Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ir a Contenido del Documento


  Google
Vicaría      de Pastoral

Escudo Cardenal Norberto Rivera Carrera

Carta Pastoral sobre la Sagrada Escritura en la Nueva Evangelización

CARTA PASTORAL SOBRE LA SAGRADA ESCRITURA
EN LA NUEVA EVANGELIZACIÓN


A los Presbíteros, a los hermanos y hermanas de Vida Consagrada, a los Fieles Laicos Agentes de Pastoral y a todos los miembros de la Arquidiócesis de México: ¡Que la Palabra de Dios habite en ustedes con toda su riqueza! (Col 3, 16).

1.- INTRODUCCIÓN

Toda nuestra fe nace de un hecho fundamental, el acontecimiento de Jesucristo nuestro Señor y Salvador, quien con su muerte y resurrección nos ha manifestado el amor de Dios y su designio de salvación. Cristo Jesús es el centro y totalidad de este hecho enclavado en la plenitud de los tiempos (Cf. Gál 4, 4), desde donde fluye como una fuente inagotable la acción salvífica de Dios hacia el pasado, en el presente y para el futuro de toda la humanidad. Así, todo lo que realmente vale para el hombre, se encuentra en Cristo y fuera de Él no hay nada, por eso exclama San Pablo: "Dios tuvo a bien hacer residir en Él toda la Plenitud, y reconciliar por Él y para Él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos" (Col 1,19-20).

La Sagrada Escritura, inspirada por el mismo Dios y conservada con fidelidad y veneración por la Iglesia, contiene todos los elementos de esta historia para nuestra salvación. Así como Cristo, Palabra de Dios hecha carne (Jn 1, 14), nos manifiesta el rostro de Dios (Cf. Jn 14, 9), así también, la Sagrada Escritura nos muestra a Cristo y de alguna forma nos comunica su acción, por ello se dice de la Escritura que es la Palabra viva de Dios: "eficaz y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu... y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón" (Hb 4, 12).

Todos los que formamos la Iglesia, pero especialmente sacerdotes, diáconos y los laicos que están al frente de comunidades cristianas, hemos de leer y estudiar asiduamente la Escritura, para no volvernos "predicadores vacíos de la Palabra, porque no la escuchamos por dentro" (S. Jerónimo, Comm in Is, Prol. PL 24, 17). Pero más todavía, queridos hermanos y hermanas, la finalidad de esta exhortación pastoral, radica en la preocupación que tengo de que llegue a todos los fieles de nuestra querida Arquidiócesis esta Palabra de salvación, sobre todo en este tiempo en que hay un creciente interés por ella en todas partes, tanto, que no podemos dejar de recordar al profeta: "He aquí que vienen días -oráculo del Señor Yahvéh en que yo mandaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yahvéh" (Am 8, 11).

Ir al índice del documento  
Ir a LA PALABRA DE DIOS, ESPÍRITU DE LA IGLESIA
loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage