Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisinoes
Vicaria Pastoral

HOME

Mapa Sitio

Documento en PDF


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México

Plan Pastoral para 1998. Norberto Cardenal Rivera Carrera

7.- Formación del "tejido social"

60. Las circunstancias tan graves que enfrenta la Ciudad de México, nos urgen a responder ofreciendo nuestro testimonio de compromiso en la regeneración del tejido social, porque comprendemos que la creación de vínculos firmes y fuertes entre las personas, en el seno de las familias, en las relaciones interfamiliares y vecinales, en las relaciones de grupos juveniles, estudiantiles, laborales, etc. son fundamentales para el desarrollo de las personas y el crecimiento orgánico de la sociedad.

61. Tiene plena validez en este momento para nosotros la recomendación del Papa Paulo VI, en su carta Octogésima Adveniens: "Urge reconstruir, a escala de calle, de barrio o de gran conjunto el tejido social, dentro del cual el hombre pueda dar satisfacción a las exigencias justas de su personalidad… Tarea en que deben participar los cristianos es construir la ciudad como lugar adecuado de existencia de los hombres y de sus extensas comunidades, crear nuevos modos de proximidad y de relaciones, percibir una aplicación personal de la justicia social… Tantos hombres amontonados en la promiscuidad urbana que se hace intolerable, hay que darles un mensaje de esperanza por medio de una fraternidad vivida y de formas concretas de justicia" (OA 11).

62. Ante nuestros anhelos, el Papa Juan Pablo II nos ilumina también con su Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz: "La justicia camina con la paz y ésta en relación constante y dinámica con ella. La justicia y la paz tienden al bien de cada uno y de todos, por eso exigen orden y verdad. Cuando una se ve amenazada, ambas vacilan; cuando se ofende la justicia, también se pone en peligro la paz. Hay una estrecha relación entre la justicia de cada uno y la paz para todos" (No. 1).

Acciones concretas para participar en la regeneración del "tejido social".

63. - El programa de procesos comunitarios, que mediante la sectorización promueve la formación de comunidades menores (Cf. N° 17-21), además de las tareas explícitamente catequéticas y de fomento de la fe, ha de favorecer también el relacionamiento familiar e interfamiliar en el contexto de diversos ambientes habitacionales y de otro tipo.

64. - Fomentar actividades que respondan a intereses y necesidades de las personas para vincularse y asociarse entre sí; círculos recreativos; atención comunitaria a niños, jóvenes, mujeres y ancianos para que éstos sean vistos y sentidos como propios de la comunidad; convivencias a escala de calle, de edificio, de barrio y colonia.

65. - Reconocer e impulsar las actividades que pueden desarrollar, en este sentido, varias parroquias: despensas comunitarias, cajas de ahorro, organización del deporte y de la recreación sana de niños y jóvenes, atención a ancianos, acompañamiento a enfermos terminales, organización y actualización de dispensarios parroquiales, prevención y atención de niños en situación de riesgo, prevención de las adicciones, seguridad vecinal, etc.
66. - Encauzar los programas fomentados por organismos arquidiocesanos, que miran más directamente al fortalecimiento del tejido social, para responder a las necesidades de las parroquias y de otras formas de asociación comunitaria.

67. El conjunto de este programa lo podemos expresar de la siguiente manera:

Colaborar en la regeneración del "tejido social", entendido como el establecimiento de vínculos fraternales, mediante el testimonio de caridad, en acciones que animen la conciencia y la organización de la promoción de la persona y de la comunidad.

68. La animación de este programa y el apoyo del mismo, mediante los subsidios correspondientes, estará a cargo del Secretariado de Pastoral Social.

ESTRATEGIAS

69. En esta última parte, quiero presentar brevemente a ustedes algunas formas concretas y algunas medidas prácticas que considero provechosas para lograr eficazmente la realización de los programas anteriores.

70. Una necesidad muy urgente que debemos atender, según se señaló con énfasis en la III Asamblea Diocesana, es la de una coordinación y comunicación, suficiente y oportuna, entre todos los agentes y estructuras de pastoral en la Arquidiócesis. Con este propósito fundamental, van orientadas las siguientes estrategias:

71. 1ª. Para respaldar el plan pastoral arquidiocesano y darle seguimiento en su aplicación, el Consejo Episcopal abordará este tema en sus primeras sesiones (acuerdos) del año, con el fin de que ahí se informe acerca de los aspectos y modalidades con los cuales este plan ha sido asumido por cada una de las Vicarías. En el transcurso del año habrá, igualmente, algunas sesiones dedicadas a analizar la marcha del plan. En efecto, la finalidad fundamental del Consejo Episcopal es "buscar y alcanzar la unidad de criterios, la coordinación de planes pastorales y la administración eficaz de toda la Arquidiócesis" (Organización Pastoral Postsinodal N° 39).

72. 2ª. Cada Vicario Episcopal, en corresponsabilidad con su presbiterio y con otros agentes de pastoral, determinará cómo va a llevar a cabo este plan en su propia Vicaría. Tratará de encomendar, más en concreto, a algunas parroquias, Comunidades o grupos la puesta en práctica y, sobre todo, la animación de algunos de los programas.

73. 3ª. Los organismos diocesanos de pastoral -secretariados y comisiones-, podrán ofrecer servicios encaminados a promover, animar e impulsar los programas contenidos en este Plan Diocesano. También en algunos casos, esos organismos diocesanos podrán ser requeridos para recibir de ellos los servicios que están dentro de sus competencias. Es decir, el trabajo de dichos organismos se desarrollará siempre en diálogo con las Vicarías y Decanatos.

74. 4ª. De igual manera, desde la Curia Central, especialmente por medio de la Vicaría de Pastoral, se promoverán y organizarán reuniones que tengan como finalidad el intercambio de criterios, experiencias y resultados, según la realización de los distintos programas, arriba mencionados.

75. 5ª. Como hemos dicho, el punto focal de nuestro plan debe ser el sentido misionero; por ello he encomendado a la Comisión de Pastoral Misionera y a la Comisión de Catequesis que preparen un instrumento para llevar a cabo jornadas de reflexión misionera, con el fin de que, quienes participen en ellas, logren el conocimiento suficiente de lo que implica la "misión" hoy en nuestra Ciudad y consigan la motivación para comprometerse más generosamente en ella. Este instrumento de reflexión irá destinado a todos los Agentes de pastoral, especialmente a los Presbíteros, y estará a disposición en las Librerías del Arzobispado, al inicio de la Cuaresma.

76. 6ª. La Asamblea Diocesana está acertadamente pensada para evaluar, pero también para impulsar o reorientar la marcha de la pastoral. En razón de estos fines, se ve muy conveniente que se celebre anualmente. Este año llevaremos a cabo la Asamblea los días 22, 23 y 24 de octubre. Para que tal celebración, como se ha pedido, sea la culminación y consecuencia de las Asambleas de Vicarías; éstas se tendrán según la conveniencia de cada Vicaría, teniendo como límite máximo el día 6 de septiembre.

Conclusión

77. Que el Espíritu Santo, consubstancial al Padre y al Hijo, fuente de toda dádiva, ilumine nuestras mentes y fortifique nuestras voluntades para llevar a cabo la Nueva Evangelización en la Ciudad de México.

78. Ponemos este Plan Pastoral del año 1998 bajo la protección de la Virgen María, con las palabras del Papa Juan Pablo II: "¡Reina de la paz! Salva a las naciones y los pueblos de todo el continente que tanto confían en ti; sálvalos de las guerras, del odio y la subversión. Haz que todos, gobernantes y gobernados, aprendan a vivir en paz, se eduquen para la paz, cumplan todo lo que exige la justicia y el respeto de los derechos de cada hombre, para que así se consolide la paz. ¡Escúchanos Virgen "Morenita" Madre de la Esperanza, Madre de Guadalupe!" (Homilía de Clausura del Sínodo de las Américas).

+Norberto Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, a 10 de enero de 1998
Año del Espíritu Santo

Ir página anterior
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage