Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Documento


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Carta Pastoral: Sobre la Atención a los Enfermos en la Arquidiócesis de México

2. ATENCIÓN PASTORAL AL PERSONAL MÉDICO Y DE ENFERMERÍA

129. El personal de salud, que cuida a los enfermos y comparte mucho tiempo con ellos, puede llegar a conocer muy bien sus problemas humanos y sus necesidades espirituales.

130. Su trabajo coincide en muchos aspectos con el mandato evangélico de ayudar a vivir, cuidar, aliviar y sanar. Pero la realización de dicho trabajo produce cansancio, desgaste y una honda necesidad de ser valorado, comprendido y ayudado a encontrar el sentido de lo que está haciendo.

131. Atender a quien cuida a los enfermos es una obligación pastoral, e incluí una forma indirecta de asistir a los enfermos. Por ello, el agente de pastora ha de revisar y potenciar la atención que presta al personal sanitario.

132. El agente de pastoral de salud ha de abordará desempeñar la tarea de asistir al personal médico y enfermería con las siguientes actitudes:

  • confianza en los que están comprometidos en la promoción de la salud y en el cuñado del enfermo;
  • disponibilidad para el trabajo en equipo y la colaboración interdisciplinar;
  • renuncia a actitudes intransigentes, condenatorias y culpabilizadoras;
  • sencillez, respeto y discreción en el trato, pero sin complejos de inferioridad;
  • reconocimiento de los propios limites en su actuación pastoral;

133. El agente de pastoral puede ayudar al personal médico y de enfermería a:

  • encontrar sentido a su trabajo descubriendo y apreciando los valores éticos y espirituales del mismo; compartir con él las graves cuestiones que se plantea en el ejercicio de su profesión;
  • aportar un modelo de verdadera humanidad y de buenas relaciones interpersonales:
  • impulsar la dimensión fraternal y cristiana entre todo el personal que trabaja en el hospital;
  • darle a conocer de forma comprensible el servicio que el propio agente de pastoral de salud presta en el hospital. (Cf. DGS. Nos. 14-16).

3. EL ASESORAMIENTO ÉTICO EN EL HOSPITAL

134. En el hospital se planteada diario problemas éticos que afectan a los enfermos, a sus familiares, ¿Los profesionales de la salud y a los diversos departamentos y servicios. Problemas múltiples, variados y algunos complejos y difíciles. Están relacionados con el comienzo y el final de la vida, con el cuidado de la misma, con el ejercicio de la profesión o con la organización de las estructuras sanitarias. (Cf. DGS: No. 33).

135. Las actitudes y comportamientos con que se afrontan los problemas éticos son diversas: no plantearlos, inhibirse, seguir la ley de lo más fácil y cómodo, tomar una decisión sin una reflexión ética seria, de forma individual sin previo diálogo con otros, etc. El agente de pastoral tiene la misión de contribuir a la iluminación y esclarecimiento de las situaciones y problemas éticos que se plantean, colaborar en la formación ética de los profesionales sanitarios y ofrecer asesoramiento ético a los enfermos, familiares, personal y servicios del centro que lo soliciten. (Cf. DGS: No. 53).

136. Esta importante misión es hoy delicada y difícil tanto por la dificultad que lleva consigo todo juicio moral como por la nueva situación en que tiene que presentarse la ética cristiana, en un ambiente secularizado y pluralista en el que los valores cristianos son desconocidos, olvidados, discutidos o abiertamente rechazados. (CF. DGS: No. 48).

137. El agente de pastoral de Salud ha de tener siempre como referencia, en el ejercicio de su' misión, a Jesús. El, a diferencia de los fariseos, dio mayor importancia a la fe y la buena voluntad de los pecadores que a la conformidad externa con las normas y preceptos, que a menudo aquellos ignoraban o no sabían cómo cumplir. La radicalidad ética predicada por Jesús consiste en invitar a sus seguidores a ser fieles al amor incondicional que Dios manifiesta, en su persona y acciones, a todos los hombres y de manera especia a los enfermos. (Mt. 25,39). A la luz de la Palabra y conducta de Jesús poda percibir el agente claramente cuáles son las exigencias éticas fundamente les en las que ha de basar su tarea de iluminar, educar y asesorar éticamente (Cf. DOS: No. 47).

138. El agente de pastoral de salud, en el ejercicio de su misión, ha, valorar, apreciará ser fiel a las enseñanzas del Magisterio, teniendo en Cuenta el diverso grado de autoridad con que ha podido pronunciarse, así como 1, certeza con que lo hizo, en función de los conocimientos científicos y teológica del momento y de los supuestos reales a los que quiso responder. No todos los valores éticos se hallan vinculados, en el mismo grado, con la visión evangélica del hombre, ni tienen la misma importancia para salvaguardar la dignidad humana (Uf. DOS: No. 57).

139. Un reto urgente es la creación de una Asociación de Médicos Católicos de La Arquidiócesis de México que fiel al Magisterio de la Iglesia apoyen la labor arquidiocesana y además fomenten la formación de Comités de Ética Médica en los Centros Hospitalarios

III. ORDENAMIENTOS PARA DINAMIZAR LA PASTORAL DE LA SALUD EN LA ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO

140. Los retos para la Pastoral de la Salud, a la luz de la Nueva son muchos y algunos muy complejos, pero si caminamos, lograremos inculturar el Evangelio en este cruce de caminos que es la enfermedad y así servir eficaz y auténticamente a nuestros hermanos enfermos, signos palpables de la Pasión de Cristo y de su Reino.

141. Dispongo que el Equipo Arquidiocesano de Pastoral de la Salud se aboque planificar y programar las siguientes tareas:

1. Promover la formación y capacitación pastoral específica de los agentes de pastoral de la salud.

2. Definir la identidad del Agente de Pastoral de la Salud y las líneas doctrinales y pastorales necesarias para su formación y vida espiritual. Es necesario y urgente asimilar a la realidad de nuestra Arquidiócesis el rico contenido del Magisterio reciente de la Iglesia, especialmente las Encíclicas "Salvifici doloris" y "Evangelium Vitae" de S.S. Juan Pablo 11 y la recientemente publicada " Carta de los Agentes Sanitarios" del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios.

3. Realizar un análisis sobre la realidad pastoral de la atención a enfermos, tanto domiciliarios como los hospitalizados, en colaboración con las Vicarias Territoriales.

4. Detectar los núcleos mas desatendidos de Centros Hospitalarios o Decanatos e impulsar con la ayuda de los Vicarios Episcopales respectivos, la constitución, capacitación y entrenamiento Equipos Decanales, de acuerdo a los lineamientos contenidos en esta Carta pastoral que se destinarán al trabajo directo de las necesidades más urgentes.

5. Reorganizar los recursos humanos existentes en las parroquias y grupos apostólicos que se dedican a los enfermos, para conjuntar las acciones y corresponsablemente trabajar en las áreas más olvidadas de núcleos de enfermos. Muy urgente es reorganizar y coordinar las acciones de los dispensarios médicos y dentales de las parroquias. En este y en otros puntos es indispensable la coordinación con Cáritas Arquidiocesana para que no se den acciones paralelas.

6. Favorecer la creación de la Asociación de Médicos Católicos de la Arquidiócesis Primada de México, así como revitalizar la Asociación de Enfermeras Católicas de México.

7. Definir un Plan de Evangelización para el Cuerpo Médico y Personal de Enfermería católicos, a cargo de las Comisiones de Pastoral y Catequesis.

8. Buscar una presencia permanente de la Iglesia en todos los evento médicos que se realicen en la Ciudad de México.

9. Consolidar y favorecer la instauración de Comités de Ética Médica e] diversas instancias de la Sociedad Civil.

10. Fortalecer la formación integral en Pastoral de la Salud en el Seminario Conciliar de México, dedicando nuestros mayores esfuerzos a los futuros sacerdotes, dispensadores de los sagrados misterios.

11. Renovar la acción ministerial de los diáconos permanentes de lió Arquidiócesis Primada de México, en favor de los enfermos, especialmente los más pobres.

12. Revitalizar la acciones existentes de SANE e impulsar un programa d] acciones pastorales que adecuen a la realidad actual los fines de esta institución.

13. Impulsar las reformas necesarias en todos los templos de Arquidiócesis para que nuestros hermanos minusválidos puedan gozar del derecho, que tienen de acudir a nuestros templos con mayor facilidad

14. Revalorar tres momentos muy importantes durante el mes toda su fuerza a la Pastoral de Salud Arquidiocesana:
a) La Jornada Mundial del Enfermo, (el 11 de Febrero);
b) La Jornada por la Vida y
c) La Peregrinación Anual de los Enfermos a la Basílica de Santa María de Guadalupe (en el mes de Mayo).

15. Mantener y ampliar el contacto con las autoridades del para apoyar las campañas coherentes con la Doctrina Cristiana, y se presentarán con sinceridad y objetividad las objeciones y diferencia que tiene la Iglesia para campañas no acordes con la Fe cristiana procurando acercarse, en lo posible, a un sano entendimiento.

IV. EXHORTACIÓN FINAL

142. Numeroso grupo de parroquias en nuestra Arquidiócesis Primada de México, reconociendo la dimensión profundamente humana y evangélica de esta pastoral, cuidan con esmero la visita a todos los enfermos, incluidos los alejados, celebran la Unción comunitaria, promueven la creación de grupos y les ofrecen medios para formarse, se preocupan de los enfermos más necesitados y de sus familias, se insertan en los problemas sanitarios del barrio y tratan de integrar a los enfermos en la sociedad y en la comunidad cristiana como miembros plenos.

143. Tampoco podemos olvidar el esfuerzo en este aspecto que llevan a cabo muchas familias religiosas y grupos de consagrados laicos, que por propio carisma están abocados a servir a los enfermos.

144. Este es un signo inequívoco del amor de Dios hacia nuestros hermanos enfermos a través de estas comunidades cristianas. Nos llena de gozo y de esperanza y de un inmenso agradecimiento al Señor el ver cómo se encarna en nuestros fieles la experiencia sobrenatural de S. Pablo: "Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo. Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ya vivamos ya muramos, del Señor somos" (Rm 14, 7-8). Con esta conciencia el mundo se llena de gozo desde el Tepeyac, donde diariamente se constatan los portentos anunciados por los Profetas y cumplidos en el Evangelio.

145. A todos ellos mi cariño y agradecimiento en el nombre del Señor Jesús, ya que desde ahora viven en el Reino al practicar las bienaventuranzas: En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Cfr. MI 25, 31 os).

146. Volvamos nuestra filial mirada al Tepeyac, a la Madre del Amor Hermoso que quiso dar a Juan Diego, al más pequeño de sus hijos, un signo delicado del su amor y su poder. La curación milagrosa de Juan Bernardino, tío de Juan Diego, deja en la conciencia de nuestro querido Beato y por medio de él, a en la conciencia de todo el pueblo de Dios, que María es la verdadera Madre de Dios Por quien se vive" y arranca de nuestros corazones la absoluto confianza. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No soy Vida y Salud? ¿Qué más has menester?

147. Día a día llegan miles de peregrinos al Tepeyac en busca de auxilio divino v encuentran en María a Jesucristo: Camino, Verdad y Vida Cordero degollado del Apocalipsis, quien meriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, restauró la Vida. (Prefacio sobre el Histeria Pascual), y que sentado a la derecha del Padre, vive y reina por los siglos de los siglos.

148. Que Santa María de Guadalupe, Salud de los enfermos, nos ayude en está reordenamiento de la Pastoral de la Salud, en la Arquidiócesis Primada de México. Concluyo esta Carta Pastoral invocando el auxilio de Nuestra Madre Santísima de Guadalupe sobre cada uno de los enfermos y sobre quienes les atienden en esta Ciudad Arquidiócesis Primada de México.

Su hermano y servidor que los bendice

+ Norberto Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

México - Tenochtitlán, a 7 de abril de 1996.
Solemnidad de la Pascua de Resurrección del Señor.

II. EL GRAN RETO PASTORAL: LOS HOSPITALES EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO
Ir inicio página
FIN DEL DOCUMENTO
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance