Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ir a Contenido de las ORIENTACIONES PASTORALES 2009

Ver e imprimir ORIENTACIONES PASTORALES 2009 en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para la Misión-

Formarnos para continuar la misión en la Ciudad...
Orientaciones Pastorales 2009.
Norberto Cardenal Rivera Carrera

VI. Pasos inmediatos

91. Invito, particularmente a algunos sectores de la Iglesia local y a algunas instancias diocesanas, a asumir los retos de tener como prioridad la generación y formación de agentes de evangelización, discípulos misioneros para la Ciudad. Para ello hago las siguientes encomiendas:

Las Parroquias

92. Que las parroquias impulsen las comunidades menores como medio concreto para fomentar la etapa inicial de la formación de los bautizados. Esto ayudará a retomar y a reforzar la sectorización, tanto territorial como ambiental que, como sabemos, están encaminadas a la evangelización de las culturas a través de la inserción en ellas, de los agentes de pastoral.

93. Estamos entendiendo por comunidades menores aquellos grupos de personas que comparten su vida cristiana mediante la reflexión frecuente de la Palabra de Dios y el compromiso apostólico, insertos en sus ambientes culturales, territoriales o ambientales. Ordinariamente surgen como casas de oración con ocasión del visiteo o invitación misioneros. Sus pasos siguientes son la vivencia del mensaje kerigmático y de la reiniciación cristiana para, después, consolidar su vida de comunidad con la catequesis y el apostolado, de preferencia, con acciones específicas.

94. Para convocar la formación de las comunidades menores, en muchas ocasiones resultará oportuno partir de las muy variadas expresiones de piedad popular. La Palabra de Dios debe acompañar y enriquecer las expresiones religiosas, pues les dará profundidad como manifestaciones de fe en Dios y de pertenencia a la Iglesia. Así se generará un medio de cohesión y seguimiento de las personas que responden a las tradiciones religiosas populares. Las comunidades menores que surjan por esta vía deberán mantener el objetivo de ser animadoras de la piedad y religiosidad popular.

Los Decanatos

95. La XIV Asamblea Diocesana suscitó la búsqueda de los caminos concretos, de los "cómos", para desencadenar procesos formativos en la fe. Los ejemplos ahí presentados tomaron en cuenta la Piedad y Religiosidad Popular, la relación con los padres de familia en la catequesis infantil y la atención a los enfermos. Estos caminos y, otros que se exploren, tendrían que ser materia de reflexión y acuerdos programáticos y de formación para los Decanatos.

96. Dentro del plan de cada decanato hay que continuar incentivando acuerdos para realizar acciones comunes en todas sus parroquias. Estas son algunas líneas de acción a tomar en cuenta:

a) Acordar cómo abordará el Decanato, en conjunto, la etapa de formación inicial de los bautizados. Hay que tener presente que la clave para que haya continuidad en las acciones evangelizadoras es que la parroquia tenga un equipo suficiente y preparado para acoger a las personas que hayan vivido alguno de los momentos del proceso evangelizador. Es decir, para la acción misionera se necesitan misioneros; el anuncio kerigmático provoca deseos de conocer más a Jesús y debemos preparar a los que acompañarán la reiniciación cristiana; las personas que deciden insertarse activamente en la parroquia necesitarán un acompañamiento catequético en un ambiente de pequeña comunidad; para alimentar la vida de las pequeñas comunidades debe haber coordinadores que capaciten a quienes las encabezan y vayan visitándolas para apoyarlas en su camino; los bautizados que deciden comprometerse en algún servicio apostólico también requieren un itinerario formativo y apoyo para perseverar en su inserción eclesial.

b) La formación inicial entendida así, requiere que el Decanato, con el auxilio de las Comisiones Diocesanas y Vicariales, organice la formación de formadores para los distintos momentos del proceso evangelizador: la acción misionera, la acción catequética y la actividad apostólica. Esto implica planear con una visión de mediano y largo plazo, haciendo corresponsables a los Consejos de Pastoral Vicarial, Decanal y Parroquial, para que la continuidad tenga mayor garantía.

c) Analizar la formación básica que se esté teniendo en el CEFALAE para consolidarla, de acuerdo a los lineamientos arquidiocesanos y estudiar otras modalidades para ofrecer esa misma formación básica a más bautizados que quieran comprometerse como apóstoles.

d) Dentro de la formación integral, buscar caminos para cultivar la formación misionera para los presbíteros y demás ministros ordenados. Será muy conveniente escuchar sobre este tema a los agentes laicos del decanato.

Los Agentes, los Movimientos y las Agrupaciones laicales

97. Que la Vicaría Episcopal para los Laicos diversifique sus propuestas para fomentar la visión de un laicado comprometido en la evangelización de las estructuras sociales, a partir de su inserción en ellas. Pueden ser punto de partida los laicos organizados en sus propios ambientes de trabajo.

98. También, es importante que se implemente de forma permanente el ejercicio de escucha y consulta a laicos y laicas representantes de importantes sectores sociales. Para ello convendrá que de diversas formas sean convocados y su voz sea tomada en cuenta, ahora de forma específica, para continuar perfilando cómo tiene que realizarse el itinerario formativo de quienes están plenamente insertos en las realidades sociales cotidianas. Para impulsar esta vertiente será de mucha utilidad que se formalicen los trabajos del Consejo Arquidiocesano de Laicos.

99. La misma Vicaría para los Laicos deberá orientar y animar a los Movimientos y Organizaciones Laicales para que asuman el proceso evangelizador y, dentro de sus grupos, sea prioridad la formación inicial y básica. El objetivo es que todos los Laicos organizados desarrollen un apostolado típicamente misionero en las comunidades y ambientes en los que tales Organizaciones y Movimientos trabajan.

100. Así mismo, la Vicaría para los Laicos deberá estructurar programas para que las Organizaciones y los Movimientos laicales promuevan el cultivo de las comunidades menores, ya sea al interior de sí mismos, como medio de su propio crecimiento, ya sea como recurso para el apostolado que realizan.

Los Ministerios Laicales

101. La formación de agentes referida a los laicos necesariamente nos lleva a los ministerios laicales. En la Arquidiócesis necesitamos seguir promoviendo estos ministerios, como medios importantes para la evangelización de nuestras culturas y como camino de maduración del compromiso apostólico de los agentes.

102. Por ello pido a las Vicarías Episcopales de Agentes, de Laicos y de Pastoral que, desde la Coordinación Arquidiocesana de Formación, consultando a las comisiones diocesanas pertinentes y, en concordancia con el plan de formación que hemos venido diseñando, me presenten un proyecto que estudie cuáles son los ministerios laicales que se necesitan con mayor urgencia, especialmente para multiplicar la presencia misionera en los diversos sectores y ambientes extraeclesiales de nuestra Ciudad.

Las Comunidades Religiosas

103. Con la colaboración y convocatoria de la Vicaría Episcopal para la Vida Consagrada, la Coordinación Arquidiocesana de Formación inicie una consulta y colaboración con religiosos y religiosas que trabajan en la formación o encabezan instituciones con ese fin, buscando enriquecer el proyecto diocesano de formación con modalidades especialmente dirigidas a las nuevas generaciones.

104. También le pido a la Vicaría Episcopal para la Vida Consagrada, en colaboración con la Vicaría de Pastoral, que convoque a las comunidades religiosas a encuentros periódicos en que se compartan las actividades misioneras que cada una realiza en la Ciudad o desde la Ciudad. En un segundo momento, buscarán los cauces para un intercambio que le permita a la Arquidiócesis alimentar la creatividad y las modalidades de la práctica misionera en la Ciudad.

Los Presbíteros

105. Que el Senado Presbiteral se avoque al tema de la formación de los presbíteros de manera integral, promoviendo los estudios pertinentes y la consulta necesaria que favorezca una participación amplia del presbiterio. El objetivo es dar un sustento firme al programa diocesano para los ministros ordenados. Debe ser una planeación a largo plazo, para que responda a los actuales y a los futuros ministros ordenados. Tiene que ubicarse como un programa de formación pastoral misionera urbana, que tome en cuenta las dimensiones humana, comunitaria, teológica y espiritual. En especial debemos cuidar que se desarrolle el carisma del ministro ordenado como formador de formadores en la fe.

106. En este proceso, que no sólo se desarrollará en las reuniones ordinarias del Senado, sino en otros momentos de trabajo, está también involucrada la Comisión para el Presbiterio y el Secretariado para el Ministerio Ordenado, con el apoyo del Vicario de Agentes de Pastoral y la participación del equipo formador del Seminario, de tal manera que, a partir de las conclusiones que se vayan logrando, las iniciativas de formación que se pongan en práctica apoyen de manera más orgánica y eficaz el servicio que nos corresponde realizar en nuestra Iglesia local.

Comisiones de Pastoral Familiar y de Pastoral Juvenil

107. Con el fin de retomar las prioridades sinodales, pido a las Comisiones de Pastoral Familiar y de Pastoral Juvenil que realicen una evaluación de su servicio en la Arquidiócesis. El enfoque a seguir será la revisión de su trabajo de base y de su vinculación concreta con las Vicarías, decanatos, parroquias, comunidades de Vida Consagrada con ese carisma y movimientos eclesiales. Realicen esa evaluación haciendo una convocatoria eclesial (laicos, religiosos, religiosas y ministros ordenados) e invitando a quienes tienen funciones de coordinación pastoral, como los delegados de pastoral, los comisionados respectivos y los coordinadores de grupos. Esta evaluación tendrá un resultado más fructífero efectuándola con suficiente preparación y recogiendo las opiniones de los agentes de base. Ese será un paso importante para orientar los objetivos y las estrategias diocesanas futuras.

108. Les pido que orientan sus programas de formación y coordinación a promover la integración de equipos eclesiales. Esta estrategia tiene como finalidad impulsar una conciencia más integral para estas pastorales, donde es necesaria la colaboración y el compromiso de los diversos dones presentes en la comunidad eclesial: jóvenes, adultos, matrimonios, presbíteros, religiosas, seminaristas…

109. En cada una de estas pastorales, la familiar y la juvenil, deben estar integradas las principales dimensiones de toda pastoral. Por ello, para la elaboración de sus planes, las comisiones de pastoral familiar y de pastoral juvenil, pedirán la colaboración a las comisiones diocesanas de pastoral misionera, pastoral catequética, pastoral litúrgica y pastoral social. Para favorecer esta pastoral de conjunto favorecerán dicha colaboración el Vicario para los Laicos y el Vicario de Pastoral.

110. Para elaborar estos programas, les será de utilidad tomar en cuenta la consulta hecha recientemente en el Senado Presbiteral sobre estos temas, así como el fruto del VI Encuentro Mundial de las Familias y el Congreso del mismo.

Consejo Pastoral Arquidiocesano

111. Que el grupo de personas (laicos, presbíteros y otros fieles) que han estado trabajando como Comisión Preparatoria del Consejo de Pastoral Arquidiocesano, bajo la responsabilidad del Vicario de Pastoral, lo más pronto posible, me presente los pasos necesarios para constituir formalmente tal Consejo. Será necesario elaborar un proyecto de estatutos, mismo que aprobaré en el momento oportuno.

112. Además del itinerario para formalizar el Consejo, avancen en el análisis pastoral explorando en qué sectores culturales, de forma prioritaria, debemos dar pasos evangelizadores, señalando algunos caminos de acercamiento y de diálogo con esos ambientes. Otra vertiente será estudiar las modalidades en que se puede proponer la formación inicial a quienes estén en búsqueda de la fe y, también, cómo ofrecer la formación básica y específica de los agentes avocados a esos sectores culturales.

113. El que inicie sus funciones el Consejo de Pastoral también tiene como objetivo propiciar que los Consejos Pastorales de otros niveles diocesanos tomen mayor relevancia, en cuanto iluminadores y animadores de la pastoral de sus propios ámbitos y, será motivación para que se constituyan los que aún no existen.

La Coordinación Arquidiocesana para la Formación de Agentes de Pastoral (CAFAP)

114. Esta Coordinación, que integra a los responsables de las instancias arquidiocesanas que tienen una relación más directa con la formación de agentes, debe continuar su servicio, precisando los criterios comunes de formación para ultimar un plan diocesano en este ámbito. Su punto de referencia ha de ser siempre la Misión Permanente con su cometido específico de la evangelización de las culturas y una pastoral de sentido catecumenal.

115. Por ello, un objetivo inmediato que tiene la CAFAP es estructurar los resultados de la reflexión que se ha tenido, especialmente en torno a las dos últimas Asambleas Diocesanas.

116. Respecto a los Institutos arquidiocesanos de Formación (Sedes Sapientiae y S. Pedro y San Pablo) y a la Dirección de los CEFALAEs, cuyos Directores son parte integrante de esta Coordinación, tendrán como tarea especial continuar su esfuerzo de vinculación, buscando que sus programas correspondan a los criterios acordados en conjunto. Elaborarán y pondrán a consideración de la Coordinación un programa para formadores o facilitadores para la formación básica.

117. Esta Coordinación de Formación continuará convocando a los Directores de las Comisiones Diocesanas que tienen actividad de formación con agentes específicos. El objetivo es acordar el camino para ofrecer la formación específica en varias modalidades, cuidando de manera especial la coordinación operativa con los Centros de Formación decanales y parroquiales. Así mismo, colaborarán con el Equipo de Ediciones Pastorales para proponer las líneas del proyecto de los subsidios para la formación específica.

La Vicaría de Pastoral

118. La Vicaría de Pastoral, además de algunas tareas particulares que se especifican en los rubros anteriores, se ocupará de animar la puesta en práctica de las encomiendas señaladas y de asegurar la evaluación en las instancias encargadas de cada una de las acciones. Esta última actividad culminará con una evaluación a nivel arquidiocesano, como lo indiqué en las Orientaciones Pastorales del año 2007 (n. 7).

Consejo Episcopal

119. Para unir todos los recursos, humanos y materiales, e impulsar de manera decidida la atención a los Agentes de Evangelización, su multiplicación, desarrollo y madurez, es de vital importancia que mi Consejo Episcopal supervise fraternalmente los distintos niveles del trabajo pastoral y preste especial atención a las metas progresivas, atendiendo sistemáticamente los momentos de evaluación.

Ir a página anterior  
Ir a página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance