Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO


Directorio Pastoral para los Sacramentos


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Directorio Pastoral para los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Norberto Cardenal Rivera Carrera

LA CONFIRMACIÓN

A. INTRODUCCIÓN

65. Con el Bautismo y la Eucaristía, el sacramento de la Confirmación constituye el conjunto de los "sacramentos de la Iniciación Cristiana", cuya unidad debe ser salvaguardada. Es preciso, pues, explicar a los fieles que la recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal. En efecto, a los bautizados "el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se comprometen mucho más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras"(29).

66. El Sacramento de la Confirmación que todo cristiano necesita recibir en el tiempo oportuno, lo capacita para el apostolado y para el estado de vida que elija, sea la vida matrimonial, ministerial o consagrada. "El carácter o signo del Señor queda impreso de tal modo, que el sacramento de la Confirmación no puede repetirse"(30).

B. CONSIDERACIONES ACTUALES

67. En la práctica, a este sacramento no se le ha dado la importancia que tiene en el conjunto de la vida cristiana. De hecho, muy pocas veces se integra como parte del proceso de la Iniciación Cristiana.

68. No se tiene suficiente claridad en cuanto al momento en que ha de celebrarse: antes o después de la Eucaristía (Primera Comunión); más aún, a la mayoría de los pastores y de los fieles, esto les resulta indiferente.

69. La preparación específica ha quedado reducida en muchos de los casos a lo elemental. Aún así un buen número de fieles acuden a lugares donde los requisitos son mínimos.

70. La norma que se tiene es de administrar este sacramento a partir de la edad de la discreción; sin embargo, el proceder de los pastores sigue siendo un tanto arbitrario no sólo en la práctica, sino convirtiendo en normas locales algunos criterios personales. En esta situación se encuentran los jóvenes que no habiendo recibido la Confirmación, para el sacramento del matrimonio, se les exige como requisito.

71. En muchos de los casos en donde sí se da una preparación aunque sea breve, no hay grupos diferenciados en relación a las edades de las personas que acuden a ella, niños, jóvenes y adultos.

72. Muchas personas, ya sea por ignorancia o comodidad asisten a ciertos lugares no católicos, buscando que se les confiera este sacramento.

C. PRINCIPIOS Y ORIENTACIONES

73. "Los bautizados avanzan por el camino de la Iniciación Cristiana por medio del Sacramento de la Confirmación, por el que reciben la efusión del Espíritu Santo, que fue enviado por el Señor sobre los Apóstoles en el día de Pentecostés. Por esta donación del Espíritu Santo los fieles se configuran más perfectamente con Cristo y se fortalecen con su poder para dar testimonio de Cristo y edificar su Cuerpo -la Iglesia- en la fe y en la caridad"(31).

74. "La unción del santo crisma después del Bautismo, en la Confirmación y en la Ordenación, es el signo de una consagración. Por la Confirmación, los cristianos, es decir, los que son ungidos, participan más plenamente en la misión de Jesucristo y en la plenitud del Espíritu Santo que éste posee, a fin de que toda su vida desprenda "el buen olor de Cristo""(32).

75. La confirmación es el segundo de los Sacramentos(33) en la lista septenaria y se sitúa dentro de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Su naturaleza depende directamente del Bautismo(34).

76. "Cuando la Confirmación se celebra separadamente del Bautismo, como es el caso en el rito romano, la liturgia del sacramento comienza con la renovación de las promesas del Bautismo y la profesión de fe de los confirmandos. Así aparece claramente que la Confirmación constituye una prolongación del Bautismo. Cuando es bautizado un adulto, recibe inmediatamente la Confirmación y participa en la Eucaristía"(35).

77. El aspecto más específico de la Confirmación es el de su directa referencia al acontecimiento de Pentecostés(36), como momento integrante y punto culminante del Misterio Pascual de Cristo.

78. "La Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal: nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir "Abbá, Padre" (Rm 8, 15); nos une más firmemente a Cristo; aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo; hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia; nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz"(37).

79. "Si a veces se habla de la Confirmación como del "sacramento de la madurez cristiana", es preciso, sin embargo, no confundir la edad adulta de la fe con la edad adulta del crecimiento natural, ni olvidar que la gracia bautismal es una gracia de elección gratuita e inmerecida que no necesita una "ratificación" para hacerse efectiva"(38).

80. "Los obispos son sucesores de los apóstoles y han recibido la plenitud del sacramento del Orden. Por esta razón, la administración de este sacramento por ellos mismos pone de relieve que la Confirmación tiene como efecto unir a los que la reciben más estrechamente a la Iglesia, a sus orígenes apostólicos y a su misión de dar testimonio de Cristo"(39).

D. ORDENAMIENTOS DIOCESANOS

a) Sujeto

81. En esta Arquidiócesis admítase a la Confirmación a todo bautizado que, habiendo cumplido siete años, no haya recibido el sacramento y sea preparado adecuadamente(40).

82. En el caso de aquellos que solicitan el sacramento del Matrimonio sin estar confirmados, procúrese orientarlos adecuadamente, haciéndoles ver la conveniencia y necesidad que tienen de éste, más no exigirlo como requisito, provocando que busquen lo fácil sin la debida preparación(41).

83. Quienes hallan recibido supuestamente este sacramento en templos no católicos, habrán de recibirlo validamente en la Iglesia Católica. Esta será una oportunidad para que reafirmen su conciencia de pertenencia a la comunidad eclesial, conforme a lo dicho en los números 22 al 24 de este documento.

b) Tramitación

84. La parroquia es la responsable de tramitar la celebración del Sacramento de la Confirmación, dentro de su jurisdicción.

85. Una vez programadas las fechas de la Confirmación, con suficiente oportunidad, el párroco invitará a los fieles que lo necesiten a iniciar su preparación al sacramento. Esta iniciación se hará mediante una solicitud del interesado, si es menor de edad también suscrita por los papás. La solicitud servirá para expresar el compromiso de adhesión a Cristo y a su Iglesia de parte del candidato y la familia.

86. Para inscribirse, los que reciban este sacramento deben presentar el acta de Bautismo original y copia, con el fin de que los datos que se han de poner para la Confirmación, sean los mismos del Bautismo. Es también una oportunidad para constatar la anotación y la validez del Bautismo.

c) Preparación

87. La catequesis para la Confirmación se ha de inspirar en procesos catecumenales de evangelización, en un tiempo conveniente, de ser posible de un año y si no por lo menos téngase una mínima preparación no menor a doce sesiones amplias, que garantice la preparación suficiente de los candidatos(42). Igualmente, en estos procesos catecumenales se ha de integrar, dentro de lo posible a los papás y padrinos, para que reciban también, una preparación catequética.

88. En cuanto a los contenidos, "la preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana. Por ello, la catequesis de la Confirmación se esforzará por suscitar el sentido de la pertenencia a la Iglesia de Jesucristo, tanto a la Iglesia universal como a la comunidad parroquial. Esta última tiene una responsabilidad particular en la preparación de los confirmandos"(43).

89. Inspirada la catequesis para la Confirmación en un modelo catecumenal, ha de tenerse una etapa kerigmática, de primer anuncio, en donde quede clara su relación con el Bautismo y una etapa, en donde se toquen los temas propios de la Confirmación, para reafirmar la maduración de la fe y el compromiso apostólico(44).

90. Con estos criterios las instancias arquidiocesanas, especialmente la de Catequesis y de Liturgia ofrecerán esquemas de preparación y formación que ayuden a los candidatos y demás personas que con ellos comparten su preparación a madurar su fe. Además de algunos instrumentos suficientemente fundamentados para este fin, ya que conviene que todos los participantes puedan disponer de subsidios sencillos y sucesivos durante el tiempo que dura la preparación.

91. Con el fin de lograr una catequesis adecuada para la Confirmación se ha de cuidar la formación de los catequistas, primero para que puedan tener una visión clara de la Iniciación Cristiana y de los sacramentos que la acompañan. De tal modo que a los candidatos a recibir este sacramento se les ayudará a vivir la experiencia de Pentecostés, integrándolos cada vez más a la vida de la comunidad y motivándolos a asumir algún servicio dentro de ella.

92. En cada decanato se tomarán los acuerdos necesarios, para que al menos dentro de su jurisdicción, no haya notables diferencias en la preparación a la Confirmación y, de ser posible, exista un apoyo interparroquial. También desde la Vicaría se debe buscar una coordinación, para que cada día dentro de la misma, se vayan teniendo criterios comunes.

93. Se ha de aprovechar la catequesis de la Confirmación, para provocar la necesidad de dar continuidad a la formación de la fe y así, dar cabida a la catequesis de preadolescentes, adolescentes, jóvenes y adultos, e impulsarlos a tomar parte de los procesos y comunidades de Reiniciación Cristiana.

d) Celebración

94. Prefiérase como el lugar adecuado para la celebración de este sacramento a la Catedral, la Sede Vicarial y las Parroquias. Téngase en cuenta que la Confirmación normalmente debe conferirse dentro de la Celebración Eucarística(45).

95. En donde la fiesta patronal de una parroquia no esté rodeada de festejos populares que impidan una celebración digna centrada en la celebración Eucarística(46), puede seguirse la costumbre de tener las confirmaciones ese día. Si las condiciones no lo permiten, trasládese la celebración a otra fecha más oportuna, lo importante será cuidar la dignidad de la celebración.

96. Cuando la administración de los sacramentos se da dentro de un proceso dinámico y global, que respalda o asegura el sentido de la Iniciación Cristiana, lo recomendable es conferir la Confirmación un tiempo antes de la Eucaristía (Primera Comunión), teniendo presente que la Confirmación es el complemento normal del Bautismo.

97. Es igualmente recomendable promover que después de un periodo de formación con sentido catecumenal, se puedan conferir los sacramentos de la Confirmación y de la Eucaristía (Primera Comunión) en la misma celebración.

e) Ministro

98. De manera ordinaria ha de ser el Sr. Arzobispo, sus Obispos Auxiliares y quienes gozan de esta facultad, los que han de administrar este sacramento(47). Los Vicarios Generales Presbíteros, gozan de facultad ordinaria para administrar la Confirmación dentro de la Arquidiócesis de México. Fuera de éstos, si se invita a un obispo extradiocesano solicite el párroco la licencia requerida al Sr. Arzobispo o al Vicario Episcopal(48).

99. A los Párrocos y demás Presbíteros, el derecho común los faculta para administrar la Confirmación en peligro de muerte(49).

100. Queda facultado el párroco para confirmar a los contrayentes, que al preparar su matrimonio no están confirmados, siempre y cuando se les haya dado un seguimiento adecuado y la formación conveniente, siguiendo las orientaciones dadas en el apartado de la preparación. Evítese cualquier abuso.

101. Los Presbíteros que bautizan a algún adulto de acuerdo al número 24, quedan también facultados para administrar la Confirmación en ese caso.

f) Padrinos

102. Para la elección de los padrinos, se ha de pedir tanto a los candidatos, como a los padres de familia que se tome en cuenta el hecho de que aquéllos tienen la obligación de "formar en la fe y en la práctica de la vida cristiana, mediante la palabra y el ejemplo"(50).

103. El que se ha de confirmar ha de tener un padrino, prefiriéndose, dentro de lo posible que éste sea alguno de los que asumió el compromiso, en el Bautismo(51).

104. Recuérdese que el sexo del padrino es indistinto, y no se ha de imponer la costumbre de que sea hombre para los varones o mujer para las de sexo femenino(52).

105. Para las exigencias generales, propias de los padrinos, tómese en cuenta lo dicho a este respecto en el apartado del Bautismo (Véanse los números 57 y 58).

g) Anotación en los libros parroquiales

106. En el libro de confirmaciones ha de quedar claro el nombre de los confirmados, del ministro, de los padres y padrinos, así como el lugar y la fecha(53).

107. El párroco del lugar donde se celebre la Confirmación, tiene la obligación de notificar al lugar donde fue bautizado el que ha sido confirmado. Así mismo ha de velar para que se cumpla diligentemente con la obligación de anotar en el libro de Bautismos, las notificaciones que recibe de nuevos confirmados(54) y de responder, que se ha cumplido con la anotación correspondiente.

108. El libro de Confirmaciones, como el de Bautizos, debe ser revisado periódicamente por el propio Decano.

h) Estipendio

109. Téngase el cuidado de quitar todo carácter lucrativo a la celebración de este sacramento y en cuanto al estipendio, tomando en cuenta la situación económica de los fieles, acuérdese en cada decanato la aportación que se ha de pedir; y preséntese la propuesta al Sr. Arzobispo para su aprobación. A nadie se niegue el sacramento porque no pueda dar la aportación solicitada.

Iniciación Cristiana | BAUTISMO | CONFIRMACIÓN | EUCARISTÍA | Reiniciación Cristiana | Apéndice | Índice

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance