Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ir a Contenido de las ORIENTACIONES PASTORALES 2009

Ver e imprimir ORIENTACIONES PASTORALES 2009 en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para la Misión-

Formarnos para continuar la misión en la Ciudad...
Orientaciones Pastorales 2009.
Norberto Cardenal Rivera Carrera

V. Consecuencias para la estructura y organización pastoral

76. Con la mirada puesta en las metas que queremos alcanzar, tengamos conciencia de las exigencias y consecuencias que trae consigo el proceso de formación integral para los agentes de pastoral y para nuestra labor pastoral:

La misión como diálogo

77. La Misión se entiende como diálogo, como inserción en los procesos de la vida cotidiana, como encarnación en la realidad, como acompañamiento, proximidad y apertura. Fomente la pastoral de la acogida a los que llegan a la Ciudad y a los que ya viven en ella, pasando de un pasivo esperar a un activo buscar y llegar a los que están lejos con nuevas estrategias tales como visitas a las casas, el uso de los nuevos medios de comunicación social, y la constante cercanía a lo que constituye para cada persona su cotidianidad (DA n. 519). Si tomamos en serio esta invitación, no sólo se profundizará nuestra comprensión de la fe, sino también la fe convertida en experiencia de vida se manifestará con toda su capacidad de transformación comunitaria.

78. Entrar en un proceso de formación que propone una profunda adhesión a Jesús provoca la renovación y conversión de toda la pastoral. Cuando se asume un nuevo estilo de vida cristiana y apostólica brota la creatividad y la audacia para la evangelización y se va rompiendo la pastoral de conservación. Configurarse con el Señor Jesús, desencadena que los agentes se pongan delante de la opción por una pastoral misionera: La conversión pastoral de nuestras comunidades exige que se pase de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera. Así será posible que "el único programa del Evangelio siga introduciéndose en la historia de cada comunidad eclesial" con nuevo ardor misionero, haciendo que la Iglesia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera (MC, criterios para la misión, n. 7).

79. El ardiente deseo de invitar a los demás a encontrar a Aquél a quien nosotros hemos encontrado, está en la raíz de la misión evangelizadora que incumbe a toda la Iglesia, pero que se hace especialmente urgente hoy en América (EA n. 68).

80. Los procesos de Iniciación y Re-iniciación cristiana toman un papel protagónico en el itinerario formativo, que va siguiendo los momentos del proceso evangelizador. Entonces se entiende la catequesis como un momento articulado, progresivo, que busca atender la maduración en la fe de las diferentes edades de la vida del hombre.

81. Debemos alcanzar una práctica de iniciación cristiana que no esté fragmentada, que sea un proceso unitario y coherente para niños, adolescentes y jóvenes, en íntima conexión con los sacramentos de la iniciación ya recibidos o por recibir.

82. Como lo hemos afirmado en años anteriores, en la acción catequética que consolida el momento misionero, la catequesis para adultos es el instrumento que madura a una comunidad, haciéndola más consciente y participativa. No debe estar ausente de ninguna parroquia, pues es un ofrecimiento indispensable para todas las personas, que habiendo sido "tocadas" por el anuncio kerigmático, necesitan fundamentar su fe, realizando o completando la iniciación cristiana inaugurada con el Bautismo.

83. La pastoral misionera exige que los agentes que la quieran poner en práctica, sobre todo los laicos, estén insertos en las realidades y estructuras temporales. "La evangelización pierde fuerza y eficacia si no se tiene en cuenta al pueblo concreto a quien se dirige, si no se habla su lengua, si no usa sus signos y símbolos, si no responde a sus problemas, si no interesa a su vida real" (EN n. 63). Este proceso genera al mismo tiempo una carga afectiva, es decir, se capta cómo siente el otro. Hay que buscar una comunicación realmente interpersonal, asumiendo estilos de vida que sean al mismo tiempo de respeto y aceptación cultural, solidaridad humana y testimonio evangélico.

El proceso evangelizador como dinamismo de la pastoral ordinaria

84. El proceso evangelizador se convierte en el hilo conductor de la pastoral parroquial y del Decanato. Se dinamiza la vida operativa del Decanato y es el centro de cohesión interparroquial. La pastoral de conjunto y la espiritualidad de comunión van permitiendo que la vida pastoral en las comunidades parroquiales se vaya enriqueciendo con las experiencias evangelizadoras en las diferentes etapas del proceso evangelizador. En un mismo itinerario se continúa con la formación específica. La continuidad se convierte en el elemento clave a evaluar.

85. Los Consejos de Pastoral realizan su función en la medida en que se hacen responsables de cuidar la continuidad del proceso evangelizador en la parroquia. Se deja atrás lo meramente administrativo y, se da lugar a un organismo al servicio de la evangelización.

El proceso formativo integral hace mirar hacia las culturas

86. El camino de formación debe capacitar a los agentes de pastoral para el diálogo con las culturas, sin temor al ambiente abierto de los nuevos areópagos, donde indistintamente se encuentra con la ciencia, la tecnología y tiene la oportunidad de aportar su experiencia, su sabiduría que nace de fe. "Queremos felicitar e incentivar a tantos discípulos y misioneros de Jesucristo que, con su presencia ética coherente, siguen sembrando los valores evangélicos en los ambientes donde tradicionalmente se hace cultura y en los nuevos areópagos: el mundo de las comunicaciones, la construcción de la paz, el desarrollo y la liberación de los pueblos, sobre todo de las minorías, la promoción de la mujer y de los niños, la ecología y la protección de la naturaleza. Y el vastísimo areópago de la cultura, de la experimentación científica, de las relaciones internacionales" (DA 491).

87. Se genera una visión más amplia acerca del mundo y de la Iglesia, e impulsa a los agentes de pastoral a salir de sus ámbitos y ambientes cotidianos. La universalidad de la Iglesia se hace más evidente para un agente de pastoral formado, ya no puede mirar simplemente a su alrededor, sus expectativas van más allá de sus fronteras personales, busca hacer de su vida una entrega generosa al llamado de "ir a todas las gentes", superando todo localismo.

88. Es necesario el uso de las nuevas tecnologías en la formación y la búsqueda constante de una capacitación en el gran horizonte pedagógico y didáctico de la práctica formativa. Se asumen los medios de comunicación social con una actitud fundamentalmente positiva y estimulante. "Optimizar el uso de los medios de comunicación católicos, haciéndolos más actuantes y eficaces, sea para la comunicación de la fe, sea para el diálogo entre la Iglesia y la sociedad" (DA 497). Por otro lado, se acepta con humildad que deben evolucionar nuestros tradicionales métodos y formas de enseñanza – aprendizaje, superando la práctica de ser "repetidores" de contenidos ya recibidos.

89. Como estrategia inmediata, hay que elaborar y poner en operación los programas que sean necesarios para impulsar la formación de formadores de agentes de pastoral. "Para que se dé una pastoral verdaderamente incisiva y eficaz hay que desarrollar la formación de los formadores, poniendo en funcionamiento los cursos oportunos o escuelas para tal fin. Formar a los que, a su vez, deberán empeñarse en la formación de los fieles laicos, constituye una exigencia primaria para asegurar la formación general y capilar de todos los fieles laicos" (ChL 63).

90. Se reconoce la Piedad y Religiosidad Popular como medio eficaz de evangelización, por lo tanto hay que implementar el itinerario formativo de los líderes y coordinadores que encabezan las distintas expresiones religiosas. También, se debe apoyar a los pastores, capacitándolos para el acompañamiento evangelizador.

Ir a página anterior  
Ir a página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance