Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisinoes
Vicaria Pastoral

HOME

Mapa Sitio

Documento en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Evangelización Intensiva . Norberto Cardenal Rivera Carrera

CONTEXTO ECLESIAL: AÑO DE LA TRINIDAD Y DE LA EUCARISTÍA

La Santísima Trinidad

15. En la fase celebrativa que está teniendo lugar en el año 2000, el objetivo es la glorificación de la Trinidad.

16. El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana... es la enseñanza más fundamental y esencial en la jerarquía de las verdades de la fe" (Catecismo de la Iglesia Católica, 234).

17. Al profesar este misterio afirmamos que Dios es amor, es comunidad y que si nosotros nos amamos en el amor de Dios, en él vivimos, nos movemos y somos (Act 17, 27-28).

18. Pero también Dios está con nosotros, en Cristo Jesús, en cada gesto humanitario de amor al prójimo, en cada gesto de comprensión, de servicio, de justicia, de tolerancia, de búsqueda de la verdadera paz.

19. La cruz de Cristo revela hasta el final el amor del Padre. En su muerte se expresa la justicia absoluta, porque Cristo sufre la pasión y la cruz a causa de los pecados de la humanidad, pero una justicia a la medida de Dios, es decir, procedente del amor y conducente a él.

20. El mensaje del Evangelio de Jesucristo se sintetiza en el doble mandato del amor caridad: Amarás al Señor tu Dios y a tu prójimo como a ti mismo ( Cf. Mt 22,39).

21. La vida íntima de Dios, que se nos ha revelado en Jesucristo, como Trinidad Santa de Padre, Hijo y Espíritu Santo, es la vida del Amor. Esa inefable comunión del Ser divino, en la que el Padre engendra al Hijo, en la que el Hijo glorifica al Padre y en la que el Espíritu vincula a los dos eternamente, es el Amor mismo. El amor eterno y creador, por el que Dios es perfectamente feliz y absolutamente generoso en sí mismo, es el origen de todas las cosas y, en particular, de las personas que, dotadas de inteligencia y libertad, están también llamadas a vivir en comunión con Dios y los hermanos.

El Amor Misionero de Dios

22. Dios, que es amor, "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (1 Tim 2,4). La verdad es el amor de Dios que, por su origen y destino es universal. Dios Padre ama a todos y hace hermanos a todos sus hijos. Del mismo modo, Jesús ama a todos, incluso exhorta a sus discípulos al amor a los enemigos.

23. La misión que nace del amor de Dios tiene que ser universal como el amor de Cristo Jesús que la inspira. Una Iglesia que se encerrara en los límites estrechos de la misma parroquia, de las propias estructuras eclesiales o, incluso de la propia Diócesis, no sería la Iglesia de Jesucristo.

24. Para los cristianos la fraternidad no tiene límites ni grupos cerrados; en este contexto se ha de expresar la misión esencial de la Iglesia, como una misión que se expresa en solidaridad, la cual, "no es un sentimiento superficial por los males de tantas personas cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos responsables de todos" (SRS 38).

25. La dimensión universal del amor de Dios, caridad misionera, puede contribuir a superar las discrepancias y divisiones entre las iglesias cristianas y avanzar en el diálogo entre las grandes religiones monoteístas; la coincidencia en el servicio y colaboración con los más pobres contribuyen a la unidad en el amor y pueden conducir a la unidad en la fe.

26. El programa misionero de la Arquidiócesis de México que estamos iniciando, en este año, debe llevarnos también a participar a los miembros de la comunidad arquidiocesana en proyectos de amplitud cada vez más universal; así ayudaremos a nuestras comunidades a contemplar la verdadera dimensión universal y ecuménica de nuestra fe, que los católicos hemos de asumir abriéndonos a la colaboración con los cristianos de otras confesiones, con los creyentes de otras religiones y con todos los hombres de buena voluntad, ya que en todos los bautizados está presente el Espíritu, en todos los fieles de otras religiones las semillas del Verbo y en todos los hombres de buena voluntad, la presencia del amor de Dios.

La Eucaristía, fuente y cumbre de la experiencia del Dios Amor y de la exigencia misionera

27. La Eucaristía es la oración trinitaria por antonomasia, es el "lugar" en donde está la fuente de la experiencia del amor cristiano y hacia donde convergen los esfuerzos y trabajos de construcción de la fraternidad. "Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el bautismo, todos se reúnan, alaben a Dios... por lo tanto de la liturgia, sobre todo de la Eucaristía, mana hacia nosotros la gracia como de su fuente y se obtiene con la máxima eficacia aquella santificación de los hombres en Cristo y aquella glorificación de Dios a la cual las demás obras de la Iglesia tienden como a su fin" (SC 10).

28. Los cristianos alimentados en la Eucaristía han de cobrar entusiasmo para testimoniar la fe y hacer creíble el Evangelio luchando contra el hambre, la ignorancia y las enfermedades, esforzándose, junto con todos los hombres, en conseguir mejores condiciones de vida y en afirmar la paz para el mundo. Lo anterior no significa que la Iglesia, como tal, quiera mezclarse de modo alguno en el gobierno de la ciudad terrena; la Iglesia no reivindica para sí otra autoridad que la de servir, con el favor de Dios, a los hombres con amor y fidelidad (Cf. AG 12).

29. En toda Eucaristía hay al menos un mínimo de signos de amor y de comunión fraternal: la asamblea reunida, la oración y la alabanza común, el padrenuestro, el saludo mutuo, la participación del mismo pan en la mesa común del Señor, comunión eucarística que, para ser plena, ha de tener dos vertientes: la vertical y la horizontal, es decir, con Cristo y con los hermanos.

30. Está en manos del hombre la posibilidad de multiplicar los panes, por la eficacia en el trabajo y por el reparto más equitativo de los bienes. Es posible también practicar la solidaridad con los más desheredados, multiplicando el pan del amor y del cariño que a tantos falta.

31. Ponerse del lado de cuantos necesitan el pan de cada día quiere decir empeñarse en que sea realidad en nuestro entorno cuanto el término "pan" encierra: alimento, vivienda, familia, trabajo, cultura, libertad, religión, dignidad personal y derechos humanos. Todo esto no se aviene con las discriminaciones de cualquier tipo, sea de personas o de grupos, ni con la opresión y explotación de los semejantes.

32. Creer no es solamente ser miembro de la Iglesia y continuar siéndolo inconscientemente. Tiene que ver con el momento presente. Es creer que Dios tiene poder en este momento para no dejarnos solos, que puede cambiar el curso de las cosas, que puede ahora mismo hacer un milagro de su amor. Esta fe es una gran fuerza en el progreso de la humanidad.

33. El proyecto de Dios es la comunión. La humanidad tiene derecho a poseer el mundo en común y por el hecho de haber una igualdad de dignidad entre los hombres, también la distribución de la riqueza ha de ser proporcionada. No es bueno que unos sean muy ricos y otros miserables. El primero y fundamental acto de caridad para con el prójimo necesitado es reconocerle sus derechos: a la vida y a su dignidad. En este sentido, la justicia es como la vanguardia del amor. Por eso la lucha por los intereses sociales no está en contra de la convicción cristiana.

34. El cristiano que lucha por un poder justo debe tener presente que el poder alcanzado debe desembocar en lo que aparentemente es su contrario: el servicio.

35. Algunos, en nuestros días, se hacen la pregunta que ya formuló el salmo 115 hace muchos siglos: ¿dónde está tu Dios? Tal interrogante ha de ser un estímulo para todos los misioneros de esta ciudad. En ocasiones los cristianos hemos "velado el verdadero rostro de Dios y de la religión, más que revelarlo" (GS, 19).

36. La infidelidad al Dios que es fiel en el amor es una de las causas principales del eclipse de Dios en la cultura contemporánea. Lo es también la idolatría "al poder" y al "tener", que ha provocado entre otras consecuencias la alteración del equilibrio ecológico, la desesperanza y el vacío existencial que conduce a los jóvenes a las más variadas formas de alienación.

37. A la pregunta ¿dónde está tu Dios?, los cristianos podemos responder: en todos los lugares en los que están y por donde pasan los hombres.

loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance