Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio

Orientaciones Pastorales 2010 -Ir al índice/contenido-

Ver e imprimir ORIENTACIONES PASTORALES 2010 en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para la Misión-

Convertirnos en Buena Noticia para la Ciudad
Orientaciones Pastorales 2010.
Norberto Cardenal Rivera Carrera


LA PARROQUIA

19. Uno de los ámbitos pastorales más importantes donde se gesta la renovación pastoral, hacia una práctica misionera, es la Parroquia. Durante el proceso postsinodal, en la mayoría de ellas, se han implementado acciones significativas en esa dirección: sectorización territorial e incluso ambiental, organización y capacitación de equipos misioneros, misión intensiva en visiteos casa por casa, comunidades menores para la proclamación de los pregones y la catequesis de adultos, grupos que han vivido el proceso de reiniciación cristiana, integración del consejo parroquial y, en algunos casos, del consejo de asuntos económicos; hay parroquias que han sido el punto de apoyo para el funcionamiento del CEFALAE decanal; se han organizado acciones sociocaritativas formalizando la cáritas parroquial y se vive un ambiente de pastoral de conjunto, donde los diversos servicios se complementan y coordinan para la evangelización.

20. Es muy diversa y positiva la experiencia pastoral de las parroquias de nuestra Arquidiócesis en el esfuerzo de llevar a cabo la tarea fundamental de anunciar el Evangelio. Sin duda, en algunas se ha tenido un crecimiento cualitativo en la participación de los fieles y en la formación como agentes específicos de muchos de ellos.

21. En este impulso de maduración comunitaria el compromiso y empeño de los presbíteros y diáconos ha sido un elemento fundamental. La espiritualidad de comunión de los pastores es lo que ha hecho posible que el programa sinodal se haya ido convirtiendo en la identidad programática en cada comunidad parroquial y en el lenguaje que identifica la pastoral arquidiocesana como Misión Permanente.

22. Reconociendo esos avances, también debemos aceptar que en el conjunto de las parroquias aún debe consolidarse la opción misionera, superando la falta de articulación entre las acciones, quedando los procesos sólo insinuados y ocasionando que muchos bautizados no encuentren el apoyo suficiente para desarrollar su fe.

23. Lo propuesto por la pasada Asamblea Diocesana conjuga elementos y acciones que pueden significar un paso de maduración para nuestras parroquias en los próximos tres años. El objetivo principal es la formación de agentes con el fin de fortalecer la actitud misionera de la comunidad en su conjunto.

AVANZAR EN LA RENOVACIÓN PARROQUIAL COMO COMUNIDAD SIEMPRE ABIERTA PARA TODOS

24. La parroquia continúa siendo una plataforma irremplazable para llevar a cabo una atención pastoral encarnada en la vida cotidiana de las personas y en la diversidad de situaciones humanas que se viven en la ciudad. La apertura y la cercanía hacia todos son características indispensables de una parroquia que quiere ser evangelizadora y misionera.

25. Para quienes buscan en la parroquia apoyo y consuelo, toda actitud de rechazo ocasiona serias heridas que se convertirán en obstáculo para la puesta en marcha de la acción evangelizadora. Los pastores tienen la encomienda de ser los primeros en mostrar una actitud de comprensión humana y caridad cristiana en todas las oportunidades que les dan las acciones ordinarias de la parroquia. Así mismo deberán motivar ese mismo espíritu en toda la comunidad.

26. Los Obispos en Aparecida al reflexionar sobre la pastoral urbana valoran la necesidad de tener una nueva actitud: Fomente la pastoral de la acogida…, pasando de un pasivo esperar a un activo buscar y llegar a los que están lejos con nuevas estrategias tales como visitas a las casas, el uso de los nuevos medios de comunicación social, y la constante cercanía a lo que constituye para cada persona su cotidianidad. Brinde atención especial al mundo del sufrimiento urbano, es decir, que cuide de los caídos a lo largo del camino y a los que se encuentran en los hospitales, encarcelados, excluidos, adictos a las drogas, habitantes de las nuevas periferias, en las nuevas urbanizaciones, y a las familias que, desintegradas, conviven de hecho (DA 517).

27. Transformar el rostro de nuestras parroquias pide a sus pastores y comunidades decisiones que sean expresión de comunión y servicio. La opción misionera necesita reflejarse en actitudes concretas:

  • Disposición para suprimir todo aquello que resulte antitestimonial, superfluo u ostentoso y que pueda estorbar a una cercanía con todos.
  • Impulsar el trato personal en la atención parroquial, motivando a los agentes parroquiales a valorar a cada persona.
  • Hacer resonar la vida real en las celebraciones litúrgicas.
  • Promover la apertura de la comunidad hacia los ámbitos juveniles.
  • Buscar a los que se van alejando.
  • Estar abiertos a dialogar con los diversos tipos de no creyentes o escépticos, escuchando sus críticas, sus valores e inquietudes, ayudándoles a formular sus aspiraciones como seres humanos.

LA PARROQUIA Y SU TAREA DE CIMENTAR LA FE

28. La actitud pastoral para estar atentos a todas las personas y dispuestos a servirlos es el punto de partida para el anuncio del Evangelio. En la actitud fraterna y de servicio es donde da comienzo la comunicación de la Buena Noticia.

29. En ese primer acercamiento se finca el proceso de evangelización, que es lo que hemos identificado como la etapa de formación inicial en el itinerario para convertirse en discípulo misionero de Jesucristo.

30. La parroquia tienen en las familias una referencia para la primera evangelización y para la iniciación cristiana. Todo lo que hagamos a favor de la familia para que se realice como escuela de la fe (Cf. DA 302) redituará en fortaleza para la comunidad cristiana. Resulta muy oportuno reorientar las diversas vertientes del trabajo parroquial en función de proporcionar especial atención al ambiente familiar.

31. El compromiso de la parroquia para ofrecer a todos los bautizados el itinerario que les permita conocer y vivir su vocación cristiana, implica considerar una organización que responda al sentido de acompañamiento que un proceso en la fe necesita para sus momentos consecutivos: agentes misioneros, agentes para la reiniciación cristiana, catequistas de adultos para las comunidades menores, agentes de pastoral familiar. En todos estos casos, son agentes que animan a la comunidad en su conjunto para realizar uno de los momentos del proceso evangelizador y enlazarlo con el siguiente.

32. Cuando así se realiza, el primer anuncio no queda en un entusiasmo pasajero; si es necesaria, la reiniciación cristiana permitirá una conciencia de la vocación recibida en el bautismo; después, podrá venir la catequesis, que ayudará a reafirmar y profundizar el compromiso con Cristo y la pertenencia a la Iglesia; y, finalmente, el conocimiento vivo del evangelio traerá como consecuencia el testimonio cristiano en la vida diaria y en un servicio específico.

33. La acción misionera en la parroquia requiere, entonces, preparar agentes misioneros. En muchas parroquias se organizó un equipo con motivo de la Misión 2000, pero ya no se le dio continuidad. Si ese es el caso, hay que convocarlo nuevamente o fortalecerlo si existe, motivando a los jóvenes que tengan presencia en la parroquia a integrarse a él y a convertirse en fermento, motivando a toda la comunidad a la formación, a la oración y a la acción misionera.

34. Este esfuerzo evangelizador se complementa con la organización de pequeñas comunidades eclesiales o comunidades menores, lugares propicios para escuchar la Palabra de Dios, para vivir la fraternidad, para animar en la oración, para profundizar procesos de formación en la fe y para fortalecer el exigente compromiso de ser apóstoles en la sociedad de hoy (Cf. DA 307-310). De ese paso surge la necesidad de capacitar y formar animadores para las pequeñas comunidades.

IMPREGNAR DE ESPÍRITU KERIGMÁTICO EL SERVICIO PARROQUIAL

35. La etapa misionera llama a la movilidad. Cuando se decide responder a este llamado, la estructura parroquial amplia sus alcances y el marco habitual de sus actividades que tiene como destinatarios a los fieles "cautivos". La misión le recuerda a la comunidad cristiana que no vive para sí misma, sino para el servicio del Reino y, entonces, comienza a actualizar en su historia el envío de Jesús a sus apóstoles.

36. Este paso, de hacer efectiva la opción por la misión, significa mantener viva la tensión de la propia conversión. Es la constatación del apóstol de que llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que todos vean que una fuerza tan extraordinaria procede de Dios y no de nosotros (2 Cor 4, 7). La comunidad cristiana entra en el dinamismo kerigmático de la conversión y el seguimiento, para poder dar testimonio de la Buena Noticia.

37. Si el proceso evangelizador es el hilo conductor de nuestra pastoral arquidiocesana, ésta siempre tendrá un impulso de vitalidad alimentándose del primer anuncio. La proclamación de Jesús Salvador en el acontecer de nuestra historia mantiene encendida la llama que puso a arder nuestro corazón (Cf. Lc 24, 32), nos llena de esperanza y nos saca de la rutina, comunicándonos la creatividad del Amor que procede del Espíritu. Así entendido, el primer anuncio se transforma en el núcleo de la espiritualidad misionera en que debemos cultivar la transformación de la comunidad eclesial.

38. La práctica de la proclamación del kerigma, reforzado con la secuencia de la catequesis kerigmática puede ayudarnos a modificar profundamente los itinerarios tradicionales de preparación para los sacramentos de la iniciación cristiana, especialmente de la primera comunión y confirmación. A través de la experiencia del primer momento del proceso evangelizador, se trata de lograr una vivencia que marca a la persona para siempre. Cuando no se tiene ese entusiasmo que impulsa a seguir a Cristo, el eco de la catequesis no logra resonancia, porque no remite a ninguna experiencia personal y podemos encontrarnos con corazones poco sensibles a la explicación del evangelio.

LA CORRESPONSABILIDD, MEDIO DE RENOVACIÓN PASTORAL PARA LA PARROQUIA

39. Ya la reflexión del II Sínodo iluminaba el camino a seguir para realizar una auténtica renovación pastoral de la parroquia:se requiere una organización pastoral dinámica y una planeación adecuada y eficaz, de acuerdo con su ser y misión (ECUCIM 3588).

40. Esto implica:

  • una fuerte experiencia de encuentro con Dios;
  • una formación integral y continua;
  • acciones en comunión y corresponsabilidad con otras personas, ministerios, carismas, funciones y estructuras pastorales de la comunidad Arquidiocesana y, hasta donde es posible, también extraeclesiales.

41. El proceso pastoral en la Arquidiócesis nos invita a todos a ser miembros vivos y activos y entender la evangelización como una tarea orgánica, en responsabilidad compartida, según las diversas vocaciones, carismas, ministerios y servicios.

42. Para concretizar la pastoral de comunión y participación, he insistido a todos los sacerdotes, responsables de las comunidades parroquiales y rectorías, a dar prioridad a los consejos de pastoral. El consejo de pastoral parroquial debe ser entendido como el conjunto de representantes de los servidores y sectores de la parroquia. Su objetivo es buscar una coordinación de las distintas acciones de la parroquia en un plan evangelizador, mediante una planeación participativa, en una disciplina de trabajo que supere las improvisaciones, el autoritarismo y la inconstancia.

METAS PARA LA PARROQUIA

43. Considerando la importancia de que nuestras comunidades parroquiales continúen madurando su capacidad evangelizadora, les propongo se asuman las siguientes metas:

  • Acuerden acciones concretas en la que todos los agentes de evangelización, inclusive los pastores, manifiesten y ejerciten su actitud de apertura y calidez con todas las personas que se acercan a los servicios parroquiales y, sobre todo, con los alejados y quienes poco frecuentan la parroquia.
  • Mediante el establecimiento o fortalecimiento de las comunidades menores, se organice mejor la práctica de la reiniciación cristiana. Que, igualmente, toda catequesis presacramental (también la preparación al matrimonio) se ofrezca con una óptica de reiniciación cristiana, es decir, que se inculque a los participantes y a los papás de los niños, cuando es el caso, una más profunda conciencia de su fe y la necesidad de las prácticas necesarias para crecer en ella.
  • Que para apoyar las metas anteriores se revise el estado en que se encuentra la sectorización, para que a través de ella haya una presencia evangelizadora en el territorio parroquial.
  • Revisar el funcionamiento del consejo pastoral para que, como equipo encabezado por el párroco, mediante la oportuna planeación, asuma la responsabilidad de impulsar y coordinar las actividades señaladas en las metas anteriores, así mismo prevea la necesaria evaluación a través de la cual se sostengan y se mejoren cada vez mas dichas actividades.
Ir a página anterior  
Ir a página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance