Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO


Directorio Pastoral para los Sacramentos


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Directorio Pastoral para los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Norberto Cardenal Rivera Carrera

PRESENTACIÓN

"Liberados (los catecúmenos) por los sacramentos de la iniciación cristiana, del poder de las tinieblas, muertos, sepultados y resucitados con Cristo, reciben el Espíritu Santo de hijos de adopción y celebran con todo el Pueblo de Dios el memorial de la muerte y resurrección del Señor" (AG 14). Así describe el Concilio Vaticano II las grandezas que la fuerza misericordiosa de Dios obra en quienes él mismo, por la acción de su Espíritu, llama a formar parte de la "Iglesia enviada por Cristo para manifestar y comunicar la caridad de Dios a todos los hombres y pueblos" (Ib. 10).

La Iglesia, por la conciencia que tiene de ser depositaria y trasmisora de los sacramentos, como medios de salvación, siempre ha cuidado de que su celebración sea acorde con la voluntad de su fundador, Cristo Jesús, y, al mismo tiempo, con un lenguaje y una simbología, que puedan ser fructuosamente entendidos y apreciados por los fieles de cada época.

Nuestra Arquidiócesis, de distintas formas, tanto por la voz de los pastores, como por las peticiones de las comunidades, ha expresado la necesidad de revisar y enriquecer la práctica que se ha venido teniendo con relación a los sacramentos. Particularmente durante la visita pastoral que llevé a cabo a las vicarías y a los decanatos, en varias ocasiones me fue presentada la oportunidad y la conveniencia de renovar y adaptar a las circunstancias actuales la pastoral de los sacramentos, muy especialmente en la catequesis preparatoria. Todo ello, así se decía, con el fin principal de expresar una mayor unidad en nuestra Iglesia particular. En todos estos anhelos y exigencias indudablemente estaba el soplo del Espíritu.

Las consideraciones hechas con ocasión del II Sínodo Diocesano ya nos habían marcado un camino, en el que ahora queremos ahondar con más decisión: "¿Cómo conseguir que la celebración y la participación en los sacramentos forme parte de un proceso de conversión y de verdadero compromiso en la vida cristiana?" (ECUCIM 3068). "Las celebraciones litúrgicas deben llegar a ser acciones evangelizadoras más completas y fructuosas; para esto se requieren profundos cambios de mentalidad y de práctica pastoral" (Ib. 3071).

Después de un discernimiento en el que se invitó a participar especialmente al presbiterio, y de la sistematización de aportaciones y de algunas enseñanzas importantes del Magisterio de la Iglesia, en que intervinieron diversas instancias diocesanas, he decidido promulgar el presente Directorio de Pastoral sobre los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. Pretende ser un instrumento para que, como comunidad arquidiocesana, seamos más fieles servidores de la gracia que el Señor quiere derramar sobre esta Iglesia particular, para que, por ella, se haga más viva su presencia en esta Ciudad.

En este Directorio, a partir de algunos hechos que están reclamando una respuesta pastoral, se dan los "ordenamientos diocesanos" con los que se señala cuál debe ser la práctica concreta en la Arquidiócesis, respetando totalmente las normas universales tanto litúrgicas como canónicas. Cuando se hace referencia textual a ellas, es porque se ha visto la necesidad de enfatizarlas.

También se presentan algunos principios teológicos para enmarcar y dar sentido a las acciones en las que nos debemos comprometer. Sobresalen entre éstos los que se refieren a asumir la preparación, la celebración y la proyección de los sacramentos de la iniciación, como un proceso cuya finalidad es fundamentar e impulsar la vida cristiana de cada uno de quienes se incorporan a la Iglesia, de sus familias y de la comunidad.

De esta manera se expresa el propósito de darle unidad a nuestro caminar diocesano, que con el trabajo misionero se ha empeñado en propiciar en los fieles el desarrollo necesario propio del Bautismo y del conjunto de la Iniciación Cristiana (Cf. CEC 1231).

A este respecto quiero recordarles lo que hace poco les decía en el Plan Pastoral para el presente año (n. 98): "Es urgente que, por todos los medios, nos esforcemos por afrontar los desafíos que nos plantea la grave carencia de formación cristiana en las familias y el creciente fenómeno de descristianización, que se está dando entre los mismos católicos". Resulta así muy explícita la conexión, que se da en el Directorio, entre los primeros sacramentos de la fe y la Reiniciación Cristiana. Es preciso mantenernos en el rumbo de la Nueva Evangelización.

Con el fin de que la Arquidiócesis en sus distintas instancias y niveles, -vicarías, decanatos, parroquias, comisiones diocesanas-, se disponga convenientemente para poner en práctica este Directorio, me ha parecido oportuno dejar un lapso razonable entre esta fecha de la promulgación y aquélla en la que deberán empezar a ejecutarse formalmente las normas que aquí se prescriben. Pido a todos los agentes de pastoral, especialmente a los responsables de las comunidades, que con generosidad pongan en juego todos los recursos necesarios para prepararse eficazmente. En un futuro próximo, cuando las circunstancias lo aconsejen, se llevará a cabo una revisión para que, con base en los resultados, se hagan los cambios y los reajustes que se juzguen prudentes.

Establezco, por tanto, que a partir del día 19 de junio del año en curso, Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, entre en vigor el presente Directorio de Pastoral de los Sacramentos de la Iniciación Cristiana.

La cuaresma, en cuyo pórtico nos encontramos, nos invita fuertemente a la conversión que nosotros debemos hacer concreta en el empeño por lograr una preparación y una celebración de los sacramentos de la Iniciación Cristiana, de tal manera que redunden en una más sólida evangelización de nuestras comunidades. Contamos para ello con el aliento de Santa María de Guadalupe, nuestra Madre y con el ejemplo de San Juan Diego, quienes vieron nacer y acompañan siempre la vida de la Arquidiócesis de México.

A 5 de marzo, Miércoles de Ceniza, del año del Señor 2003

NORBERTO CARD. RIVERA CARRERA
Arzobispo Primado de México

Iniciación Cristiana | BAUTISMO | CONFIRMACIÓN | EUCARISTÍA | Reiniciación Cristiana | Apéndice | Índice

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance