Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

Ir a Índice de CAMINANDO JUNTOS 11


  Google
Vicaría      de Pastoral
La Parroquia
en la
Evangelización fundante


Hna. Celia Noemí Baquedano López (M.G.Sp.S.)

La primera configuración parroquial en la Iglesia novo-hispana fueron las llamadas "Doctrinas" o parroquias de indios, formadas por los religiosos misioneros que evangelizaron nuestra patria; fueron pasando poco a poco a manos de los sacerdotes seculares con la llamada "secularización de las doctrinas" en 1749.[1]

Las "Doctrinas" o parroquias de indios que se establecen a partir de 1524 con la llegada de los misioneros a México; el Papa Adriano VI, a través de la llamada Bula Omnímoda les concede todas las facultades necesarias para la evangelización y mantenimiento de la fe de los pueblos indígenas. Fueron centros de misión establecidos por las Órdenes mendicantes que llegaron a nuestra patria (franciscanos, dominicos y agustinos); el nombre se debe sin duda a que eran auténticos núcleos de evangelización que en la época se realizaba a partir de los contenidos doctrinales considerados como fundamentales para los que se adherían al cristianismo (catecismos). Todavía en algunos lugares de nuestra patria suele llamarse a la catequesis de infantes "la doctrina".

Las "Doctrinas" tenían como prioridad el anuncio de la Palabra de Dios y la administración de los sacramentos; además en su seno se formaron las primeras comunidades cristianas de nuestro México; también fueron auténticos lugares de promoción humana e inculturación de la fe. Cumplían con los elementos esenciales de una comunidad parroquial. "La parroquia sigue siendo el lugar privilegiado de la catequesis" (Catechesi Tradendae 67). "La parroquia tiene la misión de evangelizar, de celebrar la liturgia, de impulsar la promoción humana, de adelantar la inculturación de la fe…" (Santo Domingo 58).

Estas parroquias del siglo XVI, funcionaron con un despliegue misionero sin precedentes, pues estaban conformadas principalmente en orden a la evangelización. Es verdad que estaban condicionadas por los moldes de misión de la época con la cual se incluía también la colonización; y por ello, al inicio la predicación era a multitudes con el conocimiento indispensable de la fe cristiana, los bautismos masivos y los métodos misionales más por imposición que por convicción; presionados por su mentalidad los de la primera hora de la Iglesia Indiana no encontraron más camino que la destrucción de dioses falsos; son los derroteros de la misión inicial que con sus valores y contravalores marcan la pauta para la evangelización actual.

Con todo, en nuestra patria se realizaron actividades pastorales inéditas que en pocos años alcanzaron su máximo esplendor, el aprendizaje de la lengua marcó un momento de capital importancia para la evangelización. Fue la puerta de entrada a la gran cultura azteca, hecho que les hizo rectificar los caminos iniciados en la misión como lo atestigua Pedro de Gante, uno de los más señalados misioneros de la primera hora: "y estuvimos más de tres años en esto, que nunca, como tengo dicho, los hicimos atraer, sino que huían como salvajes de los frailes, y mucho más de los españoles… Más por la gracia de Dios empecelos a conocer y entender sus condiciones y quilates, y como me había de haber con ellos".[2]

La parroquia en el siglo XVI y casi todo el XVII se distinguió por varios aspectos que la determinaron como centro de irradiación misionera, que la hicieron comunidad evangelizada y a la vez evangelizadora, alimentada por los sacramentos y proyectada en una promoción humana que partió de la cultura prehispánica. Presento en forma sucinta los más relevantes.

  • Una evangelización y catequesis inculturada:
    Realizada en los modelos de la cultura indígena con el uso de catecismos, elaboración de gramáticas y vocabularios de las lenguas aborígenes que fueron de gran ayuda para el conocimiento y vivencia de la fe. Uno de los logros más significativos fue el catecismo pictográfico de Fray Pedro de Gante, la utilización de pictogramas fue en medio de penetración del Evangelio en la cultura mexicana; en cuanto al método y al contenido hay una sorprendente analogía con los dibujos de los códices mexicanos.[3]

  • Un amplio ministerio laical:
    En los orígenes de la Iglesia mexicana los indígenas realizaron los ministerios que fueron necesarios: catequistas, intérpretes, administración del bautismo en caso de necesidad. Además habían otros servicios como el de los fiscales o mandones, ellos tenían varias atribuciones: reunir a la gente para la catequesis, pasar lista, presentar a los que no habían recibido los sacramentos, decoro del templo, organización de fiestas.

  • Formación de agentes evangelizadores:
    Esos apóstoles laicos tenían una excelente preparación como lo atestigua Pedro de Gante en una de sus cartas a sus hermanos de Flandes: "Por ser la tierra grandísima, poblada de infinita gente, y los frailes que predican pocos para enseñar a tanta multitud… He escogido unos cincuenta (muchachos) de los más avisados, y cada semana les enseño a uno por uno lo que toca decir o predicar la dominica siguiente".[4]

  • Pastoral de la caridad o social:
    En este campo se destacan dos obras de capital importancia: la promoción humana y la fundación de los hospitales. La primera consistió en perfeccionar los conocimientos de los indios en pintura, música, artes y oficios al tiempo que les proporcionaron nuevas técnicas de trabajo artístico y medios para su realización de una vida más digna en la nueva sociedad. Modelo de ello fue la escuela de San José de Belén, de los Naturales.

La segunda configuración parroquial fue la fundación de los hospitales como respuesta a las constantes epidemias que sufrían los indígenas y que los habían diezmado notoriamente, fueron formas de servicio a la comunidad y uno de los medios más ingeniosos para que las ideas cristianas penetraran en la vida común de todos los días.5 No faltaron las denuncias de connotados misioneros ante el estado de opresión que vivían los indígenas como fruto de la conquista, de entre ellos: Gante, Motolinía, Las Casas y otros.

La evangelización fundante es aún una veta riquísima de experiencia pastoral que necesita ser más explotada; pues los pioneros del primer tiempo eclesial en México continúan proyectando su luz a nuestras parroquias, inventaron métodos como respuesta a las realidades inéditas y fueron capaces de hacer presente el Evangelio en una cultura desconocida. Hoy estamos enfrentándonos a situaciones también inéditas que reclaman nuevos estilos evangelizadores, que nos desafían y obligan a no perder este pasado glorioso: las primeras parroquias en México fueron evangelizadoras y misioneras.

Todos pertenecemos a una parroquia (pastores o laicos) estos modelos nos interpelan sobre nuestra actividad en la misma y sobre el rostro que queremos darle. Es oportuno recordar algunas enseñanzas del II Sínodo en ECUCIM 130 y 3728: "La Nueva evangelización tiene que recuperar la memoria histórica de los más insignes evangelizadores de la primera hora", "La parroquia -la expresión más visible e inmediata de la comunidad de Iglesia- cuando desarrolla una pastoral de tipo prevalentemente cultural, ya no responde a los retos de la nueva Evangelización, ni a las prioridades sinodales…".[5]


[1] Cf. JARAMILLO ESCUTIA, ROBERTO. "La Fundación de la actual estructura eclesiástica mexicana". Efemérides Mexicana, Vol. 16. No 48. U.P.M.
[2] CHAUVET, Fidel de Jesús, Cartas de Fray Pedro de Gante O.F.M. Primer educador de América. México 1951, 46.
[3] Cf. CORTES CASTELLANOS, JUSTINO, El catecismo en pictogramas de Fr. Pedro de Gante, Madrid 1987, 122.
[4] CHAUVET, FIDEL DE JESÚS, Fray Pedro de Gante…
[5] Cf. RICARD, ROBERT. "La conquista espiritual de México".

Ir a la página anterior  
Ir a la página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance