Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 11


  Google
Vicaría      de Pastoral

Ángel de mi Guarda,
dulce compañía...

P. Sergio Román del Real

                  


Los Ángeles Están de Moda

La dependienta de una tienda de cerámica para decorar me comentaba que "este año es el año internacional del ángel", desde luego, ¡para los comerciantes! En las vitrinas pude ver ángeles de todos tipos, ángeles rigurosamente tradicionales cuidando a angelicales niños cruzando un deteriorado puente, angelitos traviesos echando maromas, ángeles pensativos, gloriosos, triunfantes, alabantes. Angelitas mexicanas, juncales morenas con el rebozo terciado, angelitas negras conviviendo con espléndidas rubias en idílica fraternidad racial bajo la severa mirada de un Arcángel Miguel ocupado en su lucha contra Satanás.

Los puestos de los omnipresentes vendedores ambulantes exhibían también ángeles con imitaciones de piedras preciosas, una para cada mes del año. Pulseras de ángeles, pendientes, anillos y aretes. Muñecos ángeles y la inevitable ¡Barby ángel! La TV y el cine hacen eco a esta moda presentándonos películas y series sobre supuestos ángeles que vienen a la tierra en misión secreta del "Jefe", algunos de ellos no resisten la tentación de quedarse en este mundo vencidos por los encantos humanos. ¿Vieron Serafín? Y los libros no se quedan atrás. Pululan los que hablan de encuentros cercanos con ángeles, "Cómo ser amigo de su Ángel de la Guarda", "Existen los ángeles, yo los vi", "Testimonios de avisoramiento de ángeles". Sí, ¡los ángeles están de moda!

Diga "No" a la Piratería Angélica

Inocentemente podríamos decir: "qué bueno que haya devoción a los Santos Ángeles", pero, lamentablemente, no son nuestros Ángeles, así, con mayúscula, los que captan la atención de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Son ángeles de pacotilla, son ángeles piratas. Nos están dando gato por liebre.

Un Ángel de veras:

  • No es un humano que ha muerto y que es regresado a la tierra a cumplir con una misión como en la serie de "Camino al Cielo". A pesar de eso, era una serie bonita por los valores humanos que encierra.
  • No es un niño que se muere y se convierte en angelito.
  • No es un habitante bueno de otra dimensión o de otro planeta.
  • No son seres míticos como las bellas hadas que juegan en los jardines de la fantasía.
  • No son amuletos de buena suerte, ni genios de la lámpara de Aladino.
  • No son fuerzas ni energías cósmicas.

Un Ángel es:

  • Una criatura de Dios. Cuando profesamos nuestra fe en el Credo, decimos que creemos en Dios, creador de todo lo visible y lo invisible. Los Ángeles son, pues, criaturas de Dios.
  • Son espíritus sin cuerpo. La figura que le damos a los Ángeles responde a una concepción de ellos en forma humana, ya que es la única que conocemos.

Ten en cuenta que...

Una visión falsificada de los Ángeles es fruto del neopaganismo que estamos viviendo. La negación de la existencia de los Ángeles es una herejía, porque se aparta de la doctrina segura de la Iglesia. Los Ángeles existen, gracias a Dios. El demonio existe, a pesar nuestro. Esa es la fe de la Iglesia Católica.

Cuando Dios lo permite, ellos mismos se nos manifiestan como un hombre normal, o, cuando mucho, como un hombre vestido de blanco y resplandeciente.

La figura alada de los Ángeles responde a la descripción de los Ángeles que Dios le pidió a Moisés que pusiera sobre el arca de la Alianza. En ellos notamos la influencia cultural de los pueblos orientales y del mundo grecolatino.

En la Biblia se nos habla con frecuencia de estos espíritus que alternan con los hombres en figura humana, cumpliendo un designio salvífico de Dios.

A los cristianos nos es especialmente grata la presencia del Arcángel Gabriel anunciando a María que será la Madre del Salvador. Conmovedora la presencia de los Ángeles consolando a Jesús en su agonía en el Huerto de los Olivos.

Gloriosa la de los ángeles que anuncian que no busquemos a Jesús entre los muertos y, esperanzadora la de los Ángeles que anuncian su regreso el mismo día de su Ascensión a los cielos.
Los Ángeles son, pues, los mensajeros de Dios, su presencia constante entre los hombres. La palabra Ángel, en griego, significa precisamente mensajero. Los católicos creemos que cada uno de nosotros tiene un Santo Ángel de la Guarda, un mensajero de Dios que manifiesta el amor y la providencia divina sobre nosotros, sus hijos. Jesús decía que los Ángeles de los niños ven cara a cara a Dios en el cielo, para denotar la inmensa dignidad de la inocencia y bondad de un niño.

¿Y el Diablo?

El diablo es también un Ángel creado por Dios en estado de bondad, pero, libre como nosotros, él eligió apartarse de Dios. Su poder está limitado por la voluntad de Dios.

El Coro de los Ángeles

Cuando el sacerdote que preside la Santa Misa canta o reza el prefacio, termina diciendo "por eso, con los Ángeles y los Santos, proclamamos tu gloria diciendo: Santo, Santo, Santo*" y precisamente ése es el destino más grato a los Ángeles, la alabanza continua y eterna a Dios su creador. Toda la creación alaba a su Señor.

La creación de los Ángeles de parte de Dios fue variada, sin monotonías. Cada Ángel es distinto a otro. Hay una jerarquía angélica que se inicia con los Ángeles y sigue con los Arcángeles, Virtudes, Principados, Potestades, Dominaciones, Tronos, Querubines y Serafines.

Sabemos los nombres de los Arcángeles Miguel (fuerza de Dios), Gabriel (mensajero de Dios) y Rafael (medicina de Dios); algunos añaden a Uriel (luz de Dios). Cuando visiten la Basílica de Guadalupe, suban al Cerrito del Tepeyac y en el atrio de la Capilla de las tres primeras apariciones, podrán observar las estatuas de estos cuatro Arcángeles vigilando sobre la Ciudad de México. Son obra del escultor poblano Tamariz.

Culto a los Ángeles

La Iglesia da culto de veneración a los Ángeles buenos y nos inculca que los invoquemos en los momentos de peligro. Debemos tener una especial devoción a nuestro Ángel de la Guarda, que intercede por nosotros ante Dios.

La Virgen María es llamada Reina de los Ángeles por su especial dignidad de Madre de Dios.

Terminemos diciendo aquella bella oración que aprendimos de nuestras madres cuando niños:

Ángel de mi guarda,
dulce compañía,
no me desampares,
ni de noche ni de día.

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance