Encuentro Decanos 5 Marzo 2008

 

PRESENTACIÓN DEL TEMA

 


Buenos días, a todos.

El precedente ambiente en el que nos encontramos, de formación, de crecimiento, en el que nos introdujo muy bien la lectura bíblica, la meditación, en el que nos impulsan las palabras del señor Cardenal, pues ya no es necesaria una motivación, porque realmente nos hemos dado cuenta de la importancia que esto tiene, sino más bien, ya presentar un poco el contenido.

Esta formación, concretamente, de los decanos ha sido algo anunciado, esperado, previsto desde hace varios años, son temas de los que ya hemos hablado y nosotros poco a poco hemos venido instrumentando todo esto, se habla de formación y el cardenal acaba de hacer alusión de caso en que muchos, por ejemplo, piensan que la formación sería más bien para quienes se incorporan a la Arquidiócesis, sea porque vienen de otra diócesis, sea porque estaban metidos o insertos en una comunidad religiosa diferente, que poco a poco se van introduciendo en el trabajo pastoral más de lleno.

El padre Jorge Estrada nos acaba de presentar el esquema de un curso para estas personas, en fin, se habla de la necesidad de la formación, además estamos muy en ambiente, de varios años, por la recomendación del señor Cardenal quien nos ha pedido que durante 6 años nos aboquemos a este asunto.

Cómo forjarnos, cómo ayudarnos en la formación de nuestros hermanos, en la formación de aquellos que colaboran con nosotros, de aquellos con los que colaboramos. En términos generales, a eso responde esta propuesta.

Concretamente se habla ya de la formación de los decanos, para que a su vez los decanos puedan ser promotores de la formación en los ambientes de su propio decanato.

Esta propuesta la hemos elaborado los delegados de pastoral, el equipo permanente de decanos, al que finalmente les presentaré y ahora se ofrece a ustedes con el fin de que sean consideradas, sean completadas y ustedes apunten qué tanto ven que puede responder para que sean un poco más rentables, cómo se puede complementar, cómo se puede mejorar. Este es propiamente el asunto de esta reunión.

Esto lo hemos propuesto en forma de talleres, cuyo objetivo general sería impulsar y facilitar la formación de los decanos, que los capacite para hacer del propio decanato una instancia clave de la pastoral de conjunto en la Arquidiócesis y promotora de la vida de la fe y del servicio apostólico de los agentes que lo integran.

El decanato como instancia, pero desde luego muy referido a las personas, especialmente a los agentes de pastoral. Aquí yo resaltaría algunos de los aspectos que nos decía el señor Cardenal, creo que esto, además de que nos sirve a cada uno de nosotros, además de que les servirá a los decanos y a quienes comparten con ellos este servicio, concretamente los agentes de pastoral lo agradecerán mucho.

No sé si ustedes lo han oído, yo sí lo he oído varias veces, especialmente de los laicos: ¡Qué bueno que mi párroco se está formando! O al revés, ¿qué, mi párroco no sabe de esto que ustedes me dicen en esta junta?, ¿no les enteran de esto a los padres? Creo que el párroco no está enterado, ¿qué, no les dicen en las juntas de vicaría? Ciertamente, este servicio será muy beneficioso y agradecido de antemano por los agentes de pastoral, especialmente por los laicos.

Voy a decir algunas de las observaciones que aparecen aquí (en la presentación de Power Point), para que se entienda un poco la forma, la dinámica, quizás un poco la mística con las cuáles se quieren llevar a cabo; luego, en términos muy generales, el contenido.

Será un formación que se ofrezca directamente a los decanos y a los vicedecanos, obviamente que no está cerrado para otras personas, posiblemente los párrocos. Al grupo de decanos le interesa que se exprese la siguiente idea, que los delegados de pastoral estén involucrados de forma muy cercana en el desarrollo de los talleres, dado que ellos tienen mucho que ver con todo esto, y así como los delegados, podemos hablar de los provicarios, de los señores obispos, quizás no que hagan totalmente un taller, porque más directamente está destinado para decanos y vicedecanos.

Igualmente, en un principio se había pensado solamente como introducción, a los decanos que son nuevos, porque no saben muchas cosas. Creo que no tiene que presentarse sólo de esa forma, más bien a los decanos como una formación permanente. Creo que las siguientes observaciones pueden seguir justificando esta idea.

La asesoría y organización de estos talleres, como lo dice el decreto del Decanato, de los Decanos, está encomendada a la Vicaría de Pastoral, pero en las reflexiones que hemos venido haciendo, sobre todo en torno a la asamblea pasada, descubrimos algo que es muy obvio y muy necesario, la exigencia de que se trabaje más en corresponsabilidad ciertas vicarías que tienen competencias muy homogéneas, muy comunes y concretamente la corresponsabilidad, la colaboración, la interacción de la Vicaría de Pastoral y la Vicaría de Agentes.

Pero más específicamente se habla aquí de una intervención de esto que estamos llamando equipo permanente de decanos, ya desde hace varios años se vio la necesidad de que hubiera un equipo así, que fuera dando una especie de seguimiento, acompañamiento, impulso a estas reuniones que llamados de decanos, en las que participan los decanos, vicedecanos, vicarios, provicarios, en fin, pero que están centradas en el papel de los decanos.

Y ahora que se empieza con esta propuesta, se espera que se pueda impulsar, es momento de fortalecer este equipo. Creo que ya es conveniente que conozcan ustedes detalladamente quiénes lo integran, son seis decanos; más aún, alguno ya no es decano por el momento, pero así ya se ofreció, que para darle continuidad, queda en el equipo mientras sea posible su participación.

Por ahora son el P. Rafael Pérez Rojas y el P. Salvador López Mora de la II Vicaría; el P. Máximo Evia Ramírez, de la III Vicaría; el P. Guillermo Nava Arriaga quien ya ha participado en otras reuniones; el P. Jesús Hernández Ramírez, de la VI Vicaría y el P. Pablo Luis González García, no ha podido venir, porque se está cambiando de parroquia. Bien, este es el equipo actual, esperamos que tome mucha fuerza, apenas se va tomando conciencia más clara de lo que los estamos invitando, pero ya le irán tomando gusto y seguramente van a participar. Con este equipo se impulsará el trabajo.

Para la conducción ya concretamente de estos talleres, quienes expongan los temas, desde luego se invitará a personas que manejen los temas en cuestión, se supone que pueden ser laicos, religiosos, si eso es lo que se ve conveniente.

Para la animación, es importante, porque a veces lanzamos ideas y creemos que van a avanzar solitas, por eso se pone aquí: El equipo permanente de decanos, al que acabo de presentar, se responsabilizará de la promoción, de impulsar, de animar, dará a conocer la bondad e importancia, que teóricamente la conocemos, lo acabo de decir, donde hay un decano capaz, donde hay un decano motivado, las cosas funcionan mejor que donde no es así, está claro.

Pero de forma concreta, motivar a alguno, decirle dónde es, preguntar dónde sería bueno que se realizara, del cambio de lugar etcétera. Entonces, ellos se responsabilizarán.

Se ofrecerán por módulos, aunque concatenadas, tienen sentido en sí mismas cada una y por lo mismo, no es necesario tener estos cursos o talleres de forma totalmente secuenciada, todos son diferentes, se puede empezar por el cinco, por el cuatro etcétera, porque cada uno de ellos tiene un sentido suficientemente completo.

Por eso dice en el número cinco que se exigirá un mínimo de asistencia, obvio, no se puede trabajar con pocos, quizás sí con 10 ó 12, si son 40, también. Entonces, hay que ver cómo se motivan, cómo se invita, cómo se organizan.

En el número seis advertimos que los talleres en gran parte van a consistir en presentar los materiales, saberlos manejar, materiales que ya tenemos o que ya existen, aunque no sean estrictamente elaborados por personal formalmente de la Arquidiócesis, pero que actualmente no se conocen o están un poco dispersos. Se trata de irlos presentando: aquí está este manual, también este subsidio, aquí están estos artículos que pueden servir para este tema, entonces así vamos haciendo como un legajo, como un gran manual, un cúmulo de materiales que en su conjunto sirven para que un decano pueda ejercer estos servicios.

Bien, ahora presento un poco los contenidos, aunque sea brevemente, porque todo este material ustedes lo tendrán en sus manos y precisamente es sobre esto que queremos que ustedes nos digan, con eso empezamos este estilo, talleres, o sea, ustedes mismos van haciendo, van diciendo qué es en lo que creen que un decano debe estar formado. Y aquí van a tener oportunidad de opinar, de sugerir.

En primer lugar, lo presentamos en seis módulos de distintas duraciones, creemos que para que valga la pena, los cuatro primeros para que se pueda obtener un contenido suficiente, pues serían de cuatro horas cada módulo, los dos últimos serían de dos horas cada módulo.
El primer módulo tendría como objetivo Que los decanos y vice-decanos, profundicen en su ser y quehacer dentro de la pastoral de conjunto de la Arquidiócesis; entonces no solamente qué tengo que hacer, sino qué tengo que hacer a favor de la Arquidiócesis que es una unidad, qué tengo que hacer porque soy parte de una estructura completa. En cuanto a los temas, son documentos que ya conocemos, pero a veces nos hace falta conocerlos de
 forma más estructural, más sistematizada.

El segundo módulo. A partir del Manual Operativo para la Pastoral Parroquial, que sigue siendo un instrumento bastante apreciado, parece que ya lo he dicho, pero creo que es importante
repetirlo, y es que en este documento participaron muy de lleno los laicos, un grupo de laicos, quiere decir que los laicos tienen mucho que aportar, trabajaron mucho junto con la Vicaría de Pastoral, ahí se ve la huella, el estilo, el espíritu de ellos. He oído que dicen: está muy bien, sirve de mucho, tiene errores pero sí sirve y nos ha ayudado. Por eso se pone como punto de partida de esta visión global de la pastoral, precisamente para que un decano vea el conjunto, vea la importancia, es decir, la proyección que tienen sus servicios en la pastoral dentro de la Arquidiócesis.

El tercer módulo sería específicamente ese gran tema, que no es tema, es una realidad verdaderamente central, la misión permanente: Que los participantes conozcan sistemáticamente los principales documentos diocesanos sobre el proceso evangelizador y su puesta en práctica en pluralidad de situaciones pastorales, mediante los subsidios correspondientes.
 Esto le sucede de alguna forma a los laicos, se pierden un poquito, el Cardenal es testigo de ello, nos lo ha dicho por su experiencia en las visitas pastorales, son muy conocedores, sin embargo, si quieren un poquito de más estructura, de más complementación, por ejemplo se les dice que en la página de la vicaría está todo, sí, pero buscan algo más condensado, algo más orgánico. Bueno, si el decano logra tener este sistema entre sus manos, si logra captarlo muy bien, lo sabrá proponer y sabrá referir a las distintas personas: párrocos, agentes laicos, a los distintos elementos.

Además de que uno de los asuntos pendientes que tendría la visita pastoral, son datos, porque no puede cumplir con todos, sería presentar un sistema, ya tenemos muchos, que pudiéramos organizar muy bien todos los materiales y decirles: miren, aquí está la primera etapa, en la Asamblea pasada hablábamos de las etapas, poderles decir a los laicos qué materiales sirven para la etapa inicial, cuáles para la formación básica etcétera o aquí tenemos estos huecos, ¿cómo llenarlos?, con materiales propios o con materiales que podamos buscar. De esto se trata, de tener una visión completa, saberla promover, saberla manejar.

Viene un cuarto módulo, que a algunos les gusta mucho, aunque causa dolores de cabeza, la cuestión administrativa. Administrativa es un campo, porque es administrativa de bienes, inmuebles, muebles, administrativa de representación jurídica, que a veces se convierten hasta en judiciales, relaciones problemáticas, relaciones también promotoras. Por eso es que este es muy importante, pero también yo creo que hay que tomarlo previendo de antemano el peligro de que nos dejemos jalar por esto, que nos dejemos absorber por esto, el peligro de quedarnos ahí, ver si la iglesia tiene campanas o no tiene campanas, el ver si el tanto por ciento es perfecto, es importantísimo, pero obviamente en su justo medio, pero es muy importante. Entonces, se trata de esto, que es muy complejo, que es muy amplio, ese es mi consejo, generalmente los sacerdotes tenemos buenos conocimientos y por lo mismo, a lo mejor no es tan suficiente para todos, pero tampoco podemos proporcionar, brindarle demasiado tiempo, sino pistas e instrumentos para que cada quien pueda, después, manejarlo.

Vienen los otros módulos que quedaron más chicos, pero más que nada por cierta pena de que no vayan a pensar que se trata de desconectar todo y que sean muchos, bueno, así quedaron y están proponiendo dos horas para éste (Formación de Agentes) y para el siguiente módulo. Todo lo que es la formación de agentes, teniendo en cuenta que no se trata de que ahí se va a dar todo lo que es la formación de agentes, sino que se van a dar los instrumentos, las formas, los caminos, los documentos que nos presenta todo esto, para poder trabajar de forma permanente, además de que eso lo tenemos ahora en nuestras manos, por eso dice así: Que los participantes tomen conciencia, como decanos, del papel relevante que tienen en la Arquidiócesis, para promover y facilitar la formación de agentes en su propio ámbito.

Muy importante, los decanos como centro, porque todavía hay un poco la idea de que me toca constituir un grupo, por ejemplo los equipos misioneros decanales, ya tengo mi equipo, está funcionando bien; no, tú eres parte, como decano, eres tú la cabeza, en ese sentido hay que trabajar en todos estos niveles.

Y el último es el que se refiere a la planeación pastoral, que veíamos en el tiempo de la preparación, que tiene como los demás, la formación misma, a veces como que no se refiere mucho a este tema que consiste en la eclesiología, tener una eclesiología suficientemente clara, de la Iglesia como tal, pero la eclesiología de la Arquidiócesis, que tengo que poner en práctica obviamente la famosísima e importantísima eclesiología de comunión.

Bueno, esta es una presentación bastante general. Ahorita el P. Salvador les va a decir cómo trabajar, espero que con esta introducción ustedes puedan dar una aportación realmente rica, para seguir adelante con este trabajo. Muchas gracias.

Mons. Alberto Márquez Aquino
Versión estengráfica

Logotipo de la Vicaría de Pastoral - SI ESTÁ CONECTADO A INTERNET, VISITAR EL SITIO WEB DE LA VICARÍA


Presentación de Formación Permanente y Talleres


PRINCIPAL - CONTENIDO

REUNIÓN DE AGOSTO

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012