RESUMEN DE RESPUESTAS DE LA REUNIÓN DE DECANOS
En torno al Tema de PLANEACIÓN PASTORAL


1. ¿Cómo trabajar un plan pastoral para que no se quede solamente en lo técnico y metodológico, sino más bien, sea un instrumento para lograr cambios profundos como los expresados en las siguientes líneas:

  • la maduración comunitaria,
  • la complementariedad de carismas y ministerios,
  • la comunión y la corresponsabilidad,
  • la pastoral de conjunto,
  • la continuidad...?

Que sea participativo, al menos el consejo pastoral; que se tome en cuenta el sentir de los grupos y de los que están interesados en la vida eclesial. Esto tiene que hacerse fundamentalmente en las parroquias y con una visión de futuro.

Valorar el proceso de planeación y evaluación.

Es importante que el Decano y los delegados de pastoral se involucren en el proceso de la planeación.

Lo principal es que los pastores quieran trabajar con su comunidad.

Hay que aprovechar las instancias pastorales que brindan asesoría y apoyos en estas áreas de la planeación.

Hay que capacitar agentes para que sean expertos en el tema y sean quienes conduzcan este proceso en sus comunidades.

Que tenga como base una espiritualidad de una comunidad corresponsable que está en crecimiento.

Que haya una exigencia de la planeación desde el decanato o, bien, un estímulo para superar los miedos; propiciando la intercomunicación de lo que se va consiguiendo.

Que no se pierda de vista la utopía del Reino como meta última.

Que se tomen en cuenta las directrices diocesanas.

Dando un sustento teológico doctrinal así como un sustento espiritual del cual es el plan de Dios:

  • Conociendo más a fondo la realidad que vivimos.
  • Buscando un contacto directo del pastor con la comunidad.
  • Respondiendo al nivel de cada feligresía.
  • Trabajando más estrechamente con el consejo pastoral parroquial.
  • Tomando en serio la postura y el papel de los laicos.
  • Que sea un plan que repete la comunidad, su camino, su paso.
  • Planear no sólo desde el escritorio, sino desde la vivencia de la comunidad.
  • El plan tiene que ayudar a cambiar al pastor.
  • Tomando en cuenta los niveles de planeación.

2. ¿Te parece que los elementos expuestos en la presentación son aptos para conformar un instrumento sencillo de planeación que, utilizado en las distintas instancias de la Arquidiócesis, sea suficientemente eficaz y ayude a lograr una unidad básica en este campo de la pastoral?

a) ¿En qué sí?
b) ¿En qué no?
c) ¿Qué crees que se debe añadir?

Parecen los adecuados en lo fundamental, aunque ciertos términos podrían cambiar.

Convendría tener una nomenclatura.

Reforzar "el espíritu de planeación", es decir, un gusto o mentalidad de planear.

Propiciar talleres de planeación en los decanatos que lo quieran.

Este instrumento es apto para iniciar un proceso de planeación porque ayudará a tomar líneas comunes de trabajo.

Tiene un nivel de claridad que permite llegara acciones concretas.

Contiene los elementos básicos.

Es un instrumento arquidiocesano que puede ayudarnos a todos.

Falta un lenguaje más sencillo, cotidiano para trabajar con los laicos de la comunidad.

Adaptar las etapas del proceso al ver, juzgar y actuar.

Agregar una dimensión espiritual, no sólo técnica.

El material presentado es bastante útil y práctico.

Es necesario que se organicen talleres de planeación.

Que los planes sean respetados y que se les de continuidad.

Este material por fin, unificará los criterios en la planeación a nivel arquidiocesano, vicarial, decanal y parroquial para proyectarlo en un verdadero crecimiento en nuestras comunidades.

Hacer una traspolación del proceso evangelizador con sentido misionero, en sus cuatro etapas con este proceso de planeación propuesto.

Simplificar el tercer momento del esquema propuesto, con expresiones más precisas, ejemplo: ¿quién, cómo, cuándo y dónde?

Hace falta explicitar más el marco doctrinal. en general es un buen instrumento.

Que las reuniones de decanos lleven una secuencia.


 




HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012