Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO


Directorio Pastoral para los Sacramentos


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Directorio Pastoral para los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Norberto Cardenal Rivera Carrera

LA INICIACIÓN
CRISTIANA

A. INTRODUCCIÓN

1. Mediante los sacramentos de la Iniciación Cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, se ponen los fundamentos de toda vida cristiana. "La participación en la naturaleza divina, que los hombres reciben como don mediante la gracia de Cristo, tiene cierta analogía con el origen, el crecimiento y el sustento de la vida natural. En efecto, los fieles renacidos en el Bautismo se fortalecen con el sacramento de la Confirmación y, finalmente, son alimentados en la Eucaristía con el manjar de la vida eterna, y, así por medio de estos sacramentos de la Iniciación Cristiana, reciben cada vez con más abundancia los tesoros de la vida divina y avanzan hacia la perfección de la caridad"(1).

2. La comunión de vida en la Iglesia se obtiene por los sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía. El Bautismo es "la puerta de la vida espiritual: pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia"(2). Los bautizados, al recibir la Confirmación "se vinculan más estrechamente a la Iglesia, se enriquecen con una fuerza especial del Espíritu Santo, y con ello quedan obligados más estrictamente a difundir y defender la fe, como verdaderos testigos de Cristo, por la palabra juntamente con las obras"(3). El proceso de la Iniciación Cristiana se perfecciona y culmina con la recepción de la Eucaristía, por la cual el bautizado se inserta plenamente en el Cuerpo de Cristo(4).

3. De acuerdo al Magisterio y a la Tradición de la Iglesia, es muy claro que el orden normal de los sacramentos de la Iniciación Cristiana, para quienes comienzan con el Bautismo de niños es: Bautismo, Confirmación y Eucaristía(5).

B. CONSIDERACIONES ACTUALES

4. "Prevalece una visión fragmentaria -con frecuencia superficial, tradicional, cultural y social- del significado de los sacramentos de Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía"(6). Esto, hay que enfatizarlo, no sólo de parte de los fieles que los solicitan, sino también, en ocasiones, de parte de los ministros que los promueven y los celebran.

5. La realidad arquidiocesana de gran movilidad humana y diversidad cultural con frecuencia presenta serias dificultades para implementar procesos de Iniciación Cristiana, que unifiquen la praxis sacramental del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.

6. De parte de algunas familias hay la tendencia a celebrar algunos de los sacramentos de iniciación, asociados a las prácticas de algunos sacramentales como la presentación a los tres años, los quince años, la bendición de la casa, etc. Con esto se corre el peligro de hacer que los sacramentos pierdan su verdadera importancia.

7. Hasta hace algunas décadas el ambiente sociocultural de las familias en su gran mayoría estaba cimentado en profundos valores religiosos y cristianos. Actualmente, con el fuerte cambio sociocultural, que ha traído una marcada secularización, los sacramentos son vistos como eventos sociales, debilitando su significado litúrgico-comunitario de fe. A veces en las parroquias hay personas que propician estas actitudes en los feligreses.

8. En el momento actual, aunque la práctica ordinaria es el Bautismo de niños (menores de siete años), no debe olvidarse que un gran número de niños mayores de siete años, jóvenes y adultos no están bautizados.

9. Aunque en las diversas diócesis de América se ha avanzado mucho en la preparación para los sacramentos de la Iniciación Cristiana, todavía son muchos los que los reciben sin la suficiente formación(7).

10. "Al Bautismo de adultos no se le ha dado, de parte de los pastores, la importancia debida; y a quienes lo solicitan les parecen exagerados los requerimientos de tipo catecumenal, pues casi siempre están tratando de cumplir un requisito para otro fin como, por ejemplo, la celebración del matrimonio"(8).

C. PRINCIPIOS Y ORIENTACIONES

11. La Iniciación Cristiana busca ser escuela de cristianismo, es decir, enseñanza y aprendizaje, testimonio y seguimiento de la fe, en una palabra experiencia de Dios. En este itinerario acontecen: el primer anuncio o kerygma, la catequesis, la experiencia de oración personal y litúrgica, la participación sacramental, la experiencia de fraternidad o de vida comunitaria, la toma de conciencia del compromiso social para compartir y servir.

12. La Iniciación Cristiana tiene su prototipo en el catecumenado de adultos(9), su estructura se equipara al modelo evangelizador (kerygma y precatecumenado; el catecumenado; tiempo de purificación y de iluminación; celebración de los sacramentos de la Iniciación Cristiana; y tiempo de la mistagogia o adentrarse en el misterio del Dios presente en la comunidad). Por ello, este itinerario es considerado como la forma habitual para iniciar a los cristianos en la fe.

13. Los sacramentos de la Iniciación Cristiana son una excelente oportunidad para una buena evangelización y catequesis, cuando su preparación se hace por agentes dotados de fe y competencia. En el caso del Bautismo de niños no debe omitirse un esfuerzo catequizador para los padres y padrinos(10).

14. Es muy necesario diferenciar con claridad las dos formas para acceder a la Iniciación Cristiana: Una, la más frecuente entre nosotros, por la que son bautizados los niños pequeños y posteriormente, a la edad adecuada, se acercan a la Confirmación y a la Primera Comunión. Otra, más escasa cuya frecuencia va en aumento, en la que alguien mayor de siete años solicita el Bautismo y por ello debe recibirlo en una sola celebración, junto con la Confirmación y la Eucaristía. Las dos implican un proceso de iniciación en la vida cristiana, el primero más directamente orientado a la familia, cuando el candidato es menor de edad, el segundo como un verdadero proceso catecumenal.

D. ORDENAMIENTOS DIOCESANOS

15. Para la acción pastoral sacramental, téngase muy presente lo prescrito por el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos, tanto en la introducción general como en las observaciones previas. Por tanto, dichos principios deberán ser trabajados en la formación inicial y permanente de seminaristas y sacerdotes, así como de todos los agentes de la catequesis presacramental.

16. La Iniciación Cristiana de adultos debe hacerse como un proceso serio, normalmente prolongado, que de ser posible culmine con la gran noche de la Vigilia Pascual. En este proceso se integran la catequesis, las celebraciones y otras experiencias de vida cristiana; de tal forma que los candidatos vayan tomando conciencia de su próxima condición de cristianos y miembros de la Iglesia. Para ello será necesario observar muy de cerca los pasos y periodos marcados por el RICA(11).

17. Las Comisiones Arquidiocesanas de Catequesis, de Liturgia y de Pastoral Misionera, coordinadas por la Vicaría de Pastoral, elaborarán una guía para la preparación de quienes, mayores de 15 años, soliciten la Iniciación Cristiana. Ahí deberán asegurarse los elementos que el RICA señala para las etapas del Catecumenado: precatecumenado (catequesis de inicio en la fe y conversión); catecumenado (catequesis prolongada); purificación e iluminación (catequesis cuaresmal); y mistagogia (catequesis que integre al neófito a la vida de la comunidad).

18. Los niños que ya han llegado a la edad de la discreción y necesitan los primeros sacramentos, han de ser tratados como verdaderos catecúmenos(12), de tal forma que se les pida un tiempo suficientemente largo, que los conduzca a un buen grado de madurez cristiana, por la aceptación del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía. Se utilizarán los materiales catequéticos de acuerdo a su edad, buscando que en esa preparación sean acompañados de cerca por los papás y los padrinos.

19. Dada la seriedad que requiere la catequesis mencionada y al mismo tiempo la necesidad de hacer asequible esta experiencia a los fieles, en los decanatos se asegurará que haya centros de catecumenado con diversos horarios y modalidades, que cumplan adecuadamente los objetivos correspondientes.

20. La preparación para los candidatos responderá a las circunstancias personales de cada uno, ya que, entre otras cosas, su vinculación con la Iglesia es muy diferente. En general hay que decir que tal preparación debe consistir en sesiones comunitarias, pero también en un acompañamiento personalizado por un catequista cualificado, sin que falte la presencia del pastor.

21. Se dan casos entre nosotros en que personas adultas que no han recibido ni siquiera el sacramento del Bautismo, de todos modos ya asistían y participaban, de algún modo, en las celebraciones litúrgicas. Por alguna razón no tenían plena conciencia de carecer del sacramento. Cuando ellos quieren regularizar su situación, habrá que prepararles un itinerario adecuado que los ayude a asumir la fe que ya querían expresar y a hacerse concientes del don que van a recibir por los sacramentos de la Iniciación Cristiana.

22. Igualmente, cuando se trate de quienes por error han recibido algún sacramento de la Iniciación Cristiana, o los tres, en alguna Iglesia no católica, y piden acercarse a estos sacramentos de manera correcta, se les ofrecerá una preparación catequética en la que se les instruya a ellos, si son adultos, o a las familias si son pequeños, acerca del sentido del Bautismo "bajo condición" y de la necesidad de recibir válidamente el Sacramento de la Confirmación y de la Eucaristía. Si son personas que viven cerca de la vida de la Iglesia, dicha preparación no será muy prologada, más bien habrá que encausarlos a un camino de Reiniciación Cristiana.

23. En el caso de menores de siete años que deben recibir el Bautismo bajo condición, después de la preparación conveniente a los papás y padrinos, confiérase el sacramento e invíteseles a que, cuando el bautizado tenga la edad adecuada, se prepare y se acerque al sacramento de la Confirmación y de la Eucaristía.

24. Cuando los que requieren el sacramento del Bautismo son mayores de siete años y menores de catorce, después de la conveniente preparación, en una misma celebración se les darán los tres sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía(13). En esos casos el mismo presbítero puede ser el ministro de la Confirmación. Quienes hayan cumplido catorce años, serán presentados por escrito al Obispo, para que determine lo conducente(14).

25. Si se da el caso de un joven o un adulto que ha decidido abrazar la fe cristiana e incorporarse a la Iglesia Católica, hay que orientarlo y acompañarlo para que haga el recorrido completo del catecumenado, en el que intervengan debidamente, como lo indica el RICA, la comunidad, el pastor, el catequista y un padrino. Éste último elegido con las características que se señalan en los números 57 y 58.

Iniciación Cristiana | BAUTISMO | CONFIRMACIÓN | EUCARISTÍA | Reiniciación Cristiana | Apéndice | Índice

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance