Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Índice de Cartas a jos Jóvenes


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Cartas del Cardenal Norberto Rivera Carrera a los Jóvenes

Un proyecto de amor

Segunda Carta del Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, a los jóvenes de la Arquidiócesis de México como preparación para el Jubileo del Año 2000.

Querido joven:

En su testamento espiritual, la Madre Teresa de Calcuta hablaba de un mal que afecta profundamente al hombre de hoy: el hambre de amor. Creo que este hambre de amor no es tan fácil de descubrir como el hambre física que nos interpela en las calles o en la televisión a través de los niños pálidos y desnutridos que nos hacen sentir nuestra impotencia para resolver ese terrible problema, pero marca profundamente la vida del hombre de hoy. Este "hambre de amor" no se ve a primera vista. Tœ mismo lo habrás experimentado. A veces permanece oculto en una familia donde reina el odio, en la frialdad de un matrimonio que ha olvidado o nunca ha probado la felicidad de la entrega mutua y generosa cueste lo que cueste por amor, o en unos hijos enfrentados en rebeldía continua a sus padres. El hambre de amor no se ve, pero se sufre. El ser humano está hecho para amar e igual que necesita el alimento corporal para vivir, tampoco puede alcanzar su plenitud sin el amor. Sin ese amor auténtico, la vida humana se hace amarga. El ser humano tiene una vocación al amor (Familiaris Consortio n 11), está llamado a vivir para amar y a amar para vivir.

Pero ¿cómo realiza el ser humano esta vocación al amor? "Cómo puedes realizarla tú, joven católico? La primera respuesta es que tú y todo ser humano la realiza con todo su ser, con su cuerpo y con su alma. La encíclica Familiaris Consortio lo explica así: "En cuanto espíritu encarnado, es decir, alma que se expresa en el cuerpo informado por un espíritu inmortal, el hombre está llamado al amor en ésta su totalidad unificada. El amor abarca también el cuerpo humano y el cuerpo se hace partícipe del amor espiritual" (n 11). Ésta sería una primera respuesta: el hombre ama con todo su ser, con su inteligencia, con su voluntad, con sus sentimientos y afectividad, con sus pasiones (Catecismo de la Iglesia Católica nn 1762-1775), con su conciencia moral, con su biología, etc. Todo lo puede encauzar a esa donación completa que es el amor.

La segunda forma de responder a la pregunta anterior es encontrar los modos concretos en los que se realiza esta vocación al amor. También aquí la exhortación apostólica Familiaris Consistorio te da la solución: "La Revelación cristiana conoce dos modos específicos de realizar integralmente la vocación de la persona humana al amor: el Matrimonio y la Virginidad. Tanto el uno como la otra, en su forma propia, son una concretización de la verdad más profunda del hombre, de un ser imagen de Dios" (n 11). El amor y la virginidad, querido joven, son las dos caras de una misma moneda, dos modos de vivir la realización del ser humano en el amor respondiendo a un plan maravilloso de Dios. La Virginidad renuncia al matrimonio y dirige el amor directamente a Dios y a todos los hombres. El matrimonio es el sacramento de la unión entre el hombre y la mujer. Dios creó al hombre y a la mujer con unas diferencias que los convierten es seres complementarios: los dos se enriquecen mutuamente y realizan un proyecto de vida, un plan maravilloso de Dios en el que viven el mutuo enriquecimiento. Dándose reciben, entregándose mutuamente se convierten en un solo ser que avanza en el camino de la vida hacia Dios.

En este marco puedes comprender muy bien el papel de la sexualidad humana: "En consecuencia, la sexualidad, mediante la cual el hombre y la mujer se da uno a otro con los actos propios y exclusivos de los esposos, no es algo puramente biológico, sino que afecta al núcleo íntimo de la persona humana en cuanto tal. Ella se realiza de modo verdaderamente humano, solamente cuando es parte integral del amor con el que el hombre y la mujer se comprometen totalmente entre sí hasta la muerte. La donación física total sería un engaño si no fuese signo y fruto de una donación en la que está presente toda la persona, incluso en su dimensión temporal: si la persona se reservase algo o la posibilidad de decidir de otra manera en orden al futuro, ya no se donaría totalmente" (Familiaris Consortio n 11).

La otra pregunta importante que debemos resolver ahora es: ¿cuáles deben ser las características del amor humano para que sea auténtico? Después de lo que hemos visto, es fácil deducir que el amor auténtico tiene que ser ante todo humano, total, fiel y exclusivo y fecundo.

Es humano. No es un simple sentimiento romántico, superficial y melancólico, sino un acto maduro y libre de la voluntad que decide y elige guiada por el conocimiento profundo del otro; es una decisión de darse a alguien y construir juntos un proyecto de vida. Este amor no se pierde con el tiempo, sino que se mantiene y crece al compartir las alegrías y las penas de la vida cotidiana y, con ello, los esposos se van haciendo cada vez más un solo corazón y una sola alma.

El genuino amor es total. Los esposos comparten generosamente todo, sin reservas indebidas o cálculos egoístas. El amor auténtico ama al otro por la totalidad de lo que es, por ser él, no por lo que se recibe de él. Se ama a la persona completa, con sus defectos y virtudes.

El verdadero amor es siempre fiel y exclusivo. El sí que se dan los esposos ante el altar se prolonga durante cada minuto de la vida. La fidelidad, querido joven, puede ser costosa, pero siempre es meritoria y motivo de crecimiento para el amor, fuente de fidelidad. La fidelidad es posible cuando se construye el amor desde Dios, cuando se edifica sobre roca (Mt 7, 24-25 y Lc 6, 24) y así, aunque aparezcan las dificultades o los problemas, el edificio del amor no se destruye.

El amor se hace fecundo, produce frutos. De ellos, el fruto mayor es el de los hijos, verdaderos dones de Dios.

El amor exige sacrificio, pero no todo sacrificio nace del amor. El que ama se da al amado, le entrega todo lo que tiene y todo lo que es. Por eso el amor nos lleva al sacrificio, a la donación generosa, a compartir todo. Esa es la esencia del amor. Se dice que los esposos se aman con el mismo amor con el que Cristo amó a la Iglesia; cumplen así el mandato del Señor: "Éste es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 15, 12). El amor con que Cristo nos ha amado lo encontramos representado en la crucifixión: Cristo muere por nosotros para alcanzarnos la salvación y no recibe ninguna prueba de gratitud por ello. Da hasta la última gota de su sangre, da su vida, por amor. "Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15, 13). Éste es el verdadero signo de la autenticidad del amor: darse totalmente sin pedir nada a cambio. Esta es la maravilla del amor humano al que tú, joven católico, estás llamado.

Tu hermano y amigo que te bendice

Norberto Cardenal Rivera
Arzobispo Primado de México

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance