PROCESO EVANGELIZADOR

GRUPOS DE TRABAJO

3. ¿Qué carencias descubres en los agentes (pastores y laicos) que obstaculizan la continuidad del proceso evangelizador?

EQUIPO 1

  • Edad de los padres.
  • No todos creen en este proceso.
  • Realidades tan diversas.
  • Falta tiempo en los presbíteros y en los laicos.
  • Distancia para la formación.
  • Falta trabajo de equipo.
  • En algunos existe un cierto feudalismo parroquial.
  • Desconfianza en sacerdotes y laicos.
  • Se carece de motivaciones pastorales.
  • Cambios constantes en el presbiterio, esto impide la continuidad en el proceso.
  • Los padres que vienen de fuera les cuesta más integrarse.
  • Carencia en la formación, los CEFALAES no están respondiendo a la etapa apostólica.
  • Disposición a injertarse en la Arquidiócesis.
  • No somos promotores del proceso.
  • Falta de recursos.

EQUIPO 2

  • En ambos, más que ser obstáculo los procesos, se da que en los pastores y laicos frenan retardan el avance, pues falta motivación en ambos.
  • Influyen mucho los cambios de padres en las parroquias, falta una verdadera conversión en laicos y padres y la falta de asumir una eclesiología del CV II "la Iglesia comunión, comunidad, común participación".
  • Falta una verdadera espiritualidad y un serio compromiso en la evangelización, el no tener bien claras las etapas en las que vamos viviendo.
  • La resistencia al cambio de costumbres muy arraigada y tradiciones, tanto en laicos como en sacerdotes.

EQUIPO 3

  • Poco trabajo de equipo.
  • Hay que tomar más en cuenta las exigencias pastorales.
  • Capacitarse como agentes y tener ventajas y retos a asumir, para seguir adelante.

EQUIPO 4

  • Hay decanatos que van en el proceso de formación el CEFALAE.
  • Hay falta de compromiso por parte de los sacerdotes.
  • Ante lo difícil del proceso evangélico, los sacerdotes se sienten derrotados y se dedican a un solo aspecto de la pastoral. Otro problema son los cambios de sacerdote, ya que los que llegan se sienten protagonistas y no siguen el procesos evangélico de la parroquia.
  • Muchos sacerdotes se manifiestan en su falta de fe, autoritarismo, individualismo, protagonismo, prepotencia, etc.

EQUIPO 5

  • Ante el cambio del sacerdote: apenas me cambiaron, no puedo organizar bien.
  • Insistir mucho en los territorios.
  • No hemos tomado seriamente ese proceso.
  • Falta de interés en el sacerdote," benditos los pies que anuncian", no los sentados.
  • Hay que ir caminando.

EQUIPO 6

  • Es necesario el conocimiento de las distintas etapas misioneras.
  • También es importante invertir los recursos materiales y económicos de las parroquias en el proceso misionero: sobre todo para la formación de agentes.
  • Es importante buscar los tiempos oportunos para los diversos momentos de la evangelización.
  • A veces no conocemos cuáles son los obstáculos que debemos de superar.
  • Suponemos que los agentes conocen lo que se ha publicado a propósito de la misión.
  • Hace falta inducción para los sacerdotes y religiosos que se incorporan al trabajo pastoral de la Arquidiócesis.
  • Falta relación y entendimiento entre los agentes sacerdotes y agentes laicos.

EQUIPO 7

Carencias

  • Desconocimiento voluntario del plan, no hay respeto a la comunidad.
  • Falta de compromiso de sacerdotes y laicos, hay resistencia.
  • Falta de cultura y educación de los laicos.
  • Desconocimiento de los instrumentos eclesiales.
  • "Hablamos a auditorios no existentes y respondemos a preguntas que nadie hace", cuesta trabajo poner en práctica el proceso, por falta de estudios.
  • Quizás hay carencias desde la formación en el seminario, que les cuesta trabajo insertarse en una ciudad que exige cada vez más (sacerdotes).
  • En estas reuniones deberían de estar los formadores del seminario, para que tengan una visión tanto ellos como los seminaristas de hacia dónde y cómo deben dirigirse. El seminario debería caminar con la Arquidiócesis, no sólo con su propio proceso.
  • No saber inculturar el Evangelio a nuestra ciudad en cada circunstancia.
  • La subjetividad en el proceso, en vez de procurar la objetividad.

EQUIPO 8

  • No estamos formados para acompañar procesos, sino para hacer actividades.
  • Una carencia es que no tenemos espíritu de CONVERSIÓN, como punto de partida para el proceso.
  • Los presbíteros no hemos contagiado a los laicos sobre la necesidad de este proceso evangelizador, o sólo nos ponemos en un pequeño grupo.
  • Hay sacerdotes que se resisten, lo mismo que algunos laicos (fiscales).
  • No es un problema de inteligencia o comprensión, sino de inercia educativa.
  • Falta conversión, convicción y formación en todos los agentes.

EQUIPO 9

  • Muchos sacerdotes y laicos han absolutizado algún movimiento de iglesia e impiden el trabajo arquidiocesano.
  • Algunas personas que "están comprometidas" no tienen una idea clara de lo que es un pastoral de conjunto.
  • Falta unificar el lenguaje de los grupos para fines comunes.
  • Falta de compromiso y acompañamiento. Cuando los grupos no se acompañan se van aislando. Sin un plan pastoral se reúne uno con los laicos y no sabemos qué hacer con ello.
  • Los resultados de nuestras evaluaciones muchas veces están muy maquilladas y por fuera de la realidad. Sobre todo si se trata de estadísticas. ¿Cómo evaluarnos?
  • El ausentismo sacerdotal en las diferentes reuniones decanales y vicariales.
  • Los laicos se sienten forzados y muchos veces se fastidian para asumir una formación permanente.
  • El temor al cambio, a la novedad y al compromiso.
  • Los cambios de sacerdotes sin un plan evangelizador impide una continuidad pastoral.
  • Entender que las diferentes etapas de proceso misionero implica la conversión, no olvidemos predicarnos a nosotros mismos.
  • Una conversión no sólo personal, sino también a la Iglesia y por lo tanto a la misión.
  • Existen planes pero no se evalúan.
  • Un plan que no es evaluable no es un plan.
  • Se desconocen los diferentes documentos.

EQUIPO 10

  • Dificultad de la formación de los laicos, por un nivel escolar bajo.
  • Los pastores a veces llegan a comunidades con muchas necesidades creadas.
  • En los pastores, a veces, falta conocimiento del proceso para poder impulsar a los laicos.
  • Hace falta un ambiente de eclesialidad, la conciencia de trabajar para la Iglesia.
  • Falta de continuidad. Los cambios de pastores y también de los laicos (grupos, personas, etc.). Esto hace que se tenga que renovar constantemente para llegar a todos y no a unos cuantos.
  • Mentalidad lineal en pastores y laicos que se guía por la moda, por los eventos coyunturales. Hace falta una mentalidad circular de procesos.
  • Estructuras parroquiales que muchas veces son un tope en la comunidad.
  • A veces, en algunos, no hay convencimiento en los procesos más allá de conocerlos. Esto rompe la continuidad.
  • Evitar suponer cosas, se suponen muchas cosas y se dan como definitivas y muchas veces no es así.
    Falta una unificación de criterios y de los agentes. Con formación sistemática y graduada (no esporádica). Y en este sentido aprender a planear pastoralmente y a trabajar con objetivos. Así como evitar la saturación de trabajo en los agentes buscando más agentes.

Inicio | Programa | Grupos | Talleres | Conclusiones
Preparémonos... | Manual Parroquia | Directorio Sacramentos

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012