Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir al ÍNDICE-CONTENIDO

PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

"Consideren el amor tan grande
que nos ha demostrado el Padre…"

Jn 3, 1

II. EL AMOR, ORIGEN DE LA MISIÓN

1. La Santísima Trinidad, fundamento misionero

En la historia de Salvación todo parte de la Trinidad, que llama a la vida y crea todo lo que existe; y todo culmina en la Trinidad, cuando la humanidad salvada se encuentre cara a cara con las Personas Divinas.

"...ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es" (1 Jn 3, 2).

El Misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de nuestra fe, de la vida cristiana y de toda vocación apostólica y sacerdotal.

"Toda la historia de salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une a ellos" (CEC 234). Un Dios trino y uno que es amor y que ama con predilección.

La Trinidad de Dios se nos descubre como iniciativa de Amor que busca la cercanía personal con su creatura.

No existimos por casualidad: nuestro nombre ha sido pronunciado desde la eternidad; Dios nos conoce y nos ama desde siempre.

Dios Trinidad es Comunión de Personas que crea dando la vida y, también, fuerza de Amor que congrega.

El hombre no es el primero que busca a Dios; es Dios el primero que busca al hombre. Dios es un Padre que nos ama con una ternura sin límites. Ser hijos de Dios es una realidad concreta: nuestra vida está en manos del Padre, que nos ha hecho suyos por medio de su Hijo, y actúa junto a nosotros por el Espíritu para llevamos a la salvación.

Dios se revela como Trinidad en su acción salvadora. A los que elige los sostiene con su Amor, los purifica con la Pascua y los convierte en luz por su Gracia.

2. Las misiones Trinitarias y la misión de la Iglesia

En el centro de la fe de la Iglesia está el hecho de que el Hijo fue enviado por el Padre al mundo como Salvador, misión que realizó visiblemente en su historia humana hasta su ascensión.

A ésta sigue otra misión: el Padre y el Hijo envían al Espíritu Santo a la Iglesia, misión que empezó a realizar en Pentecostés y sigue realizando hasta el retorno del Señor glorioso.

Por otra parte, Cristo, enviado del Padre, envía a su vez a los apóstoles a todo el mundo a realizar una misión: "como el Padre me envi6, también yo los envío. Dicho esto sopló sobre ellos y les dijo: 'Reciban el Espíritu Santo'" (Jn 20, 21-22). Como Él había sido ungido por el Espíritu cuando fue bautizado para inaugurar la misión recibida del Padre, así también les comunica su Espíritu a los Apóstoles para que ellos realicen fa misión que Cristo les había encargado. Desde Pentecostés, el Espíritu guía a la Iglesia en la realización de esa misión.

Las misiones Trinitarias de Cristo y del Espíritu y la misión de la Iglesia tienen el mismo objetivo: la salvación de los hombres mediante la fe en Jesucristo el Resucitado, es decir, el establecimiento del Reino de Dios en el mundo y en la historia humana, en orden a participar del mundo futuro de la esperanza cristiana (Cf. HERRERA ACEVES, J. J., en: La urgencia de la actividad misionera; UMP, México, 1992; pp.27-28).

Pero la salvación definitiva se consumará cuando Cristo vuelva glorioso al mundo. Esta segunda venida también es llamada "misión": "Por tanto, arrepiéntanse y conviértanse para que sean borrados sus pecados. Llegarán así tiempos de consuelo de parte del Señor, que les enviará de nuevo a Jesús, el Mesías que les estaba destinado. El cielo debe retenerlo hasta que lleguen los tiempos en que todo sea restaurado..." (Hch 3, 19-21).

La misión de la Iglesia, que es humilde servicio de colaboración con Dios, tiene su origen en las misiones de Cristo y del Espíritu.

Cristo resucitado envía a los Apóstoles hasta los confines de la tierra; el Espíritu es quien guía la misión y hace misionera a toda la Iglesia, en especial a aquellos que están puestos como guías de la misma. Así, el Espíritu Santo es el protagonista de la realización de la misión de la Iglesia.

"Así se manifiesta toda la Iglesia como una muchedumbre reunida por la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Vat II, LG 4).

La actividad misionera tiene como último fin la glorificación de Dios: "por medio de la actividad misionera, Dios es glorificado plenamente cuando los hombres reciben plena y conscientemente su obra salvadora que completó en Cristo… cumpliéndose el designio de Dios para que los regenerados en Cristo por el Espíritu Santo, contemplando unánimes la gloria de Dios, puedan decir Padre Nuestro" (Vat II, AG 7; Cf. LG 17). La misión anuncia y promueve la conversión al amor ya la misericordia de Dios (Cf. RM 23).

3. Dios es Amor y la misión brota del Amor

Nosotros hemos sido creados para participar del Amor Divino, y la vocación apostólica cobra su sentido más originario en base a ese Amor. El hombre y todo ministerio de fe, provienen de un misterio de amor personal; y ahí está la clave de la vida y de toda misión; sólo cuando sabemos que provenimos del amor y que volvemos al amor, superando el sufrimiento y la muerte, es cuando podemos dar lo mejor de nosotros mismos con desinterés y alegría.

Quien ha sido llamado a la misión, debe incrementar su conciencia de que tiene una dignidad divina porque se sabe amado por Dios, por un Amor que no le corresponde como creatura: "Me amó y se entregó por mí" (Gál 2, 20). Día con día, debe experimentarse amado por el Padre en el mismo amor con el que ama a su Hijo, participando de su filiación divina por medio del Espíritu.

PARA PROFUNDIZAR

"Como el Padre me ama a mí, así los amo yo a ustedes. Permanezcan en mi amor" (Jn 15,9).

    1. ¿En qué momento de mi vida me dí cuenta de la elección amorosa que hacía Dios de mí?
    2. Esa elección, ¿cómo la vivo hoy?
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage