Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisinoes
Vicaria Pastoral

HOME

Mapa Sitio

Ir a Contenido del Documento

Síntesis del
Documento

Presentación
Esquemática

TALLERES

Documento en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Consolidar el Proceso Misionero. Norberto Cardenal Rivera Carrera


II. LÍNEAS DE ACCIÓN

46. Las orientaciones concretas que a continuación les propongo deben ser asumidas como medio de comunión diocesana, valorando el trabajo que viene realizando cada comunidad y ambiente pastoral y en la medida en que dan continuidad e impulso a los avances logrados.

PROCESO MISIONERO

47. Es necesario que todos, muy especialmente los pastores, acepten que la Misión permanente es la opción pastoral de la Arquidiócesis y, por esto, la opción de ellos mismos y de las comunidades que se les ha confiado, para que se interesen por conocer adecuadamente el sentido mismo de la Misión, las etapas y los elementos fundamentales de dicho proceso, así como la razón de ser de estos elementos.

48. El proceso evangelizador (Cf. MP 51) es considerado en sus etapas graduales de primer anuncio, reiniciación cristiana, catequesis y apostolado. El primer anuncio se centra en la proclamación de que el reino de Dios se ha hecho presente en el misterio de la vida de Jesús: el tiempo nuevo de la salvación comenzó con las palabras y las obras del nazareno (Cf. Lc 7, 22s), especialmente a favor de los más alejados (pobres y pecadores). En nuestro contexto tendremos que aplicarlo al anuncio que hacen los misioneros y misioneras del amor misericordioso de Dios para con cada uno de nosotros, de la invitación a reconocer nuestra condición de pecadores delante de Dios y a comprometernos en vivir nuestro bautismo como miembros de la Iglesia.

49. La reiniciación cristiana, por su parte, es un camino que tiene que recorrer el que ya ha sido bautizado, en vistas a suscitar una experiencia de reiniciación, que haga de ellos verdaderos bautizados evangelizados y creyentes, dispuestos a compartir su experiencia de comunidad y a comprometerse en las tareas de la Iglesia; es una personalización de la fe.

50. Entre los aspectos de la catequesis sobre los que se insiste más hoy día, hay que señalar el conjunto unitario del acto catequético que:

51. a) parte de la situación concreta de la persona, o del ambiente, o de los grupos, para ser interpretados a la luz del evangelio y darles así un significado cristiano que desemboque en una respuesta o compromiso personal y grupal evangélico.

52. b) Pide que la educación en la fe sea integral o global, que tome en cuenta todas las posibilidades y facultades de la persona, de modo que profundice en los contenidos de la fe y exprese las exigencias de esa fe en un compromiso y en la celebración litúrgica de la vida.

53. c) Debe considerar que la comunidad cristiana es el lugar propio de la catequesis, pues es en ella donde los cristianos viven su unión con Cristo y el Padre en el Espíritu, escuchan y ponen en práctica la palabra de Dios, celebran su fe, oran juntos, viven la fraternidad en el amor, alimentan la conciencia de tener una misión en el mundo, reconocen sus limitaciones individuales y comunitarias abriéndose a la comunión con las restantes comunidades.

54. d) Tiene que capacitar a los cristianos para que tengan una identidad propia, de modo que puedan desenvolverse convenientemente en medio de la diversidad y el pluralismo, siendo fieles a Dios y a los hermanos.

55. e) Para que cada comunidad fortalezca su capacidad de transmitir y madurar la fe, debe procurar darle especial atención al adulto. Por lo tanto, tendrá que organizar la catequesis para adultos como punto de apoyo para el desarrollo de esta etapa del proceso evangelizador.

56. f) Debe ser desarrollada como proceso permanente a través de momentos significativos del año litúrgico y de la vida de las personas y de los grupos y con ofrecimientos plurales según los distintos niveles de fe en que personas o grupos se encuentran situados.

57. g) Con el presupuesto de que los lugares propios de la catequesis son la familia, la parroquia y la escuela, hay que pensar en los nuevos espacios comunitarios donde las personas se reúnen en grupos que faciliten la comunicación profunda, confrontando las propias experiencias con las de los otros, donde los integrantes se aceptan mutuamente, aun cuando se hayan reconocido diferentes, donde es posible madurar una experiencia profunda de fe, porque en ellos se analiza seriamente la realidad, se acoge con docilidad la palabra de Dios y se responde con actitudes de creatividad y de participación, de responsabilidad y de compromiso. Este tipo de grupos son expresión privilegiada de los frutos de la misión.

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance