Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ver y/o imprimir en PDF: CARTA PASTORAL ¡PORQUE TODA PERSONA ES CAPAZ DE DIOS!

IR AL CONTENIDO DE LA CARTA PASTORAL: ¡PORQUE TODA PERSONA ES CAPAZ DE DIOS!


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México -Subsidios para la Misión-


C. LAS    PERSONAS    CON    DISCAPACIDAD    INTELECTUAL TIENEN DERECHO A UNA CATEQUESIS ESPECIAL

16. Ya he señalado, cómo el DGC habla de la Catequesis para situaciones especiales, la cual necesita contar con una catequesis propia a la que se le denomina especial, ésta se deriva y recibe su influencia del desarrollo de la pedagogía y educación especial y nos obliga a: ofrecer hoy a estas personas una catequesis apropiada, a la que por otra parte tienen derecho como bautizados, como llamados a la salvación (n. 189).

17. La dificultad de la Catequesis especial no está en el contenido, que siempre será el mismo, sino en el método, es decir, en el camino pedagógico que tenemos que recorrer para que una persona con discapacidad intelectual pueda recibir el mensaje evangélico. Una interrogante que surge constantemente es, si una persona con discapacidad intelectual es sujeto de un proceso educativo en la fe o, si a estas personas bajo sus circunstancias se les puede educar en la fe. En este sentido el DGC argumenta: La educación de la fe, que corresponde ante todo a la familia, requiere itinerarios adecuados y personalizados, tiene en cuenta las aportaciones de las ciencias pedagógicas y ha de llevarse a cabo en el contexto de una educación global de la persona (Ibídem).

18. Desde tiempos del Concilio Vaticano II, la pastoral, así como todo proceso evangelizador, encuentra en el catecumenado antiguo una fuente de inspiración para su realización y un punto de referencia obligado y necesario, de tal forma que la exigencia de incluir la catequesis dentro de un proceso global de evangelización, también debe ser considerado para la catequesis especial y aunque ésta está en íntima relación con la Iniciación Cristiana y los sacramentos que la acompañan, no se puede reducir a lo puramente presacramental, sino que ha de considerar los otros momentos del proceso catequético (cf. DGC 60-70).

19. En cuanto al método que utiliza esta catequesis especial, experimentada y perfeccionada por más de 40 años por el equipo SPRED de la Arquidiócesis de Chicago, método vivencial, llamado "Vivre", método inductivo que pretende llevar al interlocutor al descubrimiento del misterio de Dios, partiendo de la experiencia humana. Esta experiencia es inducida por un símbolo, de ahí que también a esta catequesis la llamamos simbólica, quedando claro que no es a través del discurso o de la palabra hablada como se transmite el mensaje cristiano, sino a partir de la experiencia humana, que se provoca con un símbolo elegido y de otros elementos como son la expresión corporal.

20. La inspiración catecumenal de esta catequesis, también se ve reflejada en el desarrollo mismo de la sesión, la cual se compone de tres momentos: el primero tiene como finalidad ayudar a los amigos especiales a prepararse para la vivencia del encuentro con el Misterio de Dios, apoyado con materiales tipo Montessori; el segundo momento, que podemos llamar el central, se realiza en un espacio distinto al anterior el cual llamamos "lugar sagrado" o "cuarto de celebración", aquí se pasa de la experiencia humana suscitada por el símbolo, a una evocación litúrgica iluminada por la Palabra bíblica, cerrando este momento con un mensaje que se da de manera personal y sencilla a cada uno de los participantes, para terminar con un acto acompañado por la expresión corporal, como respuesta al encuentro vivido; el tercer momento es un ágape, es decir, una celebración fraterna en donde se comparten los alimentos, tal como lo hacían las primeras comunidades cristianas.

21. Me gustaría subrayar aún más, la inspiración catecumenal presente en esta catequesis, la cual se manifiesta en la persona del catequista llamado padrino o madrina. Igualmente es de gran valor el que la catequesis con la participación de los amigos especiales, esté precedida por la vivencia de la misma sólo por los catequistas, esto nos debe hacer recordar aquel principio, de que nadie puede dar lo que no tiene, en la catequesis especial por sus características propias se comparte la vida y la experiencia personal. Por todo esto hemos de considerar a esta catequesis como el prototipo de toda catequesis, que ordinariamente se sigue reduciendo a transmitir sólo contenidos de la fe, dejando fuera otros aspectos esenciales de la vida cristiana.

22. El número del DGC al que he hecho referencia, dice también: Los características peculiares de esta catequesis, exigen de parte de los catequistas una preparación específica, y hacen que su servicio sea aún más meritorio (n. 189). Aprovecho este momento para urgir la necesidad de contar con catequistas también especiales para esta catequesis, los cuales necesitan de una preparación específica para poder acompañar de manera adecuada y cualificada a los amigos especiales; este servicio en nuestra Arquidiócesis lo hemos realizado a lo largo de este tiempo a través del equipo de servicio de CADIAM. A los catequistas de este equipo les expreso mi reconocimiento y gratitud en nombre del Señor, por el gran servicio que prestan como equipo arquidiocesano, de manera especial en la capacitación y formación de catequistas especiales, así como por el acompañamiento de éstos y sus centros; que el Señor, quien los ha convidado para trabajar en su Viña, recompense todos sus esfuerzos.


Ir a la página anterior

Ir a la página siguiente


loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage