Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisinoes
Vicaria Pastoral

HOME

Mapa Sitio

Documento en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Plan Pastoral para 1998. Norberto Cardenal Rivera Carrera

3.- Procesos Catecumenales de Reiniciación Cristiana

31. El alejamiento de la fe católica, en la Ciudad de México, es un fenómeno grande y cada vez creciente, como se ha hecho notar con claridad en el II Sínodo Diocesano y lo manifiesta nuestra experiencia pastoral (Cf., p. e., ECUCIM 1340 - 1383). En este documento leemos:

32. "Existe una variada tipología de Alejados: - bautizados no practicantes ni creyentes, ciudadanos de un mundo secularizado, indiferentes ante lo religioso y trascendente;

33. - bautizados creyentes, pero no practicantes, de fe meramente interior, individual; estiman que la relación con Dios es un hecho puramente interior y privado;

34. - bautizados practicantes, pero no iniciados en la fe, cuya falta de formación les impide recibir en sus vidas el influjo vital del Evangelio" (No. 1341).

35. Ya el Papa Juan Pablo II, en su exhortación apostólica "Catechesi Tradendae", describe magistralmente esta situación: "Entre los adultos que tienen necesidad de la catequesis, nuestra preocupación pastoral y misionera se dirige a los que, nacidos y educados en regiones todavía no cristianizadas, no han podido profundizar la doctrina cristiana que un día las circunstancias de la vida les hicieron encontrar; a los que en la infancia recibieron una catequesis proporcionada a esa edad, pero que luego se alejaron de toda práctica religiosa y se encuentran en edad madura con conocimientos religiosos más bien infantiles; a los que aun habiendo nacido en países cristianos, incluso dentro de un cuadro sociológicamente cristiano, nunca fueron educados en su fe y, en cuanto adultos, son verdaderos catecúmenos" (CT 44).

36. De hecho, como nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica (1231), "por su misma naturaleza, el bautismo de niños exige un catecumenado postbautismal. No se trata sólo de la necesidad de una instrucción posterior al bautismo, sino del desarrollo necesario de la gracia bautismal en el crecimiento de la persona".

37. Por esto, al ver entre los creyentes católicos la urgente necesidad de un verdadero proceso de reevangelización ahora, en camino hacia la Gran Misión del año 2000 y bajo el impulso del Espíritu del Señor Jesús, quiero pedirles a ustedes que emprendamos el siguiente programa:

Promover en las parroquias y en las agrupaciones laicales el conocimiento y la práctica del catecumenado postbautismal o catequesis postbautismal, -tomando como modelo el catecumenado bautismal y de acuerdo al Directorio General para la Catequesis-, como un proceso bien definido y estructurado de reiniciación cristiana, en el que intervienen y se complementan diversas tareas evangelizadoras.

38. Como estrategia inicial en la primera parte de este año, deberemos ir tomando conciencia más aguda de estas situaciones en nuestro entorno pastoral, para que en Pentecostés, con los subsidios que tendrán acabados para esa fecha el Secretariado de Pastoral Profética con el conjunto de sus Comisiones, podamos desencadenar estos procesos del Catecumenado Postbautismal en las comunidades que así lo hayan ido preparando y estén decididas a afrontar este cometido.

4.- Experiencias organizadas de Primer Anuncio y Catequesis Kerigmática

39. Conscientes de que nos encontramos en un mundo cada vez más descristianizado e indiferente a la fe católica, debemos trabajar por la Nueva Evangelización con diversas expresiones misioneras. Además del catecumenado postbautismal, como un proceso formal de reiniciación cristiana, que ya hemos señalado, ahora quiero proponerles otro programa indudablemente de mucha necesidad en nuestra Arquidiócesis que consiste en organizar experiencias de primer anuncio y catequesis kerigmática.

40. Ordinariamente nos expresamos con el término genérico de catequesis, en el que englobamos varias tareas evangelizadoras, pero esto, nos dice el Directorio General para la Catequesis, "no dispensa a una Iglesia particular de promover una intervención institucionalizada del primer anuncio, como la actuación más directa del mandato misionero de Jesús. La renovación catequética debe cimentarse sobre esta evangelización misionera previa" (62).

41. "El primer anuncio se dirige a los no creyentes y a los que, de hecho, viven en la indiferencia religiosa. Asume la función de anunciar el Evangelio y llamar a la conversión. La catequesis, distinta del primer anuncio del Evangelio, promueve y hace madurar esta conversión inicial, educando en la fe al convertido e incorporándolo a la comunidad cristiana" (DGC 61).

42. "La 'catequesis kerigmática', que algunos llaman 'precatequesis', en cuanto inspirada en el catecumenado, es una propuesta de la Buena Nueva en orden a una opción sólida de fe. Sólo a partir de la conversión y contando con la actitud interior de 'el que crea', la catequesis propiamente dicha podrá desarrollar su tarea específica de educación de la fe" (Id 62).

43. Es necesario, por tanto, que con decisión y generosidad apostólica nos lancemos a estas formas de evangelización de una manera más frecuente y mejor organizada. Pueden ser muy oportunos para este fin los tiempos fuertes de la liturgia: Adviento, Cuaresma, Pascua o bien los tiempos importantes de una comunidad, como las fiestas patronales o algunos otros eventos en torno a tradiciones de religiosidad popular, como la preparación a una peregrinación.

44. Hay sistemas o movimientos de evangelización que cuentan ya con materiales aptos para estas tareas. También existen otros subsidios que fueron utilizados en momentos importantes de la vida de nuestra Arquidiócesis, como la Misión Guadalupana.

45. Encargo a la Vicaría de Pastoral que anime y acompañe estas acciones de la manera más conveniente, bien recomendando algunos materiales ya existentes, bien reeditando otros o, en la medida de los posible, promoviendo la elaboración de algunos nuevos.

46. Este programa lo podemos sintetizar así:

El Señor Arzobispo, los Señores Vicarios Episcopales o los mismos Párrocos, encomendarán algún sector determinado (v. gr.: niños de la calle, obreros, comerciantes etcétera.) al cuidado pastoral de alguna comunidad, parroquia o movimiento etcétera, en la línea de estas acciones: catequesis kerigmática y primer anuncio.

Ir página anterior
Ir página siguiente
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage