Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Documento


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para Misión-

Orientación Pastoral acerca de la Formación de Agentes Laicos para Acciones Específicas
III. Otras Realizaciones

15. Intentos pastorales de este género se pudieron constatar en el encuentro de un grupo considerable de párrocos y rectores de templos, animadores de algunas de esas actividades, convocados por la Vicaría de Pastoral en Noviembre de 1995, con el apoyo de los Vicarios Episcopales Territoriales, a fin de buscar los cauces para aprovechar sus experiencias en la formación de los agentes evangelizadores de toda la Arquidiócesis.

16. Asimismo, comunidades masculinas y femeninas de vida consagrada han puesto al servicio de la formación de apóstoles laicos para distintos sectores y ambientes de la Arquidiócesis importantes iniciativas, bajo la inspiración de sus respectivos carismas, que necesitamos integrar mejor en la pastoral diocesana como una riqueza de la Iglesia.

17. De manera semejante, algunos movimientos apostólicos de laicos han ido fundando sus propios centros de formación, encaminados no sólo a fortalecer el movimiento mismo, sino también abiertos al servicio de las parroquias y de otros ámbitos pastorales, para promover el desarrollo de los fieles cristianos en general.

18. Buena parte de los centros a que me he referido son iniciativas surgidas con grandes esfuerzos que merecen apoyos reales para que puedan consolidar y organizar adecuadamente sus servicios. Algunos requieren una mejor orientación. La mayor parte tiene la inquietud de ofrecer una formación sólida a los apóstoles laicos, al menos en los fundamentos de la fe, en estrecha relación con la práctica testimonial, suscitando un modo concreto de seguimiento del Señor Jesús, desde donde se irradie y se comparta la propia experiencia religiosa cristiana.

19. La situación de los promotores de tales centros o experiencias varía mucho, entre otras cosas por la diversidad de los recursos disponibles. A veces el único maestro o facilitador es el párroco. En ocasiones sólo se cuenta con un salón de usos múltiples o se aprovechan los espacios abiertos. En algunos casos no existe un verdadero programa de formación, sino que en reuniones sometidas con frecuencia al ritmo y a las urgencias del resto de las actividades pastorales, se van complementando los diversos aspectos de la vida cristiana, con los indispensables instrumentos didácticos. Con todo, el celo apostólico de unos y el hambre y la sed de Evangelio de los otros ha superado en todas partes los más graves inconvenientes.

20. Hay por otra parte, casos en que, además de un programa básico, se tiene un mayor acercamiento a las fuentes de la vida y del compromiso cristiano, como son: la introducción a la Sagrada Escritura, a la Liturgia y a los Sacramentos; aspectos fundamentales del Magisterio y en particular, de la Doctrina Social Cristiana, así como una más cuidadosa práctica o coherencia de vida y un más asiduo servicio apostólico.

21. Existen, finalmente, centros con programas, organización y recursos para una formación avanzada y aún especializada de los agentes evangelizadores laicos para diferentes campos o tareas, al menos en una dimensión prevalentemente doctrinal, pero con un real influjo en la vida y en el compromiso apostólico. Todos ellos prestan un apreciable servicio, aunque se ve la necesidad de una revisión seria para afinar su orientación, llenar sus vacíos y fortalecer sus aspectos positivos.
22. Un hecho importante que se ha acentuado a partir del II Sínodo, ha sido la puesta en común de recursos humanos y materiales entre algunas parroquias de un mismo decanato, con el objeto de consolidar centros decanales de formación que garanticen mejor la preparación de los laicos evangelizadores. Algunos grupos se han constituido como equipos itinerantes y otros han decidido establecer verdaderos centros de formación en lugares determinados. Esto es una promesa de mayor calidad formativa y de una más incisiva acción pastoral.

23. A todos los que han promovido éstas y otras muchas experiencias, no siempre apreciadas ni estimuladas moral o económicamente y que, a pesar de sus limitaciones, han apoyado en distintas formas la vida pastoral de nuestra Arquidiócesis, quiero hacerles aquí un público reconocimiento.

IV. La Formación de los Laicos, exigencia de la Evangelización en la Ciudad de México

Desafío

24. Soy consciente de que esta variedad y riqueza de iniciativas apostólicas es un don de Dios en favor de la comunidad diocesana; sin embargo, debemos insistir en trabajar con criterios unidos en torno a un proyecto fundamental común que nos lleve a aprovechar mejor la vasta diversidad de iniciativas en favor de la misión evangelizadora, evitando así caer en una dispersión o en una discrepancia.

25. La misión pastoral de la Iglesia arquidiocesana es anunciar el Evangelio a todas las personas y a los múltiples grupos humanos que conforman la Ciudad de México, dentro de la diversidad cultural que los identifica como sujetos distintos y como destinatarios particulares del Reino traído por Jesús. De ahí la necesidad de numerosos evangelizadores, especialmente laicos, debidamente evangelizados, capacitados para inculturar el Evangelio y trabajar por el crecimiento del Reino en los distintos lugares, sectores y ambientes donde se desarrolla la vida del pueblo; orgánicamente integrados en las estructuras de la Iglesia, como son los consejos de pastoral y de economía y en otras instancias de decisión y de ejecución, tanto a nivel de las parroquias y de los decanatos, como a nivel de las vicarías de la arquidiócesis; y que privilegien, según discernimiento del Sínodo, la realidad de los alejados y los pobres, de las familias y los jóvenes (Cf. Ib. 4120; 4402 4416). Es ahí, en la transformación evangélica de las realidades temporales y en el compromiso cristiano dentro del mundo secular, donde se realiza de modo especial la vocación y misión propias de los laicos (Cf. lb. 4105).

26. Pero esos proyectos serán irrealizables si no se reaviva en todos la sensibilidad pastoral que parece tan adormecida con relación a estas y otras muchas necesidades ambientales de no pocos sectores humanos de la sociedad, marginados con frecuencia aun de la acción pastoral de la Iglesia, como son los obreros y los indígenas, los vagabundos y los niños de la calle, los mercaderes, los universitarios y los militares, los burócratas y las organizaciones civiles, los vendedores ambulantes y el mundo de las drogas y la prostitución, el vasto campo de la salud y hasta la religiosidad popular. También los centros de comunicación masiva como Prensa, Radio y Televisión. O los grupos de intelectuales, políticos, artistas, economistas etcétera. Todos estos son espacios donde se forjan las ideas, los criterios, los juicios de valor, las opiniones, los patrones de conducta, los modos masivos de actuar y de vivir, frecuentemente al margen del Evangelio y que van penetrando en la conciencia de las mayorías con inspiraciones opuestas a los valores del Reino anunciado por Jesús. Son los nuevos areópagos de los que nos habla el Papa Juan Pablo II: "los nuevos ambientes donde debe proclamarse el Evangelio" (RM 37).

Ir página anterior
Ir página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance