Encuentro Decanos 2010-1

EL DECANATO EN EL CONTEXTO DE LA MISIÓN PERMANENTE A LA LUZ DE LAS ORIENTACIONES PASTORALES 2010


ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO
REUNIÓN DEL SEÑOR CARDENAL
NORBERTO RIVERA CARRERA
CON LOS DECANOS
17 de marzo de 2010

El Señor Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México en las Orientaciones Pastorales 2010, “Convertirnos en Buena Noticia para la Ciudad”, que son el eco de la XV Asamblea Diocesana, nos invita para que aprovechemos los signos del Espíritu que nos llaman a hacer más profunda nuestra conversión. Estos signos del Espíritu son una “oportunidad para valorar lo que somos y podemos ser, para hacer conciencia que cada día decidimos la patria que queremos ahora y en el futuro” (OP 2010, 1).

Algunos de estos signos son: la crisis económica y de valores y la evolución de la pobreza que cada día se hace más grave: 47.2 millones de personas viven en esta situación que lacera sus vidas y merma sus posibilidades para desarrollar todas sus potencialidades (cfr. OP 2010, 2-3). Además de esta lacerante realidad, está la violencia en la que se encuentran sumergidas muchas ciudades de nuestro país, muchas de nuestras familias, muchos de nuestros jóvenes, niños y personas de la tercera edad.

“Esta realidad social es una fuerte llamada a nuestra conciencia humanitaria y de fe (…); No podemos permanecer pasivos ante nuestro prójimo necesitado” (OP 201, 4). “En la tarea de lograr una ciudad más humana y fraterna todos somos necesarios y estamos llamados a la corresponsabilidad” (OP 2010, 6).

Con la finalidad de ir dando respuesta a estos retos que nos plantea nuestro mundo de hoy, nuestra Iglesia Diocesana, a la luz del II Sínodo, ha venido impulsando:

  • “La urgente necesidad de convertirnos en Iglesia misionera.
  • Los cómos de la opción misionera que se concretizan en las prioridades pastorales: familia, jóvenes, los más empobrecidos y los alejados del impulso del evangelio.
  • Y, la identificación de la columna vertebral donde se apoya la realización de este proyecto de renovación pastoral: la formación de los agentes como discípulos misioneros del Señor Jesús” (OP 11).

Estas tareas, surgidas por los retos que la realidad nos plantea e impulsadas por el Espíritu, “nos pide desarrollar un ambiente de fuerte participación, para que la comunidad creyente madure su potencial y pueda aprender a ser fermento en los ambientes urbanos seculares” (OP 2010, 14; cfr. DPMDPC 70-74). Entre los medios que deben ser signo e impulso de participación está el Decanato ya que es “la instancia de animación y coordinación al servicio de sus parroquias” (OP 2010, 44). Además, el Decanato es la instancia de comunión y participación eclesial (cfr. Directorio Pastoral sobre la Misión del Decanato en la Pastoral de Conjunto [DPMDPC] 8-14).

Una de las tareas primordiales del Decanato, para que desde esta entidad se haga creíble el Evangelio, está la de la formación de los agentes (cfr. OP 2010, 44; DPMDPC 62-69). Para ello es necesario elaborar un programa de formación. Y como nos lo enseña el mismo Señor Cardenal: “El principal promotor y organizador de este programa debe ser el Decano y su equipo sacerdotal” (OP 2010, 45). Además debe involucrar, en línea de corresponsabilidad, a todos los presbíteros de su decanato y algunos laicos (cfr. OP 2010, 45. Ver también los números 53-54).

Esta tarea ha de ser realizada buscando la Pastoral de Conjunto que articule la vida Arquidiocesana y la subsidiariedad de las Comisiones con la vivencia pastoral de la propia Vicaría de Pastoral y sobre todo de su Decanato (cfr. OP 2010, 46-47; DPMDPC 75-77).

El Decanato, que se sabe  Iglesia Misionera en el mundo y para el mundo, ha de plantear la formación de sus agentes atendiendo a la realidad en la que está inmerso (cfr. OP 2010, 48).

Con el fin de que dicha formación pueda llegar a todos los agentes de pastoral han de buscarse, de manera creativa y audaz, la elaboración de programas, horarios, centros de formación, técnicas metodológicas y pedagógicas, así como facilitadores que hagan accesibles, no sólo los contenidos, sino también la aplicación pastoral de los mismos y cuyos contenidos y ejecución puedan ser evaluados (cfr. OP 2010, 49-52).

Para lograr ser un Decanato Misionero, el Señor Cardenal, en las Orientaciones Pastorales 2010 nos ofrece llegar a estas metas en los próximos tres años:

  • Contar, al menos, con tres programas relativos a la formación de agentes laicos en línea de la Misión Permanente (cfr. OP 2010, 55).
  • Revitalizar la estructura del CEFALAE (cfr. OP 2010, 56).
  • Formar, por parte de los laicos, facilitadores que ayuden a otros laicos en su formación como discípulos misioneros (cfr. OP 2010, 57).
  • Organizar un programa de formación para los ministros ordenados del decanato (cfr. OP 2010, 58).

Como respuesta a estas metas trazadas para estos tres años, nuestra Arquidiócesis, en la línea de formación de agentes de pastoral, ministros ordenados han estado realizando una serie de acciones que nos lleven al cumplimiento de las mismas. entre estas acciones podemos señalar el esfuerzo que se está haciendo a través de la Comisión para el Presbiterio en vistas a ir formulando un programa en vistas a la formación permanente del Clero. Además, cada Vicaría de Pastoral tiene entre sus metas la formación permanente de sus ministros ordenados. Lo mismo, muchos de los decanatos, aprovechando las reuniones mensuales y otros momentos, programan acciones que giran en torno a la formación permanente como uno de los ejes de la vida pastoral de los ministros ordenados.

La Vicaría de Pastoral ofrece los talleres de formación para los Decanos y Vicedecanos. Hasta la fecha se han llevado dos y ya se está preparando el tercero que versará sobre la formación de los agentes de pastoral, la fecha de dicho taller es el 27 de abril y el lugar será el 8° piso de las Oficinas de la Curia Arquidiocesana, ubicada en Durango 90. El horario del taller será de las 10:00 a las 14:00 horas. Ya se les hará llegar oportunamente la invitación. Además, estos talleres pensados también para todos los presbíteros como una forma más de promover la formación permanente.

Esta es pues nuestra tarea, pongamos manos “en la masa”, o como nos lo ilustra la portada de las Orientaciones Pastorales 2010, “pongamos manos en el barro”.

Atendiendo a ello, en este encuentro del Señor Cardenal con los Decanos y Vice-Decanos, en los que también participan los Vicarios Episcopales, los Pro-Vicarios y Delegados de Pastoral, quiero invitarlos para que no cejemos en nuestro empeño por seguir impulsando la formación de todos y cada uno de los  agentes de pastoral. Esta es una de las de las tareas que el Señor nos ha encomendado. Que sea el mismo Señor quien nos ayude a realizarla con alegría como signo de la construcción del Reino de Dios entre nosotros.

Pbro. Jesús Hernández Ramírez


El Decanato y la Misión Permanente


PRINCIPAL - CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012