Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ir a Contenido de las ORIENTACIONES PASTORALES 2009

Ver e imprimir ORIENTACIONES PASTORALES 2009 en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para la Misión-

Formarnos para continuar la misión en la Ciudad...
Orientaciones Pastorales 2009.
Norberto Cardenal Rivera Carrera

II. Seguimiento y adhesión a Jesucristo:
El itinerario del discípulo misionero

20. En su discurso inaugural en Aparecida, el Santo Padre afirmó que, en virtud del bautismo, todos en la Iglesia estamos llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo. Esto conlleva seguirlo, vivir en intimidad con Él, imitar su ejemplo y dar testimonio (cfr. n. 3). Y, en su mensaje final, los Obispos expresaron que para lograrlo es necesario formarnos y formar a todo el Pueblo de Dios para cumplir con responsabilidad y audacia esta tarea (n° 3).

21. Si la formación es el camino para cumplir la misión de evangelizar, es de vital importancia iluminar desde el Evangelio el sentido del itinerario formativo.

La vocación del discípulo: seguir a Cristo

22. En Aparecida, el Papa Benedicto XVI hizo una pregunta fundamental a quien se plantea ser discípulo misionero: ¿Estamos realmente convencidos de que Cristo es el camino, la verdad y la vida?

23. El itinerario del discípulo misionero tiene un carácter personal: se trata de que cada uno se encuentre con Jesús. Para el que quiera seguirlo no existe otra fuente alterna de conocimiento. Lo que determina el crecimiento y madurez personal del discípulo misionero es la configuración con Cristo, que se expresa en una vivencia de fraternidad al servicio de los hermanos.

24. La urgencia de la evangelización no debe hacernos olvidar que el evangelizador, además de pensar en evangelizar, también debe ser evangelizado. Esto no radica en conocer los contenidos de la evangelización, ni en renovar las técnicas para comunicar el Evangelio, ni en la actualización y adaptación del mensaje a los destinatarios.

25. Se consigue evangelizar si se logra la renovación de la persona del evangelizador, es decir, si se convierte en testigo de Jesús, porque tiene la Buena Noticia en su corazón, la expresa con sus labios y la manifiesta en las obras de sus manos, en el quehacer misionero.

Jesús es el Camino del evangelizador

26. La novedad del discipulado de Cristo se manifiesta en que somos elegidos: Jesús nos busca, se acerca, nos identifica y, al llamarnos por nuestro nombre, comienza a mostrarnos un horizonte personalizado más allá de nuestros propios planes y proyectos.

27. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14, 6), nos dice Jesús; la profundidad de estas palabras ilumina el sentido del itinerario del discípulo misionero.

28. Desde el inicio, estar atentos a Jesús será la clave para no perder el rumbo. Nos muestra la dirección con su persona: Él es el Camino. Él es quien nos enseña a vivir. Camino es un término que en el cristianismo primitivo identifica a los cristianos como discípulos: en Hch 9, 2 los cristianos son "aquellos del camino". El cristianismo se llama simplemente "el Camino" (cfr. Hch 18, 26; 19, 9-23; 22, 4; 24, 14.22).

29. Verdad es un término típico del evangelio de San Juan: Los verdaderos adoradores adoran al Padre en Espíritu y en verdad (4, 23), es decir, los que siguen a Jesús conocen la verdad que los hace verdaderamente libres (cfr. 8, 31 ss). La petición de Jesús de que sus discípulos sean santificados en la verdad (cfr. 17, 17) será realizada con el don del Espíritu de verdad, el cual los conducirá a la verdad completa (16, 13). Como se ve, la verdad no consiste en un sistema de doctrinas, sino en una presencia: en Jesús, Hijo de Dios encarnado, se manifiesta la verdad.

30. Vida, también es un término de San Juan. El apóstol es un testigo de que la vida se manifestó (1 Jn 1, 2); en Él que era la vida, y la vida era la luz de los hombres (Jn 1, 4) y quien lo sigue tendrá la luz de la vida (cfr. 8, 12).

Señor, ¿quién eres? Soy Jesús

31. No me eligieron ustedes a mí; fui yo quien los elegí a ustedes (Jn 15, 16). Después de la sorpresa de ser elegidos y, ser llamados por nuestro nombre: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?, viene nuestra primer reacción para identificar quién nos llama: ¿Quién eres Señor? Y se inicia la relación personal que nos permite reconocer al Dios encarnado: Yo soy Jesús, a quien tú persigues (Hch 9, 4-5). Jesús continuará llamándonos para guiarnos, pero siempre a través de las personas y del contexto donde estamos insertos: Levántate, entra en la ciudad y allí te dirán lo que debes hacer (Hch 9, 6).

32. El discípulo recibe la Buena Noticia y se va dando cuenta de que es una invitación a confiar en la misericordia de Dios, en su amistad y su comprensión. Entre más nos compenetramos con el Señor, más tenemos la conciencia de no ser dignos de su amor y de la necesidad de convertirnos, para ser capaces de emprender la misión que nos encomienda.

33. Si el discípulo está atento a lo que dice y hace Jesús, el Espíritu va grabando sus palabras en el corazón. Escuchando a Jesús va creciendo su esperanza.

34. El Evangelio de Jesús, fuerza amorosa que procede del Padre y que tiene el fuego renovador del Espíritu, puede cambiar nuestra vida. Jesús nos hace vivir de manera nueva. No son argumentos externos que convencen. Es una experiencia personal de encuentro que marca la vida y le da un nuevo sentido. El discípulo descubre a Dios consigo, en su propia vida.

¿Dónde vives? Vengan y vean

35. Este Dios Bueno que se manifiesta en Jesús, es un Dios cercano y accesible a todos. Cualquiera puede comunicarse con Él de manera directa e inmediata. En la bondad de Jesús con los más pequeños, Dios habla a cada uno sin palabras. No es un Dios propiedad de los practicantes y justos, porque ha venido a buscar a los enfermos, a los pecadores.

36. La reflexión en Aparecida describe la gran vitalidad que une a Cristo al que es conquistado como discípulo y representa una experiencia del "Vengan y vean" que será referencia y motivación para el camino que vendrá adelante: La naturaleza misma del cristianismo consiste, por lo tanto, en reconocer la presencia de Jesucristo y seguirlo. Ésa fue la hermosa experiencia de aquellos primeros discípulos que, encontrando a Jesús, quedaron fascinados y llenos de estupor ante la excepcionalidad de quien les hablaba, ante el modo como los trataba, correspondiendo al hambre y sed de vida que había en sus corazones. El evangelista Juan nos ha dejado plasmado el impacto que produjo la persona de Jesús en los dos primeros discípulos que lo encontraron, Juan y Andrés. Todo comienza con una pregunta: "¿Qué buscan?" (Jn 1, 38). A esa pregunta siguió la invitación a vivir una experiencia: "Vengan y lo verán" (Jn 1, 39). Esta narración permanecerá en la historia como síntesis única del método cristiano (DA n. 244).

Un llamado que crea fraternidad de discípulos

37. La experiencia personal del que es llamado por Jesús se va afianzando cuando se descubre acompañado en el camino por otros discípulos, también convocados por Jesús. Son compañeros en el camino de seguimiento que pronto se dan cuenta que la condición de discípulo sólo se mantiene construyendo vínculos de comunión fraterna con los demás discípulos.

38. La alegría de ser discípulos y misioneros se percibe de manera especial donde hacemos comunidad fraterna. La comunión, que se alimenta en Cristo, es maestra para que los discípulos sigan creciendo: primero alimenta su fe y entusiasmo para continuar en el camino y, después es la fuente que alimenta con renovado vigor el impulso de servicio misionero.

39. En efecto, el llamado de Jesús a seguirlo permite que el discípulo entre en la experiencia de comunión. Y la experiencia de fraternidad va a convertirse en el motor de la misión.

Ir a página anterior  
Ir a página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance