Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisinoes
Vicaria de Pastoral

HOME

Mapa Sitio

Ir a Contenido del Documento

Documento en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Hacia el Plan Pastoral de la Arquidiócesis de México. Norberto Cardenal Rivera Carrera

HACIA EL PLAN PASTORAL
DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

PROCESO ARQUIDIOCESANO DEL II SÍNODO
Y DEL GRAN JUBILEO DEL AÑO 2000

1997 - 2000

A TODA LA COMUNIDAD ARQUIDIOCESANA,
ESPECIALMENTE A LOS AGENTES DE PASTORAL

1. A manera de introducción

1. La pastoral arquidiocesana a partir del II Sínodo quedó delineada en un gran proyecto de acción evangelizadora, válido -de acuerdo con la visión pastoral del Señor Cardenal Ernesto Corripio- para varios años de la Ciudad de México en los finales del siglo XX y en los inicios del XXI. Este gran proyecto quedó condensado en el libro que lleva atinadamente por título: Evangelización de las Culturas en la Ciudad de México (ECUCIM).

2. Comparto la visión de mi predecesor y, más aún, en reiteradas ocasiones he expresado el compromiso de dar seguimiento al II Sínodo, a fin de que a través de su proceso se vaya poniendo en marcha el vigoroso programa misionero que reclama la Ciudad-Arquidiócesis de México.

3. Como es conocido, el proyecto sinodal tiene una gran opción pastoral que no se reduce a la prioridad de los destinatarios, sino que recoge los principales lineamientos de la visión estudiada a lo largo de las cuatro semanas de asambleas y que puede sintetizarse de la siguiente manera:

4. Evangelizar preferentemente, por medio de una pastoral misionera, es decir de encar-nación, testimonio y diálogo, a las familias y jóvenes de los sectores más pobres y ale-jados del influjo del Evangelio, impulsando de una manera renovada la formación de los agentes de y para los diversos ambientes de la Ciudad, a través de una pastoral de sentido catecumenal -o lo que es lo mismo, de reiniciación cristiana- enfatizándose el medio testimonial de la evangelización. Todo esto a través de una organización pas-toral que fomente la sectorización o inculturación del Evangelio en los ambientes con-cretos de la gran metrópoli.

5. Esta gran opción se ha venido impulsando de manera diversa, ya sea por el Plan Inicial Arquidiocesano (PIA), las Asambleas Diocesanas y el trabajo constante de todos los agentes de la pastoral de la Arquidiócesis de México. Sin embargo, se hace sentir la necesidad de traducir los grandes propósitos arquidiocesanos, en un proyecto más global, que dé cauce a la gran riqueza de líneas de acción y ordenamientos de los trabajos sinodales.

6. La ocasión puede ser la exigencia de la comunión católica de la Arquidiócesis de México con otras Iglesias Particulares, a través de la íntima vinculación con la Iglesia que en Roma preside el siervo de los siervos de Dios, el Papa, y que nos invita a una seria consideración sobre el Jubileo del año 2000, con su periodo de preparación de tres años, y su relación con el proceso arquidiocesano emanado del II Sínodo.

7. En consonancia con el programa del Jubileo y en plena fidelidad al proceso de la pastoral arquidiocesana, se trazan en este documento las líneas fundamentales de un plan que integra los cauces del proceso sinodal en las orientaciones del Jubileo. Se trata de continuar nuestro 'caminar juntos' en el dinamismo de la Nueva Evangelización. Las acciones que ya se han empezado a realizar habrán de estar ahora animadas, inspira-das y potenciadas por la fuerza eclesial de la preparación hacia el jubileo del año 2000.

8. El Santo Padre, en efecto, nos invita a prepararnos con toda la Iglesia a la celebración de este Jubileo con ocasión de los 2000 años de nuestra redención. En su carta Tertio Millennio Adveniente del 10 de Noviembre de 1994, el Papa nos presenta un año de gracia, de perdón, de reconciliación y de salvación: "…La Iglesia se alegra por la salvación, invita a todos a la alegría y se esfuerza por crear las condiciones para que las energías salvíficas puedan ser comunicadas a cada uno". De todos los Jubileos que se han celebrado a través de la historia, el Jubileo del año 2000 será uno de los más grandes.

9. Nuestra Iglesia local se une a esta celebración de toda la Iglesia y se prepara también, con un proyecto concreto, a recibir e inaugurar no solamente un nuevo siglo -acontecimiento ya de suyo bastante significativo-, sino un nuevo milenio, el tercero de la historia cristiana. Nuestra forma de participar habrá de ser, —como ya se indicó—, siguiendo los lineamientos de nuestro II Sínodo Diocesano. En este sentido, no se trata de elaborar nuevos proyectos ni de realizar acciones específicas del Jubileo, sino continuar con fuerza, decisión y una buena organización en los planes y acciones tendientes a lograr la Nueva Evangelización en la Ciudad de México.

10. En esta perspectiva, todos debemos preguntarnos con sinceridad: ¿Qué imagen de Iglesia estamos presentando al mundo? ¿Cómo estamos tratando de adecuar nuestros sistemas evangelizadores, nuestras estructuras eclesiales y, sobre todo, nuestra mentalidad cristiana a las nuevas exigencias y retos que nos presenta la Ciudad de México? ¿Estamos dispuestos a superar nuestros esquemas, a veces bastante empobrecidos por la fragilidad humana, para orientarnos verdaderamente a una existencia evangelizadora a través del testimonio de fe y del servicio de la caridad?

11. Es este un momento de gracia para abrirnos a la acción del Espíritu, reflexionar, reconocer nuestras fallas, reconciliarnos con nuestros hermanos, alimentar y fortificar nuestra fe y nuestra espiritualidad y lanzarnos a dar un testimonio creíble y motivador, por medio de nuestra fidelidad al Señor, nuestra unidad eclesial y nuestra caridad operosa y servicial, especialmente con los más pobres y necesitados.

Ir página anterior
Ir página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance