Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

 


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de MISIÓN PERMANENTE, Arquidiócesis de México

4° Encuentro
ACEPTO A JESUCRISTO COMO MI SALVADOR


Objetivo: Que cada uno de los participantes tenga un encuentro con Jesucristo vivo que le lleve a aceptarlo como su Salvador

1. Saludo y enlace (10’)

El coordinador da la bienvenida a todos y los felicita por perseverar en su formación cristiana.

A continuación les recuerda el contenido de los tres encuentros anteriores y explica el objetivo de la presente sesión.

2. Aspectos de la vida urbana (10’)

Cuando necesitas algo, haces todo lo que está en tus posibilidades por conseguirlo; ya no se diga si lo que necesitas es algo muy importante.

El coordinador invita a que los participantes aporten ejemplos sacados de la vida persona, familiar y de la ciudad de México

3. La Palabra de Dios me ilumina (20’)

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Había en ella un hombre llamado Zaqueo, jefe de los que recaudaban impuestos para Roma, y rico; quería conocer a Jesús, pero como era bajo de estatura, no podía verlo a causa del gentío.

Corriendo se adelantó y se subió a un árbol para verlo, porque iba a pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, levantó los ojos y le dijo:

“Zaqueo, baja enseguida, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa”.

Él bajó a toda prisa y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban y decían:

“¡Se ha hospedado en casa de un pecador!”.

Pero Zaqueo se puso en pie ante el Señor y le dijo:

“Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres, y si engañé a alguno, le devolverá cuatro veces más”.

Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues también éste es hijo de Abrahán. Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido
(Lucas 19, 1-10).

Reflexión: El encuentro de Jesús con Zaqueo es un ejemplo de conversión y adhesión a Jesús, con sus consecuencias. Describe una experiencia muchas veces repetida a lo largo de la historia: la de todos aquellos que cambiaron de vida después de haberse encontrado personalmente con Jesús, y experimentar que los conoce profundamente.

4. La Palabra de Dios en mi vida (10’)

El coordinador se dirige al grupo como si estuviera dirigiéndose a cada uno:

Si deseas hacer tuya la solución de Dios:

Acepta a Jesús, lo cual te implicará renunciar a todo lo que es contrario al amor de Dios, al respeto por la dignidad de los demás, a la mentira, a la falta de perdón...;

Síguelo con decisión: es decir, conócelo, trátalo más, hazlo tu salvador, búscalo para enfrentar con él los problemas que a diario tienes, comprométete en realizar lo que el hacía, acepta los motivos que lo movían siempre: por amor a su Padre, hacer siempre el bien a los hermanos. Decídete y repítele: “pase lo que pase, ya no me soltaré de tu mano”.

Recordemos cómo el Papa Juan Pablo II nos decía en su Cuarta Visita a México: A Cristo lo encontramos en su Palabra, en la Liturgia y en los hermanos, especialmente en los más pobres.

¿Cómo creen que se debe expresar en la ciudad la decisión de aceptar o seguir a Cristo?

Se dejan unos momentos de reflexión personal.

El coordinador hace la siguiente pregunta: ¿Hay alguno que quiera compartir la decisión que ha tomado?

Deja unos momentos para compartir.

5. Canto (5’)

Todos: En Jesús puse toda mi esperanza:
él se inclinó hacia mí
y escuchó mi clamor, y escuchó mi clamor.

Cantor: Me sacó de la fosa fatal,
del fango cenagoso;
asentó mis pies sobre la roca;
mis pasos consolidó.

Todos: En Jesús puse toda mi esperanza.

Cantor: Puso en mi boca un canto nuevo
una alabanza a nuestro Dios;
muchos verán y creerán
y en Jesús confiarán.

Todos: En Jesús puse toda mi esperanza.

Cantor: En ti se gozan y se alegran,
todos los que te buscan;
repitan sin cesar:
¡qué grande es nuestro Dios!

Todos: En Jesús puse toda mi esperanza.

6. Evaluación (5’)

¿Te sentiste movido a aceptar a Jesús como tu Salvador?; por qué sí; por qué no.

7. Oración final (5’)

Concédenos, Señor, que tu Hijo, que quiso hacerse semejante a nosotros nos vaya haciendo cada día más semejantes a él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

8. Despedida e invitación al siguiente encuentro (5’)

El Coordinador despide al grupo y los invita al siguiente encuentro para continuar su crecimiento cristiano.
Finalmente los exhorta a leer en casa la Lectura Complementaria


LECTURA COMPLEMENTARIA

Entonces, cuando me invoquen y supliquen, yo los atenderé; cuando me busquen, me hallarán. Si me buscan de todo corazón, me dejaré hallar por ustedes, oráculo del Señor, y cambiaré su suerte (Jeremías 29, 12)

Yo reprendo y castigo a los que amo. Anímate, pues, y cambia de conducta. Mira que estoy de pie, junto a la puerta, y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo
(Apocalipsis 4, 19-20).

Ir a Pregones o Encuentros
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 |12

Leer e imprimir en PDF - 4° PREGÓN
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage