la vocación misma del laico y participa de la única misión de toda la Iglesia.
 
  4.
Se alimenta de la fe sacramental.
 
  5.
Hunde sus raíces en la común llamada a la santidad y en la vivencia del triple oficio de Jesucristo: en el sacerdocio bautismal; en su condición profética; y en su condición regia.
 
  6.
Se expresa en dones, ministerios y funciones del Espíritu para la edificación de todo el cuerpo de Cristo.
 

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance