Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Documento


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Carta Pastoral: La Familia Educadora de la Sexualidad. Norberto Cardenal Rivera Carrera

2. LA SITUACIÓN DE LA FAMILIA ANTE LA EDUCACIÓN DE LA SEXUALIDAD. LUCES Y SOMBRAS

a) La familia como educadora de la sexualidad se presenta hoy de un modo muy especial como en un claroscuro, pues por un lado hay elementos luminosos que hablan de un progreso en el papel que la familia desarrolla en la formación de sus miembros en este campo y por otro no podemos dejar de constatar aspectos preocupantes, signo de la pérdida de la identidad verdadera que el Creador quiso otorgar a la familia humana.

b) Las luces

  • En el campo de la educación en la familia encontramos la presencia de una mayor apertura para tratar los temas de la sexualidad y del amor entre los diversos miembros de la familia. Esta apertura facilita la comunicación no sólo de conocimientos sino sobre todo de valores y de principios que construyen la sexualidad en su marco verdadero. La facilidad con la que los hijos pueden tratar los temas referentes a la vida y al sexo con sus padres, así como la mejor comunicación entre la pareja para hablar de estos temas es un signo esperanzador de la construcción de un ser humano cada vez más íntegro en la familia.
  • La cultura moderna se caracteriza par la intensificación del diálogo entre los hombres. Y de este fenómeno no es ajena la familia. Hoy se da una mayor cercanía entre los padres y los hijos lo que permite identificar y comprender las opiniones que van surgiendo en los hijos en sus diferentes etapas evolutivas de maduración. Los padres han tomado conciencia más clara de que el diálogo es la mejor arma educativa de que disponen para poder comunicar a sus hijos los valores que los van a realizar como hombres y mujeres.
  • Otro de los elementos que podemos considerar positivos de la familia actual en relación con su tarea de educación de la sexualidad y el amor de sus hijos es el más amplio conocimiento de todos los temas referentes a la sexualidad. La educación sexual que se imparte en los diversos ambientes educativos, así como la divulgación en los medios de comunicación social ha permitido que temas que socialmente eran considerados como reservados a algunos iniciados se hayan convertido en patrimonio cultural de muchos. Esto ha permitido que los padres y los hijos tengan una mayor facilidad para tratarse temas que anteriormente parecían vedados al intercambio familiar.
  • Además de todas las actitudes señaladas anteriormente, no podemos menos de mirar con gozo la difusión en la Arquidiócesis de Los Movimientos de apostolado en favor de la familia como ámbitos privilegiados donde se experimenta la plenitud de la propia vocación conyugal y desde donde los padres obtienen la formación necesaria para iluminar con conciencia cristianamente integrada el despertar y madurar de sus hijos en la sexualidad y el amor. Algo semejante podemos decir respecto a los centros de formación y terapia familiar con orientación católica cuyas actividades van estableciendo una red de pensamiento en el ámbito de la sexualidad de acuerdo a una imagen integral de la persona humana.

c) Las sombras

  • Sin embargo, no podemos dejar de constatar con tristeza la presencia de zonas de sombra en la cultura en la que los padres católicos se hallan inmersos respecto a la educación en la sexualidad y en el amor de sus hijos.
  • Como un signo particularmente preocupante se ve la difusión de una visión banal de la sexualidad en la que todo lo referente a este tema parece carecer de importancia y dejarse en un nivel meramente fisiológico o anatómico. La actividad sexual se toma como un juego, como una diversión entre los adolescentes, jóvenes y adultos. Se erradica de este modo toda responsabilidad de la dimensión sexual y se colocan los actos de la misma en el nivel del pasatiempo y no en el de la entrega de dos personas.
  • A este problema se añade la separación que hace la cultura moderna entre la persona y la sexualidad. Se toma la sexualidad como algo que es indiferente a la persona que la ejerce. Esto lleva a transformar la sexualidad en un objeto con el que se puede comerciar, o que se puede usar. El sexo puede llegar a convertirse en un simple objeto de placer y no en el signo de donación amorosa de un hombre y una mujer.
  • No se puede dejar de mencionar la falta de formación en el campo de la sexualidad que se da en algunos ambientes de nuestra comunidad cristiana entre los padres de familia. En muchos casos hay que decir que esta falta de formación no conlleva una culpabilidad, lo que no quita, sin embargo, los consecuentes efectos nocivos en la comprensión de la sexualidad por parte de los hijos. La educación en la sexualidad no es fácil, el problema se revela hoy día especialmente complejo, incluso a veces superior a las posibilidades de la familia y porque en la mayoría de los casos no existe la experiencia de cuanto con ellos hicieron los propios padres[4].
  • A estos factores se han de añadir los modelos materialistas de sexualidad que propone nuestra sociedad, por lo cual se ve la sexualidad como un elemento parcial y ciertamente sin una plena orientación al bien integral de la persona humana, abierta a la trascendencia hacia su Creador. Muchos de estos modelos se encuentran influenciados par mentalidades formadas en escuelas intelectualmente alejados de la mentalidad cristiana y a veces incluso bajo ropajes pseudocientíficos que están lejos de dar verdaderos y equilibrados resultados.
  • No es ajeno a todo esto la influencia disolvente de algunos medios de comunicación que pueden llegar a presentar la sexualidad de modo distorsionado, cayendo en ocasiones en una pura exhibición de comportamientos sexuales alejados de la realidad, o cercanos a las experiencias de violencia y excesos como la droga y el alcohol. Este factor se constituye además en fuente de modelos de amor humano, mutilando y desfigurando en ocasiones el verdadero sentido de este amor.
  • Tristemente no son sólo los factores externos los que influyen negativamente en la educación al amor y a la sexualidad que otorga la familia, también se dan casos en los que el hogar se convierte en fuente de ejemplos nocivos. Muchas veces los modelos repetidos de machismo en el trato con la mujer, o las situaciones de promiscuidad en que muchos de nuestros hermanos se ven obligados a vivir, provocan situaciones lamentables en la educación sexual de los hijos que no reciben la verdadera imagen y los auténticos contenidos del amor que debe existir entre un hombre y una mujer.
  • Finalmente podríamos considerar la problemática que causa un mal manejo de la sexualidad, la maternidad prematura entre las adolescentes, los casos de iniciación precoz a la sexualidad, y las situaciones muy dolorosas de abusos sexuales dentro del hogar, sea par parte de la familia directa o a veces par parte de otros familiares.
Ir a INTRODUCCIÓN  
Ir a LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA SEXUALIDAD
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance