PLENARIO
Primer encuentro DECANOS 2009

FORMACIÓN PERMANENTE DEL CLERO

En la formación permanente, las ideas se concentraron en tres aspectos.

Uno, la formación, cómo hacer para que cada sacerdote asuma esta área, por convicción propia.

Después, lo relacionado con la formación permanente y luego la estructura.

En cuanto a motivación, proponemos aprovechar la organización natural, que será en calidad cronológica o en el tiempo del ministerio. De ahí pueden surgir bastantes iniciativas para la formació propia de estas áreas.

Motivar al presbítero para que tenga el acompañamiento espiritual, director espiritual personal.

Valorar e impulsar los carismas personales. Y también, una área de trabajo, dejarse guiar, aprender de los laicos. Esto es en cuanto a la motivación.

Con relación a l formación permanente, consideramos que se requiere de un programa de formación permanente que pueda dar unidad y estructura a esta área, ya que la variedad, los materiales, todo o que hay es muy abundante y desde luego, están todas las orientaciones del señor Cardenal, que pueden ser las que año con año dirijan este trabajo en cada una de las vicarías.

También, ya que está este proyecto de formación arquidiocesana por parte de la comisión del Presbiterio, se necesitaría que se pueda conocer en cada una de las vicarías, para que sirva de apoyo este trabajo.

Como aspectos que consideramos que están un tanto cuanto descuiddos, son por ejemplo, la formación en la Filosofía y en otras áreas que serían ciencias auxiliares, pero también se requieren, ya que muchos de los esfuerzos se concentran en la pastoral y en la espiritualidad, se necesitan otros elementos para estar muy en diálogo con las necesidades, con las situaciones propias de nuestras comunidades.

Se requiere impulsar mucho la espiritualidad propia del sacerdote diocesano. La espiritualidad en general que se manifiesta en donde hay muchas experiencias, tenemos en los retiros, con los predicadores que hablen de la espiritualidad sacerdotal como tal; consideramos que hay que aterrizar más a lo estrictamente diocesano.

Se debe incluir una atención fraterna y de caridad para poder, así, atender los problemas de aislamiento, de estancamiento de los presbíteros.

En cuanto a la estructura, consideramos que se debe buscar equilibrio entre la unidad y las diferencias, es decir, en lo que es la dimensión de la Arquidiócesis y la vicaría, también aquí incluimos al decanato en el aspecto común, aunque hay aspectos que son particulares, que son propios; el secreto estaría en poder encontrar el equilibrio entre estas diferencias puestas, para que la estructura en cuanto a la formación permanente pueda dar mejores resultados.

Encontrar también los materiales propuestos como subsidios, para que teniendo esta guía, el programa dirija todas las acciones, todo lo que va apareciendo en cuanto a situaciones propias, aspectos muy específicos del año de la familia, el año de San Pablo, que se puedan integrar, como subsidios, a un programa que ya se tiene.

Consideramos que al encargado de esta área lo debe elegir el presbiterio, considerando ante todo que tenga estabilidad, carisma sacerdotal, que esté cercano a los presbíteros, que haga conexión con el Consejo de Gobierno y también con la Comisión Arquidiocesana.

Se sugiere un manual de procedimientos, como instrumento de consulta para poder también realizar esto y elegir a la persona adecuada.

Sería todo.

Versión estenográfica


PASTORAL VOCACIONAL

En el grupo estuvimos reflexionando en varios aspectos. En primer lugar partimos de una realidad que no se tenía presente en los planes y proyectos a nivel parroquial, en ocasiones no se daba una continuidad.

Las áreas de pastoral venían trabajando individualmente, por lo tanto, no se sabía trabajar esta pastoral de conjunto. Dentro de este trabajo se ha descuidado mucho lo que es la pastoral vocacional, en el fondo, quedaba nada más como responsable a quien le toca, olvidándonos de que la primera actividad apostólica de cada párroco es precisamente la promoción vocacional.

Sin embargo, se han visto muchos avances, mucho caminar en la pastoral de conjunto, ya que se ha hecho mucha campaña de concientización en las mismas reuniones de decanato, buscando objetivos comunes, estructurando precisamente la pastoral para poder compartir esos materiales, esos objetivos, haciéndolos reales, que se puedan realizar estrategias y líneas concretas para que se puedan aterrizar.

Sabemos que la pastoral vocacional ha estado realizando diferentes actividades, en varias vicarías se han hecho concursos, maratones, imágenes peregrinas, diferentes actividades que precisamente nos han ayudado a hacer esa promoción vocacional.

Todavía hay carencias, como que falta un gancho para que se dé alcance a todos los decanatos.

Se hacen algunas sugerencias, como: que el promotor vocacional sea a tiempo completo, ya que la misma parroquia absorbe demasiado y no de tiene la suficiente dedicación al trabajo. Que el párroco sea el primer promotor vocacional. Que se acompañe pesonalmente a quien tiene la inquietud, es decir, no solamente aventar al promotor. Que los señores obispos den apoyo a los promotores, también en lo económico. Promover desde nuestra propia experiencia sacerdotal. Hacer invitación al obispo para que forme su seminario, que integre a los jóvenes y se les dé ese acompañamiento, primeramente desde la cabeza. desde este mismo caminar, se elija al promotor vocacional, que sea alguien a quien le interese esta promoción. También se lesugiere a la Comisión Permanente del Presbiterio a que dentro de la formación den un taller en torno a la promoción vocacional, sobre todo, a los sacerdotes. Se pide mucha presencia del seminario, en especial del rector y vicerrectores en las diferentes vicarías.

Nos faltó aterrizar en cómo dar continuidad al trabajo en las diversas comisiones arquidiocesanas.

Versión estenográfica


PASTORAL JUVENIL

De acuerdo a lo que hemos reflexionado, existe la presencia de los jóvenes en la parroquia, pero muchas veces no identificada con proyectos juveniles.

Existe la pastoral que muchas veces se hace temporal y la juventud se va rápido. Muchas de las ofertas que se presentan, nada más quedan en algunas parroquias y no se expande a muchos de ellos y falta extender a las demás parroquias, falta una articulación en la misma, desde el decanato, vicaría hasta la misma Arquidiócesis.

Existen muchos carismas, pero la atención es poca, falta una motivación en la mayoría, hace falta la articulación.

Se necesita que participemos las experiencias que hemos tenido en diferentes parroquias, grupos que presentan diversos trabajos para sentirse identificados en la misma parroquia.

Existen movimientos como el de Cáritas, el de Arcoiris que muchas veces nos dan una buena oportunidad para proyectar una adecuada misión.

En la articulación se deben clarificar las funciones de cada pastoral, no tienen que ser funciones aisladas, se tienen que ver los niveles de cada pastoral; en ocasiones existen dudas en los jóvenes para saber quién es su asesor en el decanato o en la vicaría, tener conciencia de la pastoral orgánica.

Muchas veces cuando el asesor es joven, en las juntas decanales se le margina, se le aísla por el hecho de ser joven.

También se necesita evangelizar a los jóvenes. Sugerimos aprovechar la misión que nos presentaba el P. Benjamín Bravo, a una proyección abierta, dinámica e innovadora. Estar abiertos a quitar esos sellos, a innovar la inculturación y impulsar una pastoral juvenil parroquial con el proceso pastoral parroquial, sólo así se sabe el caminar de los mismos.

Preparar a los jóvenes para hablar en las diferentes culturas, en encuentro profesional, para podernos entender y no hablar en diferentes idiomas.

Movilizar los recursos locales para hacer una buena pastoral, para fortalecer una estructura local.

También existe en los jóvenes el problema del rematicismo, ¿qué propuestas se le dan al joven?, se puede caer en un rezago. Darle importancia al acompañamiento, llevando un discernimiento personal para llevar a cabo una madurez en la misma. Hasta cierto punto, es retar al joven para crecer y dar posibilidades.

Se necesita ofertar para los jóvenes para no crear en ellos anquilosamiento, se necesita apoyo, proyección para el asesor juvenil para no sentirse solo a la hora del trabajo y que existen materiales que hace muchos años se había trabajado con ellos, ahora se necesita y se sugiere subirlos a internet, se necesita un acompañamiento personalizado para la proyección de algún ministerio en la parroquia.

Gracias.

Versión estenográfica


PASTORAL FAMILIAR

Hubo tres secretarios, formamos tres grupos, porque hay mucho material. Por eso, no les voy a decir las conclusiones, nada más decirles que para que las comisiones realmente sean subsidiarias y eficaces en su subsidiariedad, necesitan, al hacer sus evaluaciones, partir de las necesidades concretas de los agentes que están trabajando esas áreas en las parroquias.

El equipo de Pastoral Familiar de la Arquidiócesis elaboró un cuestionario y todos respondimos a él, con base en un folletito con muchos puntos. Entonces, ellos tienen ese material, los secretarios de los grupos también tienen sus conclusiones.

No sé si lo más conveniente es que ahorita se fotocopie ese material para que también lo tenga la Vicaría de Pastoral y no solamente la Comisión de Pastoral Familiar.

Esta es una de las cuestiones, que una subsidiariedad eficaz requiere que se parta de las necesidades reales de los agentes, que de hecho ya trabajan estas áreas, aunque no estén trabajando de una manera conjunta y orgánica.

Citando nuevamente a Benjamín Bravo, él nos decía que las catequistas y los MECE's son esas personas que a veces trabajan en la base.

Y respecto a la pastoral de conjunto y a la pastoral orgánica, nada más quiero decir lo que dije en la reunión de formación de los decanos hace un mes, que la pastoral de conjunto consiste en partir de la realidad, no es una suma de esfuerzos, sino que consiste en partir de la realidad; y la pastoral orgánica significa solidaridad entre las parroquias, entre los decanatos, entre las comisiones. ¿Para qué?, para que haya optimización en los recursos, que se hagan campañas comunes, materiales comunes y encuentros comunes.

Esto porque la pastoral es una y única, la Arquidiócesis de México cuenta con la posibilidad de tener muchas comisiones, muchos secretariados, tiene muchos recursos, qué bueno, pero hay ocasiones en que no y si llegamos a las parroquias, nos damos cuenta de que hay menos recursos; no se trata de reproducir una curia pastoral en cada parroquia, sino hacer las cosas sencillas y accesibles.

Un poco como organizó la Virgen María su programa pastoral a propósito del anuncio que le dio el Ángel, ¿verdad?

Versión estenográfica


INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012