Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Documento


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Carta Pastoral: La Familia Educadora de la Sexualidad. Norberto Cardenal Rivera Carrera

4. EL PAPEL DE LA FAMILIA EN LA EDUCACIÓN DE LA SEXUALIDAD

a) La familia agente primario de la educación sexual. Ha sido siempre doctrina y praxis de la Iglesia el considerar a la familia como el primer ambiente educativo de la persona humana. Doctrina que ha sido reafirmada en el Concilio Vaticano II: "Los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educarlos (a Los hijos)... tienen el derecho de educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas, teniendo presentes las tradiciones culturales de la familia que favorezcan el bien y la dignidad del hijo"[11]. O como se afirma en la Exhortación Pastoral de Juan Pablo II sobre la familia: "El derecho-deber educativo de Los padres, se califica como esencial, relacionado como está con la transmisión de la vida humana; como original y primario respecto al deber educativo de los demás, por la unicidad de la relación de amor que subiste entre padres e hijos; como insustituible e inalienable y que por consiguiente, no debe ser ni totalmente delegado ni usurpado por otros"[12], salvo el caso obvio de una incapacidad física o psíquica de los progenitores. Esto hay que afirmarlo especialmente, pues no en pocas ocasiones las familias dejan de lado esta tarea que a ellas les toca y delegan totalmente su responsabilidad en otras instituciones que, aunque dignas en si mismas, sólo deberían ejercer esta función de modo subsidiario y no supletorio. A este propósito es interesante recordar el siguiente texto del Pontificio Consejo para la Familia: "Este derecho implica una tarea educativa: si de hecho no imparten una adecuada formación en la castidad, los padres abandonan un preciso deber que les compete; y serían culpables también, si tolerasen una formación inmoral o inadecuada impartida a los hijos fuera del hogar"[13].

b) La importancia de la familia en la maduración de la sexualidad. La familia es el primer lugar donde la persona se encuentra con el amor y donde se debe de modo primario aprender a amar. Es de los padres de donde el hijo toma los primeros modelos de amor entre un hombre y una mujer y es de los padres de donde el niño o la niña va identificando la sexualidad como una dimensión de su persona. Son los padres los primeros que enseñan a los hijos el valor del respeto hacia la propia sexualidad y hacia la de los demás. Por todo ello, en la maduración de la sexualidad, la familia juega un papel básico y determinante, ella es la que da una visión equilibrada o a veces tristemente se convierte en la fuente de dolorosas grietas en la percepción que de la sexualidad tienen los hijos. "La madre que estima la vocación materna y su puesto en la casa, ayuda enormemente a desarrollar en las propias hijas las cualidades de la femineidad y de la maternidad y pone ante los hijos varones un claro ejemplo de mujer recia y noble. El padre que inspira su conducta en un estilo de dignidad varonil, sin machismos, será un modelo atrayente para sus hijos, e inspirará respeto, admiración y seguridad en las hijas"[14].

c) La familia lugar insustituible de educación en la sexualidad. El papel de la familia en la educación de la sexualidad se nos presenta, por lo tanto, como insustituible para que los hijos lleguen a su verdadera humanidad. La familia es donde la persona es valorada por si misma y no por lo que aporta materialmente, la familia es donde se descubre par primera vez el amor de un ser humano por otro. La triste experiencia de los casos en los que esto no se da, nos viene a mostrar de modo negativo esta verdad. Como afirma el Concilio Vaticano II: "La familia es la escuela del más rico humanismo"; es decir, la familia es el lugar donde el hombre y la mujer se hacen humanos. No cabe duda de que hay otras instancias que están llamadas a ayudar a la familia de modo especial la escuela, tanto pública como privada; el Estado a través de sus diversas instituciones de atención familiar; la misma Iglesia por medio de sus centros, de los Movimientos de familia y de las parroquias, pero en ningún momento se puede desplazar a la familia de la educación de la sexualidad sin producir en los hijos graves trastornos.

Ir a LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA SEXUALIDAD  
Ir a LOS CAMINOS DE LA EDUCACIÓN DE LA SEXUALIDAD EN FAMILIA
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance