PÁGINA PRINCIPAL

Comisiones
Vicaría de
Pastoral


Mapa del Sitio






   Google
VicarÍa de       Pastoral


Jesús dijo a Simón: Rema hacia adentro del lago y
echen las redes para pescar
(Lc 5, 4)

INTRODUCCIÓN

1. Saludo a todos ustedes hermanas y hermanos laicos, a mis hermanos y hermanas de la vida consagrada, a mis hermanos y colaboradores en el ministerio diaconal, presbiteral y episcopal, me dirijo a Ustedes con aprecio de Pastor, y les expreso mi gratitud por su colaboración en el servicio al Evangelio en esta arquidiócesis. Un saludo muy especial a todos los jóvenes de esta ciudad, invitándolos a escuchar la llamada del Señor.

2. Con ocasión de la tradicional peregrinación anual de la Arquidiócesis al santuario guadalupano, a los pies de nuestra Señora del Tepeyac, presento a toda la comunidad arquidiocesana las orientaciones pastorales 2013. Con ellas quiero prestar mi servicio de fortalecer e iluminar el camino pastoral arquidiocesano, compartiendo con ustedes la preocupación de evangelizar las culturas de la Ciudad de México.

3. Quiero agradecer el trabajo de muchos de ustedes al responder a lo que yo mismo convoqué cuando manifesté mi deseo de hacer una amplia evaluación, dentro y fuera de la Iglesia, a los veinte años del II Sínodo diocesano. Aquí se encuentran recogidas buena parte de las consideraciones y aportaciones que se me han hecho y me parece que son expresiones del soplo del Espíritu del Señor que nos conduce a un crecimiento de nuestra opción pastoral arquidiocesana, que es la misión permanente.

4. La celebración del Año de la fe y la convocación del Sínodo de los obispos sobre la nueva evangelización para la transmisión de la fe, son acontecimientos salvíficos que vivimos con toda la Iglesia, que nos iluminan y nos impulsan a responder mejor al llamado que el Señor nos hace para ser más fieles discípulos y misioneros. Queremos cumplir nuestra vocación como Iglesia que peregrina en la historia con nuestro mundo. Queremos renovar nuestra pastoral misionera de encarnación, de diálogo y de testimonio, expresando nuestra fe en la presencia del Señor que camina con nosotros.

5. Hago mías las palabras que mis hermanos los obispos reunidos en el Sínodo expresaron al Santo Padre, en su proposición número 25: la Iglesia reconoce que ‘la ciudad santa, la nueva Jerusalén’ (cf. Ap 21, 2-4) ya está presente, de alguna manera, en las realidades humanas. Al llevar a la práctica un plan pastoral urbano, la Iglesia desea identificar y comprender aquellas experiencias, lenguajes y estilos de vida típicos de las sociedades urbanas. Ella pretende hacer que sus celebraciones litúrgicas, sus experiencias de vida comunitaria y su ejercicio de la caridad se vuelvan importantes para el contexto urbano, con vistas a que el Evangelio se encarne en la vida de todos los ciudadanos.

6. Los invito a vivir esta nueva etapa de la evangelización que estamos empezando en nuestra Arquidiócesis, con el propósito de renovar la visión del II Sínodo diocesano, y su proceso postsinodal, actualizándolo con lo que hoy nos dice el mundo y la Iglesia para vivir el espíritu de la nueva evangelización; les pido poner especial empeño en la evangelización de las nuevas generaciones.