Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Decreto


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Decreto: Organización y Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis de México

III.- PRESENTACIÓN GENERAL DEL ORGANIGRAMA

33. La acción del Obispo y de todas las instancias pastorales de la Arquidiócesis tienen como término el bien pastoral del Pueblo de Dios. La Arquidiócesis de México, por motivos de organización, está dividida en ocho demarcaciones que se llaman Vicarías territoriales con un Vicario Episcopal al frente de cada una de ellas, quien hace presente al Arzobispo y la vincula con él, particularmente por su participación en el Consejo Episcopal. La tarea de cada uno de los organismos de la Curia se relaciona con la acción pastoral de las Vicarías territoriales, las cuales, a su vez, habrán de tener muy en cuenta la labor de estos organismos en una actitud de corresponsabilidad.

34. En el organigrama, los servicios que la Curia ofrece a toda la comunidad arquidiocesana se estructuran en cuatro vertientes: servicios de impartición de justicia, servicios de administración, servicios referidos a las personas, como agentes evangelizadores y sus instituciones y servicios referidos a la actividad pastoral. Los responsables de estas cuatro vertientes en sus diferentes niveles forman parte de una única Curia como colaboradores en la misión pastoral del Obispo. Los servicios de la Vicaría de Justicia y de la Vicaría administrativa se estructuran principalmente en conformidad a lo establecido en el CIC. Los servicios de la Vicaría de Agentes de Pastoral y de la Vicaría de Áreas de Pastoral se organizan en Secretariados y en Comisiones.

IV.- DESCRIPCIÓN DE LAS PRINCIPALES INSTANCIAS PASTORALES DE LA ARQUIDIÓCESIS.

El Arzobispo

35. El Arzobispo, como signo sacramental de comunión y unidad en la vida de la Arquidiócesis, ocupa el lugar central y, por eso, es también la cabeza de la organización diocesana. Así mismo, como pastor, unifica, orienta, anima y acompaña toda la acción evangelizadora.

El Sínodo Diocesano

36. Es una asamblea de sacerdotes y de otros fieles escogidos de una Iglesia particular que prestan su ayuda al Obispo de una Diócesis, para bien de toda la comunidad diocesana*(2). El II Sínodo, acontecimiento de especial relevancia para nuestra Iglesia local, ha marcado pautas fundamentales y cuyas determinaciones han sido luz e impulso en la vida de la Arquidiócesis.

La Curia Diocesana

37. La Curia Diocesana, a tenor del c.469 es el conjunto de "los organismos y personas que colaboran con el Obispo en el gobierno de toda la Diócesis, principalmente en la dirección de la actividad pastoral, en la administración de la Diócesis, así como en el ejercicio de la potestad judicial". Todos los elementos que se presentan en el organigrama, salvo el Sínodo, la Asamblea Diocesana, el Consejo Pastoral, el Consejo Presbiteral y el Colegio de Consultores forman parte en sentido estricto de la Curia Arquidiocesana..

El Consejo Episcopal

38. El Consejo Episcopal es un cuerpo en estrecha y permanente relación con el Arzobispo para poder aconsejarlo y recibir sus orientaciones de una forma directa. Es un cuerpo consultivo, que en forma solidaria y corresponsable, participa también de su autoridad en el gobierno pastoral de la Arquidiócesis.

39. El Arzobispo de México necesita proyectar su vida y ministerio en un trabajo de colaboración orgánica y con un verdadero sentido de corresponsabilidad y de equipo, especialmente con sus Obispos Auxiliares y Vicarios Generales, que son quienes forman su Consejo Episcopal, en orden a buscar y alcanzar unidad de criterios, coordinación de planes pastorales y una administración eficaz de toda la Arquidiócesis (Cf. c. 473,4; 475,2; ECUCIM 2103; Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos 201).

40. Los integrantes del Consejo Episcopal, coordinados por el Arzobispo (c. 473,2), son los Vicarios Episcopales Territoriales, el Vicario Episcopal del Área Administrativa, el Vicario Episcopal de Agentes de Pastoral, el Vicario Episcopal de Áreas de Pastoral y el Vicario Episcopal de Guadalupe. Todos son Vicarios Generales; de entre estos, los Obispos Auxiliares, en virtud del Sacramento del Orden, tienen una relevancia particular que debe ser tenida en cuenta de acuerdo a los cc. 403-408.

41. Todos los Vicarios Generales están dotados de potestad ordinaria y ayudan directamente al Arzobispo en el gobierno pastoral (c. 475), participan en la toma de decisiones más importantes y significativas en relación con toda la Arquidiócesis y son los responsables de que éstas se lleven a cabo con un espíritu de comunión y corresponsabilidad.

42. El Arzobispo es el centro de comunión del Consejo Episcopal. No es un simple coordinador de equipo, sino el que sacramentalmente lo une. Por eso los Vicarios Generales deben tener una profunda conciencia eclesial y fidelidad al Arzobispo; en este espíritu deberán siempre informarlo sobre los asuntos más importantes y nunca actuar contra su voluntad e intenciones (c. 480).

43. En respuesta a las circunstancias peculiares de la Arquidiócesis de México, los miembros del Consejo Episcopal, solidariamente y cada uno en su propio campo de acción, deberán ser garantes de la comunión jerárquica, promover la unidad y la pluralidad en el servicio pastoral y favorecer, en todos los ámbitos y niveles, una actitud de corresponsabilidad y subsidiariedad que se traduzcan en la unidad y descentralización, tanto de las tareas pastorales como del ejercicio de la autoridad.

Los Vicarios Generales

44. El Vicario General es el que hace las veces del Obispo Diocesano en todo el territorio de la Diócesis. Su potestad es ordinaria en virtud del oficio que desempeña (c. 479,1), pero no es propia, sino vicaria, en cuanto que se ejerce en nombre y haciendo las veces del Obispo Diocesano. Su potestad, por tanto, está dentro del ámbito de la potestad ejecutiva del Obispo diocesano, "exceptuados solamente los casos que él se hubiera reservado o los que por derecho requieren mandato especial" (c. 479,1).

45. La potestad de los Vicarios Generales se refiere a toda la Diócesis, pero cada uno la ejercerá de manera especial en la porción de territorio (Vicarios Episcopales Territoriales), o respecto a aquellos asuntos administrativos o pastorales para los que hayan sido nombrados (Vicario Episcopal del Área Administrativa, Vicario Episcopal de Áreas de Pastoral, Vicario Episcopal de Guadalupe), o respecto a los fieles agrupados por sectores (Vicario Episcopal de Agentes de Pastoral).

46. El nombramiento, el ejercicio de sus facultades y la remoción de los Vicarios Generales se regirá por los cánones correspondientes (Cf. c.475-481). En el ejercicio de sus funciones pastorales habrán de actuar siempre de acuerdo al espíritu y a los lineamientos emanados del II Sínodo Diocesano: comunión, corresponsabilidad, subsidiariedad, integralidad (ECUCIM 3636-3539).

Los Vicarios Episcopales Territoriales

47. Son los que tienen la misma potestad ejecutiva ordinaria que, por derecho universal, compete al Obispo diocesano (Cf. c.475) y la ejercen normalmente en un determinado territorio de la Arquidiócesis.

48. El Vicario Episcopal Territorial hace presente al Arzobispo en la zona de pastoral que le es asignada y, como él, es signo e instrumento de comunión y participación en ella. Su encomienda es presidir, coordinar, promover y animar los proyectos pastorales, a los agentes de pastoral, las acciones específicas y las tareas de evangelización, tratando de ejecutar y llevar a la práctica fielmente y de acuerdo a las necesidades y posibilidades de su zona, los planes arquidiocesanos y las determinaciones particulares del Arzobispo. Sus facultades específicas se describen en los nn. 145-187.

El Vicario Episcopal de Agentes de Pastoral

49. Tiene la misma potestad ejecutiva ordinaria que compete al Obispo diocesano, y la ejerce diferenciadamente, salvando siempre la autoridad jurídica de los Vicarios Territoriales, en relación a grupos concretos de personas especificados por su particular condición en la Iglesia, a saber: a) sacerdotes y diáconos, b) miembros de los Institutos de Vida Consagrada, Sociedades de Vida Apostólica e Institutos Seculares, y c) laicos (Cf. c. 476).

50. Su responsabilidad es la promoción, acompañamiento y formación permanente de los diversos agentes de pastoral en orden a su completo desarrollo personal (humano, espiritual y pastoral) y a que su acción evangelizadora responda a las necesidades de la Arquidiócesis y de las comunidades concretas a las que sirven y su vida sea acorde a la vocación y carismas específicos que han recibido.

51. Respecto a los presbíteros y diáconos promoverá de manera particular, con el Secretario general para el Ministerio Ordenado, todo lo referente a su vida y ministerio, así como a su formación permanente.

52. Con las personas y las comunidades de la vida consagrada, sociedades de vida apostólica e institutos seculares cuidará, especialmente por medio del Vicario Episcopal del Secretariado para la vida consagrada, de atender algunos asuntos jurídicos y la adecuada colaboración en los proyectos arquidiocesanos.

53. En relación con las asociaciones y movimientos laicales atenderá, con el Secretario General para los Laicos y con los asesores diocesanos de estas agrupaciones, a su formación, actualización e inserción en la vida pastoral diocesana.

*(2) Su naturaleza y características están descritas en los cc. 461-468, en el Directorio Pastoral de los Obispos, 163 y en ECUCIM 184.

Ir a ANTECEDENTES HISTÓRICOS  
Ir a VICARIO EPISCOPAL DE ÁREAS DE PASTORAL
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance