RESPECTO A LA FUNCIÓN DEL DECANO


Pregunta: ¿Qué actitudes, qué acciones en lo que se vive dentro de un decanato pueden ser formativas, cuáles pueden ser deformantes?

Descargar audio

Descargar audio

A nivel de los decanatos y de los decanos, creo que es más fácil descubrir los aspectos positivos, porque es donde aterriza todo.

Cuando se nombra a un nuevo obispo, por ejemplo, veo que tienen su curso para ser obispos, al que va a ser delegado de pastoral, lo mandan a estudiar pastoral, pero a los decanos, no es sino hasta últimamente que se han implementado talleres para formación de decanos. No hay más que aquel documento (decreto) sobre los decanos y los decanatos, en realidad no hay algo que se pueda decir: esto te corresponde hacer.

Sin embargo, es interesante ver cómo se van preparando, cómo se van formando los decanos, para ejercer su servicio lo mejor posible, como decanos.

Cuando esto no pasa, viene lo contrario, no ejerces un buen servicio y eso afecta a todo el decanato, tanto a los presbíteros como a los propios laicos.

Otro aspecto positivo es la integración del clero de su decanato. Me ha tocado ser decano por tres periodos y he compartido la experiencia de muchos decanos de cómo se preocupan por integrar el trabajo, no solamente el trabajo pastoral, sino también la comunión del presbiterio de su decanato y el equipo de laicos.

A mi entender, muchos decanos ya nos damos cuenta que el ser decano no es un signo de poder, sino que es un servicio y cuando así lo hacemos, entonces nos preparamos, buscamos cómo integrar, en este proceso, todo lo que es el aspecto pastoral, el aspecto integral de todo un trabajo que ahí realizamos.

Ciertamente ser decano no es una promoción, porque es mucho trabajo, ustedes se dan cuenta que en cada reunión que tenemos a este nivel se aterriza en el decanato, todo va al decanato, entonces se vuelve un compromiso, se convierte en algo más complejo para nosotros.

De ahí que si no preparamos nuestras reuniones decanales, muchos sacerdotes no van a las reuniones de decanato, de presbiterio, dicen que a qué van si siempre es lo mismo, no hay nada nuevo, no hay nada que interese. Voy a las reuniones de decanato y cuando no tengo un plan, un proyecto pastoral decanal, me vuelvo la queja de todos los decanos, somos carteros, damos avisos, nos tienen para entregar informes, docuentos y todo eso, pero si no preparas un plan, en eso va a terminar el servicio como decano. A falta de un plan-proyecto decanal se nos vuelve carteros.

La falta de comunión con los otros decanos de la propia vicaría, nos damos cuenta en el consejo de gobierno de los decanos faltantes, luego no saben lo que trabajó y esto trae consigo problemas graves.

Por último, sería la falta de interés por sacerdotes y laicos de su decanato.

Yo le pediría al señor Cardenal y a todo su consejo episcopal que cando elijan a un nuevo decano, denle también el don de la bilocación, por favor, para que puedan estar en su parroquia y en el decanato, porque ya es imposible.

Pbro. Arturo Román Torres Ruíz
Versión estenográfica


INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012